tema destacado

Un 20% de la población española sufre alergia al polen

 

09 DE ABRIL de 2014

De marcado carácter estacional, produce rinoconjuntivitis y puede llegar a provocar asma. Cuando una persona cree que puede ser alérgica a algún elemento, lo más conveniente es acudir a un especialista en Alergología.

departamento de Alergología e Inmunología Clínica
Diagnóstico de alergias mediante microarrays.

Los granos de polen son los alérgenos que más síntomas alérgicos producen. De hecho, aproximadamente un 20% de la población española sufre alergia a algún tipo de polen.

El polen de las gramíneas, de los árboles y de las malezas son, principalmente, los tres grupos de pólenes que provocan mayor número de reacciones alérgicas. En general, los árboles polinizan desde febrero hasta abril; las gramíneas, en mayo y junio; y, las malezas, desde abril o mayo a septiembre.

En cuanto a sus síntomas, según indica la doctora Marta Ferrer Puga, directora del Departamento de Alergología e Inmunología Clínica de la Clínica Universidad de Navarra, “el cuadro clínico puede ser leve y de corta duración, provocando solamente molestias nasales, pero con frecuencia desencadena cuadros más severos con afectación ocular y asma bronquial”.

Concretamente, estos síntomas consisten en rinitis, que se caracteriza por ataques de rinorrea (goteo nasal acuoso) con intenso escozor de la mucosa nasal, que provoca congestión nasal y accesos paroxísticos de estornudos. Suele acompañarse de conjuntivitis con intenso lagrimeo, escozor, molestias con la luz y enrojecimiento del ojo. Si el cuadro se agrava, puede incluso que se manifieste como asma bronquial con pitidos al respirar, tos y dificultad respiratoria.

¿Cómo se diagnostica?

La sintomatología que presenta el paciente suele ser suficiente para el diagnóstico debido a su patrón estacional característico. “Si se quiere concretar el polen causante, son muy útiles las pruebas cutáneas en donde se inoculan en la piel los distintos alérgenos sospechosos y se observa si se produce la reacción inflamatoria característica. El fundamento de esta técnica es reproducir en la piel la reacción que presentamos en otras partes del organismo”, indica la doctora Ferrer.

Mediante un análisis de sangre es posible cuantificar y demostrar de una manera más precisa la presencia de anticuerpos específicos frente a ese alérgeno.

Por otro lado, la Clínica cuenta con un la posibilidad de medir la IgE por microarrays, “que, con solo dos gotas de sangre del paciente, reconoce posibles alérgenos entre 112 elementos distintos”. La Clínica Universidad de Navarra fue el primer centro de España en incorporar esta técnica.

¿Cuál es su tratamiento?

“En primer lugar habría que realizar un correcto diagnóstico que nos permita determinar cuál es el tipo de polen que está provocando la reacción alérgica”, indica el doctor Gabriel Gastaminza Lasarte, alergólogo de la Clínica. “Posteriormente, como primera medida de prevención, se debería evitar, en la medida de lo posible, la exposición al alérgeno aunque, en este caso, evitar el polen es extremadamente difícil”. Una considerable reducción de la exposición puede hacer disminuir drásticamente la gravedad de los síntomas.

La opción farmacológica, con antihistamínicos (colirio y gotas nasales) o corticoides tópicos (inhalados por boca o nariz), es una solución muy eficaz contra los síntomas, aunque hay que tener en cuenta que estos tratamientos no curan la alergia.

Por último, cuando los tratamientos no son eficaces o el paciente tiene una alergia a alguna sustancia en concreto, se puede tratar la causa con inmunoterapia (vacunas). Consiste en la administración periódica (de manera subcutánea o sublingual) de una extracto al que el paciente es alérgico durante un tiempo de 3 a 5 años. El objetivo es disminuir el grado de los síntomas del paciente. Este tratamiento debe aplicarse en unidades de inmunoterapia formadas por personal médico y de enfermería.

¿Qué debe hacer si piensa que es alérgico?

Cuando una persona cree que puede ser alérgica a algún elemento, lo más conveniente es acudir a un especialista en Alergología. 

Aunque hoy en día existen un gran número de fármacos capaces de aliviar los síntomas, es de vital importancia:

• Conocer a qué alérgeno es sensible
• Qué medidas puede tomar para evitarlo
• Qué otros productos que desconoce contienen la misma sustancia
• Saber si existe un tratamiento específico para ese tipo de alergia

La rinitis alérgica.

Medidas preventivas

 

Medidas en casa:

  • Ventilar la casa por las mañanas a partir de las 10; mantener el resto del día las ventanas cerradas.
  • Airear la ropa de la cama por las mañanas, cuando el nivel de polen es más bajo.
  • Puede ser útil el uso de filtros de aire y pulverizar con agua la habitación.
  • Secar la ropa en secadora, para evitar el contacto con el aire contaminado de polen.

En caso de viaje:

  • Si viaja en coche, mantener las ventanillas cerradas. Son recomendables los viajes en avión o barco.
  • En caso de disponer de aire acondicionado, utilizarlo con el circuito cerrado.
  • No utilizar moto o bicicleta.
  • Evitar las salidas al campo, en especial los días de tormenta y fuerte viento. Cuando lo haga, deberá tomar la medicación antes de salir de casa.
  • Es aconsejable el traslado a zonas marítimas en las fechas en que las molestias suelen ser muy intensas.

Medidas personales:

  • Conocer el polen de las plantas a las que es alérgico y su época de polinización.
  • Disminuir las actividades al aire libre durante las horas de máxima polinización: de 5 a 10 de la mañana (emisión de pólenes) y de 7 a 10 de la tarde (periodo de descenso del polen de la atmósfera al enfriarse el aire).
  • Evitar las salidas a la calle en esas horas de máxima polinización y utilizar gafas de sol y mascarilla.
  • Durante la época de polinización, evitar cortar el césped y salir al campo y jardines.
  • En algunos casos, según el tipo de polen al que sea alérgico, se pude sugerir no ingerir miel ni manzanilla ni productos derivados del polen.
  • En días de mucha concentración de polen, lavarse el pelo antes de acostarse.
  • Asimismo, pueden realizarse lavados nasales antes de acostarse, para arrastrar el polen de las mucosas.

tal vezLE INTERESE

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con la mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS PACIENTES HABLAN POR NOSOTROS

Conozca las historias de nuestros pacientes. Historias de lucha, esperanza y superación, son historias de la Clínica.

Josué, una de las historias de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra