Síndrome de piernas inquietas

afecta al
3-15% de la población general

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento en la Clínica 

El diagnóstico es clínico y se basa en la presencia de cuatro criterios diagnósticos esenciales:

  • La necesidad irresistible de mover las piernas, normalmente acompañada de una sensación molesta en ellas.
  • Inicio o empeoramiento de los síntomas con el reposo o al permanecer acostado o sentado.
  • Mejora o cese de los síntomas tras mover las piernas.
  • Aparición o predominio de los síntomas durante la tarde o la noche.

El tratamiento del síndrome de piernas inquietas secundario debe estar dirigido a la causa que lo produce, por ejemplo, administrando hierro cuando se evidencia una disminución de los acúmulos de hierro en la sangre.

Por otro lado, el tratamiento de primera elección del síndrome de piernas inquietas idiopático son los fármacos dopaminérgicos (ropirinol, rotigotina, pramipexol o levodopa).

Debido a su gran efectividad en el control de los síntomas de esta entidad, se sugiere que la dopamina está implicada en la aparición de este cuadro clínico.

Otras alternativas son determinados fármacos antiepilépticos como la gabapentina, pregabalina, topiramato o la carbamazepina. En tercera línea, se aconsejan fármacos opiáceos como la oxicodona.


¿Quiere saber más sobre el Departamento de Neurología?

Contamos con unidades subespecializadas, cada una de ellas con actividad asistencial e investigadora.

+34 948 255 400

Fundamentalmente ocurre durante la noche, lo que impide conciliar el sueño y descansar".

Saber más sobre el Síndrome de piernas inquietas 

El síndrome de las piernas inquietas es un trastorno neurológico caracterizado por la aparición una sensación molesta, no dolorosa, en las piernas que obliga a la movilización de las mismas.

Los síntomas pueden aparecer o empeorar con el reposo o por la noche cuando el paciente está en la cama.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Sensación desagradable
  • Movimiento involuntario de piernas

En algunos casos, el síndrome de piernas inquietas puede ser debido a una lesión de los nervios periféricos, la disminución de los acúmulos de hierro o por el aumento del ácido úrico en la sangre.

Sin embargo, en la mayor parte de los pacientes no se evidencia una causa del síndrome de piernas inquietas, y se define como idiopático. En estos últimos, puede existir un componente de predisposición genética, ya que al menos una tercera parte de los pacientes tiene antecedentes familiares.

Por otra parte, se cree que el origen de este síndrome pueda guardar relación con un descenso de la dopamina, que es un neurotransmisor cerebral necesario para la realización y coordinación de movimientos.

Esencialmente, consiste en una sensación desagradable, difícil de describir, en las piernas que aparece al acostarse o con el reposo, y que mejora transitoriamente al moverlas.

Estos síntomas, al ocurrir fundamentalmente por la noche, al estar en la cama, interfieren en el adecuado descanso.

Hasta un 80% de los pacientes asocian, además, movimientos involuntarios de las piernas durante el sueño y, un porcentaje más pequeño, refieren este tipo de movimientos también durante la vigilia, mientras se encuentran sentados o acostados.

El síndrome de las piernas inquietas es una entidad relativamente frecuente. Se calcula que afecta aproximadamente al 3-15% de la población general.

Su incidencia aumenta con la edad y es más frecuente en las mujeres. Puede comenzar a cualquier edad, aunque con mayor frecuencia aparece entre los 40 y los 50 años.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen banner segunda opinion 
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica