Calcio y fósforo

a partir de los
70 años
es más frecuente la osteoporosis

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico en la Clínica

El calcio y el fósforo son dos de los elementos minerales más abundantes en el cuerpo humano.

Se encuentran fundamentalmente formando el esqueleto mineral, en forma de un compuesto llamado hidroxiapatita.

  • El calcio tiene unas funciones muy importantes como son, entre otras, su participación en la contracción muscular, excitabilidad nerviosa, coagulación de la sangre o en la secreción de glándulas exocrinas.
  • El fósforo tiene importantes funciones metabólicas, participando en la regulación de enzimas y almacén energético.

¿Quiere saber más sobre el Servicio de Bioquímica

Ofrecemos la respuesta con los resultados de los análisis en el menor tiempo posible.

+34 948 255 400

Es fundamental realizar controles de los niveles de calcio y fósforo a las personas mayores de 70 años para prevenir la osteoporosis". 

Debido a estas importantes funciones los niveles de calcio en suero se mantienen en unos niveles muy estrechos (entre 8 y 10,5 mg./dl.) y el mantenimiento del equilibrio del calcio y fósforo es llevado a cabo por tres hormonas fundamentalmente, la paratirina o paratohormona (PTH), la vitamina D y la calcitonina, que actúan a nivel de tres órganos, que son el hueso, el riñón y el intestino.

La paratohormona (PTH) responde a niveles bajos de calcio favoreciendo en el riñón la reabsorción tubular de calcio, la eliminación de fósforo por la orina y también la síntesis de la forma activa de la vitamina D (1,25- dihidroxi-colecalciferol). En el hueso la paratirina favorece la resorción ósea, con lo que se libera calcio y fosfato a la circulación sanguínea.

La vitamina D favorece la absorción de calcio y fósforo intestinal. También favorece la absorción intestinal de calcio un medio ácido y la presencia de proteínas, mientras que el ácido fítico, presente en algunos cereales, los ácidos grasos o el oxalato, disminuye su absorción.

La calcitonina también regula los niveles de calcio ya que se secreta cuando los niveles de calcio están elevados y favorece su depósito en el hueso disminuyendo la resorción ósea.

La mayoría del fósforo se encuentra junto con el calcio formando el hueso.

Los niveles normales de fosfato en suero oscilan en adultos entre 2,5 y 4,5 mg./dl, mientras los niños, por su estado de crecimiento, tienen niveles de fosfato ligeramente más altos, entre 4 y 7 mg/dl.

Es importante realizar la extracción en ayunas, pues los valores séricos de fosfato disminuyen tras las comidas.

Para medir el fosfato en orina, es necesario recogerla durante las 24 horas, debido a la amplia variación diurna en la eliminación de fosfato.

Existen numerosas patologías en que está alterado el metabolismo fosfo-cálcico y que pueden llevar a una híper o hipocalcelmia. Entre las causas de aumento de calcio sérico pueden estar el hiperparatiroidismo o los tumores. Entre las causas de hipocalcemia pueden estar, entre otras, el hipoparatiroidismo o la insuficiencia renal.

Saber más sobre el calcio y el fósforo

Desde que nacemos y durante el crecimiento aumentan los depósitos de calcio.

Alrededor de los 30 años, se alcanza el valor máximo de masa ósea y, a partir de los 50 años, esa masa ósea comienza a disminuir.

Una dieta equilibrada consigue aportar la cantidad precisa de estos minerales.

Solamente en el caso de que exista algún problema en su absorción o eliminación, será necesario tomar suplementos.

¿En qué enfermedades se realiza esta prueba?

La osteoporosis no produce síntomas, no duele ni causa ninguna alteración en sí misma.

Sin embargo, al producirse gran fragilidad en los huesos, aparecen con gran frecuencia fracturas óseas, que son las que condicionan los síntomas en estos enfermos.

Las fracturas más frecuentes en la osteoporosis de la mujer postmenopáusica son las fracturas vertebrales, que producen dolores muy agudos en la espalda y condicionan la aparición progresiva de deformidades de la misma, fundamentalmente disminución progresiva de la talla por aplastamientos vertebrales.

Este dolor puede dar paso a un dolor sordo y más continuo, producido por microfracturas, y que muchas veces es el síntoma que lleva al diagnóstico.

La osteoporosis del anciano produce típicamente fracturas en los huesos largos, sobre todo en la muñeca, y más aún en el fémur, siendo la responsable de las típicas fracturas de cadera de las personas mayores.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen banner segunda opinion 
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica