Uveítis 

es una urgencia que debe ser tratada a tiempo

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento de la uveítis en la Clínica 

Se debe realizar una historia médica completa y un examen ocular. Se pueden hacer exámenes de laboratorio para descartar infección o un trastorno autoinmunitario.

En las personas de más de 25 años con pars planitis deben realizarse resonancias magnéticas del cerebro y de la columna vertebral para descartar esclerosis múltiple.

Un ojo rojo que no se resuelve rápidamente, debería ser evaluado y tratado por un oftalmólogo, debiendo acudir al especialista incluso con carácter de urgencia.

En la uveítis anterior, la mayoría de los ataques duran de unos pocos días a unas semanas finalizando lo síntomas con el tratamiento, pero es común que se presenten recaídas.

En la uveítis posterior, la inflamación puede durar meses o años y puede producir daño permanente de la visión, incluso con tratamiento.

El tratamiento precoz es necesario para disminuir la pérdida de visión.

Las gotas, especialmente esteroides y los midriáticos son los fármacos de elección para disminuir la inflamación y el dolor en la iritis. El uso de gafas de sol puede ayudar.

La pars planitis a menudo se trata con gotas oftálmicas que contengan esteroides. Asimismo, se pueden recetar otros medicamentos, incluyendo esteroides orales, para ayudar a inhibir el sistema inmunitario.

El tratamiento de la uveítis posterior depende de la causa subyacente, pero casi siempre incluye esteroides por vía oral.
  • Si la uveítis es causada por una infección generalizada, el tratamiento puede consistir en antibióticos y antinflamatorios como los corticosteroides.
  • En el caso de la enfermedades autoinmunitarias puede ser necesaria la utilización de inmunosupresores.

Complicaciones como el glaucoma (aumento de la presión del ojo), cataratas (pérdida de la transparencia de la lente del ojo), o formación de nuevos vasos sanguíneos (neovascularización), pueden necesitar tratamiento en el curso de la enfermedad.


¿Quiere saber más sobre el Departamento de Oftalmología?

Contamos con los mejores equipos quirúrgicos y con cirujanos con más de 20 años de experiencia.

La uveítis es una enfermedad grave que puede afectar de forma irreversible a la visión, ocasionando ceguera. Un caso de simple ojo rojo, puede de hecho ser un serio problema de uveítis".

Saber más sobre la uveítis

El ojo tiene tres capas de tejido diferentes alrededor de una cavidad central. La más externa es la esclera (la capa blanca del ojo), y la más interna es la RETINA (tejido responsable de formar imágenes en el fondo del ojo). La capa media entre la esclera y la retina se llama úvea.

La úvea contiene abundantes vasos sanguíneos que nutren la retina y otras estructuras del ojo. La inflamación de la úvea puede afectar a la córnea, la retina, la esclera y otras partes vitales del ojo. La inflamación de esta capa, puede comprometer a la visión de forma irreversible, por ello las uveítis hay que considerarlas como una enfermedad grave.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Percepción de moscas volantes en la visión
  • Visión borrosa
  • Dolor en el ojo
  • La forma más común es la uveítis anterior, la cual implica la inflamación de la parte frontal del ojo. A menudo se denomina iritis debido a que generalmente sólo afecta el iris. La inflamación puede estar asociada con enfermedades autoinmunitarias, pero en la mayoría de los casos se presenta en personas sanas. Este trastorno puede afectar únicamente a un ojo y es más común en las personas jóvenes y de mediana edad.
  • La uveítis posterior afecta la parte posterior de la úvea y compromete principalmente a la coroides, una capa de vasos sanguíneos y tejido conectivo en la parte media del ojo. Este tipo de uveítis se denomina coroiditis y si la retina también está comprometida, entonces se llama coriorretinitis. Uno puede presentar esta afección si ha tenido una infección generalizada (sistémica) o si padece una enfermedad autoinmunitaria.
  • Otra forma de uveítis es la pars planitis, una inflamación que afecta el área estrecha (pars plana) entre el iris y la coroides. La pars planitis se presenta con frecuencia en hombres jóvenes y generalmente no está asociada con ninguna otra enfermedad. Sin embargo, alguna evidencia sugiere que puede estar ligada a la enfermedad de Crohn y posiblemente a la esclerosis múltiple.

La uveítis puede estar causada por trastornos autoinmunitarios como la artritis reumatoidea o la espondilitis anquilosante, infección o exposición a toxinas. Sin embargo, en muchos casos, la causa se desconoce.

La uveítis puede estar asociada con cualquiera de las siguientes afecciones:
  • En la uveítis anterior, la mayoría de los ataques duran de unos pocos días a unas semanas finalizando lo síntomas con el tratamiento, pero es común que se presenten recaídas. 
  • En la uveítis posterior, la inflamación puede durar meses o años y puede producir daño permanente de la visión, incluso con tratamiento.
Complicaciones como el glaucoma (aumento de la presión del ojo), cataratas (pérdida de la transparencia de la lente del ojo), o formación de nuevos vasos sanguíneos (neovascularización), pueden necesitar tratamiento en el curso de la enfermedad.
 
La uveítis es una enfermedad grave que puede afectar de forma irreversible a la visión, ocasionando ceguera. Un caso de simple ojo rojo, puede de hecho ser un serio problema de uveítis.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra