El Servicio de Urgencias de la Clínica inaugura sus nuevas instalaciones dotadas con última tecnología

Los espacios recién estrenados constituyen una renovación de las dependencias existentes y una ampliación más de 100 m2 respecto al anterior departamento médico. Incluyen 5 salas de observación individuales con baño propio, además de 4 boxes de exploración con todo el equipamiento necesario y una sala de espera con numerosas tomas de oxígeno para casos de emergencias multitudinarias.

Boxes de observación. Los pacientes que deban permanecer en observación lo harán en habitaciones individuales, equipadas con baño propio, sistemas de monitorización y telemetría y televisión. 

05 DE DICIEMBRE de 2012


La Clínica Universidad de Navarra ha estrenado recientemente sus nuevas instalaciones del Servicio de Urgencias. Las renovadas dependencias suponen una ampliación en 110 m2 respecto a los anteriores espacios destinados a la atención de casos urgentes.

La superficie útil queda así ampliada a 300 m2. Además de la modernización e incremento de la totalidad de los espacios, el Servicio de Urgencias se ha dotado también de equipamiento de última tecnología. De su asistencia destaca un tiempo medio de espera, antes de ser atendido, inferior a 20 minutos así como que la mayor parte de las patologías son atendidas por el especialista correspondiente.

El equipo de profesionales que constituye este servicio está integrado por el director del departamento, la supervisora, secretaria, 16 enfermeras, 5 auxiliares, además de 17 médicos de diferentes especialidades que realizan guardias en el servicio.

Sala específica para pacientes críticos

Entre el nuevo aparataje adquirido, cabe destacar un brazo articulado integrado por una torre con todos los dispositivos necesarios para atender pacientes críticos: monitor, respirador móvil, desfibrilador, sistema de ventilación artificial de vía aérea, aspiración y oxígeno.

Dicho dispositivo se ubica en una sala o box específica para la atención de los pacientes críticos, entre los que figuran aquellos con síntomas propios de infarto de miocardio, ictus, traumatizados, disneas súbitas (dificultad respiratoria repentina), así como alteraciones del nivel de conciencia. 

El acceso a este espacio se ha diseñado para que pueda hacerse de forma inmediata y directa desde la puerta principal de Urgencias. Dicha entrada sigue ubicada en la calle Irunlarrea, frente al edificio de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Navarra. Respecto a este acceso, permanecen a punto de finalizar las obras para habilitar una nueva rampa paralela a la carretera, con el fin de facilitar la llegada, circulación y salida de ambulancias y vehículos.

Habitaciones individuales para casos en observación

El anterior espacio común destinado a pacientes en observación se ha compartimentado en 5 habitaciones individuales, cada una de ellas con baño propio, sistemas de monitorización, de telemetría y televisión. El conjunto de esta área ha ampliado su superficie en 18 m2 hasta alcanzar un total de 60 m2 . Cabe subrayar que la zona de observación queda aislada del resto del servicio. 

Además, se ha habilitado una sala más de exploración y consulta hasta llegar a 5, con un total de 50 m2 . Los boxes destinados a este fin también están dotados de monitorización. El personal de enfermería atiende la vigilancia de las diferentes monitorizaciones desde la zona de control.

Los pacientes pueden acceder al Servicio de Urgencias desde la entrada de Irunlarrea o desde cualquiera de las otras dos entradas de la Clínica, llegando a la segunda fase (paralela a la calle Irunlarrea) del edificio hospitalario en su planta baja. La recepción primera de las urgencias se realiza en la sala de triaje, donde una enfermera le solicitará el motivo de consulta, los datos del paciente y valorará la potencial gravedad de sus síntomas. 

La sala de espera también se ha ampliado respecto a la del antiguo servicio y ocupa un total de 23,6 m2. En esta renovación, la zona de espera se ha dotado de numerosas tomas de oxígeno en previsión de posibles emergencias multitudinarias que hagan necesaria la atención simultánea de numerosos pacientes con problemas respiratorios.

En el conjunto de los espacios, se ha habilitado también una sala para la preparación de medicamentos destinada al personal de enfermería, además de otro espacio o sala de trabajo para los facultativos.

Estándares de calidad

Según señala el director del Servicio de Urgencias de la Clínica, el doctor José Javier Varo Cenarruzabeitia, las renovadas instalaciones “ofrecen todos los estándares de calidad recomendados por la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias”.

De este modo, esta área médica, “se convierte en un espacio de vanguardia, dotada con todos los recursos y materiales de última generación”, indica. “Está perfectamente preparado para prestar una asistencia urgente de calidad que opta a la excelencia, ya que las nuevas instalaciones facilitan mucho la asistencia al tiempo que la hacen más cómoda y confortable para el paciente, acorde con los avances sanitarios actuales”, describe el especialista.