Albendazol

Albendazol
GRUPO: Antiparasitarios, antihelmínticos

El albendazol es un fármaco que se utiliza en el tratamiento de enfermedades producidas por helmintos (gusanos parásitos).

Este medicamento impide que el parásito utilice la glucosa provocando una disminución de la energía y la muerte del parásito. Se utiliza principalmente en el tratamiento de las infecciones producidas por Echinococcus granulosus y Echinococcus multiloculares.

Estos parásitos son un tipo de tenias que pueden vivir en el interior de algunos animales y del hombre y pueden producir quistes en diversos órganos como el hígado, riñón y el cerebro. También se utiliza en afectaciones cerebrales de la infección por Taenia solium, tenia que puede vivir en el intestino del hombre.

NOMBRES COMERCIALES:

Eskazole®.


ALERTAS:
         

MÁS INFORMACIÓN:

     

INFORMACIÓN DE USO

  • Equinococosis (enfermedad causada por la tenia Echinococcus granulosus que produce aparición de quistes en hígado, pulmón y zona peritoneal). Se utiliza el albendazol cuando los quistes no se pueden operar.
  • Tratamiento complementario de la cirugía de quistes hidatídicos y tras el drenaje de los quistes.
  • Equinococosis alveolar (enfermedad causada por la tenia Echinococcus multilocularis que produce quistes constituidos por vesículas de distinto tamaño).
  • Neurocisticercosis (infección cerebral producida por la larva del gusano Taenia solium).

En España existen comercializadas formas de administración oral de albendazol (comprimidos). La dosis adecuada de albendazol puede ser diferente para cada paciente. Ésta depende de la patología que se desea tratar. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis oral en adultos y niños mayores de 6 años en equinococosis y neurocisticercosis:

  • Pacientes de más de 60 kg: 400 mg (un comprimido) cada 12 horas.
  • En pacientes de menos de 60 kg de peso: 7,5 mg por kg de peso cada 12 horas.

La dosis máxima de albendazol recomendada es de 800 mg (2 comprimidos) al día. Se administrarán ciclos de 28 días de tratamiento con periodos de 14 días de descanso.

El número de ciclos administrados depende de la patología a tratar: en el tratamiento de la neurocisticercosis suelen administrarse 2 ciclos de tratamiento como máximo, en los quistes de hígado, pulmón o abdominales, 3 ciclos. En los quistes localizados en hueso o cerebro y en la equinococosis, el tratamiento puede durar varios meses o incluso un año. No se recomienda el uso de albendazol en niños menores de 6 años.

Debe tomar los comprimidos de albendazol junto con las comidas y acompañados de un vaso de agua.

CUANDO NO DEBE UTILIZARSE:
  • En caso de alergia a albendazolo mebendazol. Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • En el embarazo.

PRECAUCIONES DE USO:
  • Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible y vuelva a la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
  • El albendazol debe administrarse con especial precaución en caso de padecer alguna enfermedad que afecte al hígado.
  • Para que el tratamiento con albendazol sea eficaz, debe tomar todas las dosis que se le hayan recetado, aunque se sienta bien después de unos pocos días de tomar el medicamento.
  • El albendazol puede provocar mareos y vértigos. Se recomienda precaución en la conducción de vehículos y el manejo de maquinaria peligrosa mientras esté en tratamiento con este medicamento.
  • Los comprimidos de albendazol comercializados en España contienen lactosa. Se recomienda especial precaución si padece intolerancia a la leche o a la lactosa.
  • Antes del inicio y durante el tratamiento con este medicamento, su médico le realizará análisis de sangre y del funcionamiento del hígado periódicamente. En caso de presentar daño en el hígado puede ser necesario suspender el tratamiento con este medicamento.
  • Si los síntomas no mejoran o empeoran avise a su médico.

¿PUEDE AFECTAR A OTROS MEDICAMENTOS?
  • Algunos medicamentos que interaccionan con el albendazol son los siguientes: dexametasona, prazicuantel y cimetidina.
  • Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

  • Los efectos adversos de este medicamento son, en general, leves y transitorios. Los más frecuentes son los siguientes: náuseas, vómitos, dolor abdominal, vértigo, dolor de cabeza y alteraciones hepáticas.
  • Raramente puede producir caída del cabello que vuelve a crecer cuando se suspende el tratamiento, erupciones en la piel, fiebre y alteraciones sanguíneas.
  • En caso de presentar alteraciones hepáticas graves su médico le puede recomendar la suspensión del tratamiento.
  • El albendazol también puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.

Saber más sobre el Área de Enfermedades InfecciosasSaber más sobre el Área de Enfermedades Infecciosas

Las infecciones afectan a las personas provocando procesos muy distintos que se pueden localizar en cualquier tejido del cuerpo humano, por lo que exigen un abordaje específico.

Los avances tecnológicos como la investigación y desarrollo de nuevos antiinfecciosos han permitido, en nuestro medio, un notable descenso en la mortalidad relacionada con la infección y un mejor control de la misma".

tal vezinterese

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra