Hernia discal lumbar 

en menos del 10% es necesario realizar tratamiento quirúrgico

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento de la hernia discal en la Clínica

La hernia discal es una enfermedad en la que parte del disco intervertebral (núcleo pulposo) se desplaza hacia la raíz nerviosa, la presiona y produce un intenso dolor. En la mayoría de los casos, este dolor remite con un tratamiento conservador sin cirugía. Sin embargo, aproximadamente un 10% de ellos requerirán una intervención quirúrgica para su tratamiento.

Con la finalidad de poder ofrecer un tratamiento más adecuado, eficaz y rápido a nuestros pacientes, el departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Clínica está organizado en unidades asistenciales especializadas, entre las que se encuentra la unidad asistencial de Columna Vertebral. De ese modo, los especialistas pueden dedicar una atención preferencial a estas patologías.

El Departamento de Cirugía Ortopédica de la Clínica cuenta con una amplia experiencia en cirugía altamente especializada, siendo centro de referencia en patologías de gran complejidad como el osteosarcoma.

¿Quiere saber más sobre el Departamento de Cirugía Ortopédica?

La ciática es el síntoma más característico, variando la distribución del dolor según la raíz.

Saber más sobre la hernia discal lumbar

La hernia discal es una enfermedad en la que parte del disco intervertebral (núcleo pulposo) se desplaza hacia la raíz nerviosa, la presiona y produce dolor, entonces es cuando puede hablarse de auténtica hernia discal.

Además, como presiona terminaciones nerviosas provoca trastornos sensitivos: hormigueos, alteración de la sensibilidad, etc. y trastornos motores: falta de fuerza, etc.

Cuando una persona tiene dolor de espalda, lumbago o ciática, el problema reside en la capacidad del médico para interpretar los síntomas y decidir qué hallazgos de la resonancia magnética o de TAC tienen importancia y cuáles no.

El tratamiento de la hernia discal debe ser realizado por un especialista en cirugía de la columna (ya sea traumatólogo o neurocirujano) que tenga experiencia y criterio para indicar la idoneidad de la intervención quirúrgica.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Lumbago
  • Dolor que irradia por la pierna (ciática)

El cuadro de la hernia discal suele ser agudo, repentino y violento en intensidad. Incluye síntomas propios de la ruptura discal y otros provocados por la presión de la hernia sobre la médula o los nervios.

Ni la natación ni ningún ejercicio es útil para prevenir, aliviar, o tratar una hernia discal de verdad. El dolor llega a ser tan intenso que, en general, no suele aliviarse con nada de lo que uno tiene en casa. Pero aún así, no hay que olvidar que hay otros muchos cuadros de dolor similar al de la hernia que no lo son. Si es hernia, los síntomas de dolor local agudo de espalda preceden o coinciden con los síntomas neurológicos (dolor ciático continuo hasta el pie, debilidad muscular, hormigueo...), el elemento distintivo de la hernia discal.

La ciática (dolor irradiado a la extremidad inferior) es el síntoma más característico, variando la distribución del dolor según el territorio que inerve cada raíz nerviosa afectada. Además causa dolor en la zona lumbar por la sensibilidad propia del disco.

El dolor es típicamente mayor al toser y al sentarse (por ejemplo, montando en coche) que al acostarse; suele ser mayor de pie quieto que caminando. Otro síntoma frecuente son las parestesias (sensación de hormigueo) en pierna y pie.

Puede dar lugar también a pérdida de fuerza en la pierna y muy raramente a incontinencia urinaria.

 

La hernia discal lumbar puede aparecer a cualquier edad aunque es una condición que afecta más comúnmente a gente de entre 30-50 años.

Por lo tanto, tiene un impacto económico significativo en la población en general, puesto que se trata de sujetos en plena actividad laboral.

Si la indicación es correcta y la técnica de la cirugía discal se realiza cuidadosamente, se consiguen unas tasas de éxito superiores al 85-90%. Es importante dejar claro que en la cirugía de la hernia discal es más probable que mejore el dolor irradiado a la extremidad inferior que el dolor lumbar.

Todas las cirugías conllevan un riesgo de complicaciones, tales como infección y hemorragia. Aunque algunas cirugías espinales llevan riesgos adicionales, como lesión del nervio, alteración de esfínteres o fístula (fuga) de líquido cefalorraquídeo (LCR), la mayoría de las cirugías espinales se las considera hoy bastante seguras.

Cuando es necesario realizar una vía de abordaje anterior para solucionar la hernia discal, es fundamental hacer una disección y protección cuidadosa de los grandes vasos y de un plexo nervioso situado por delante de la columna, ya que en un 2-3% de los casos puede aparecer incontinencia de esfínteres, eyaculación retrógrada e impotencia sexual.

Una vez resuelto el tema puntual de la hernia se puede normalmente hacer vida normal plena, sin restricciones.

En cualquier caso hay que asumir que, aún superado el episodio de la hernia, operada o no, el paciente tiene un disco de su columna que tiene un cierto grado de envejecimiento.

Cuidar la espalda para su futuro no significa precisamente dejar de trabajar y huir de los esfuerzos y todos los mitos de las posturas malas.

Cuidar la espalda pasa por evitar el exceso de peso y mantener firme la musculatura de la cintura con el mejor estado físico posible.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra