Enfermedades de transmisión sexual

250 millones de casos nuevos anualmente en el mundo

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento en la Clínica

El diagnóstico lo realiza el médico a partir de la anamnesis y la exploración física.

Habitualmente, la sospecha se confirma con cultivos específicos para el posible agente infeccioso (bacterias, virus...) o estudio en sangre de algún marcador de la enfermedad (por ejemplo, VDRL y FTA-ABS en la sífilis).

El diagnóstico microbiológico precoz mediante técnicas sensibles y específicas es crucial para una reducción exitosa de la transmisión y de las secuelas. 

Como en todas las enfermedades el mejor tratamiento es la prevención. En este caso el evitar el contacto sexual con personas de riesgo y, en general y sobre todo, la fidelidad conyugal, constituye la mejor profilaxis frente a las enfermedades de transmisión sexual.

El tratamiento para las ETS de origen bacteriano es la utilización de antibióticos específicos, por ejemplo derivados de la penicilina para la gonococia y la sífilis.

En caso de infecciones virales como por ejemplo el herpes genital se utilizan antivirales (aciclovir y derivados) tanto en el tratamiento agudo como en la profilaxis de nuevos brotes.

En otras viriasis como los condilomas, el tratamiento es la destrucción local mediante productos cáusticos, inmunomoduladores (imiquimod), crioterapia, electrocoagulación y procedimientos quirúrgicos.


¿Quiere saber más sobre el Área de Enfermedades Infecciosas?

Es un área multidisciplinar en la que trabajan de manera conjunta especialista en Medicina Interna, Microbiología Clínica y Farmacología Clínica.

+34 948 255 400

Los avances tecnológicos como la investigación y desarrollo de nuevos antiinfecciosos han permitido, en nuestro medio, un notable descenso en la mortalidad relacionada con la infección y un mejor control de la misma".

SABER MÁS SOBRE LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) como su propio nombre indica son un grupo de enfermedades e infecciones que se transmiten tras el contacto sexual con una persona afectada.

Entre las ETS se encuentran principalmente las llamadas enfermedades "venéreas" como la sífilis, la gonorrea, el chancroide, el linfogranuloma venéreo y el granuloma inguinal, así como otras enfermedades que más recientemente se han clasificado en el grupo de las ETS como las uretritis y cervicitis por Chlamydia, el herpes genital, la tricomoniasis, las infecciones del virus del papiloma humano y del virus de la hepatitis B y también la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), agente etiológico del SIDA.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Lesiones de la piel como úlceras, llagas, granos o verrugas, sobre todo alrededor o en genitales, boca y ano
  • Dolor abdominal en las mujeres 
  • Dolor o molestias durante la relación sexual
  • Flujos vaginales o por el pene
  • Dolor y ardor al orinar
  • Fiebre y malestar general

Durante muchos años el espectro de las ETS estaba limitado a las 5 clásicas enfermedades venéreas: gonorrea, sífilis, chancro blando, linfogranuloma venéreo y granuloma inguinal, todas producidas por bacterias.

En la década de los 70 se describieron nuevos patógenos genitales como Chlamydia trachomatis y ureaplasma urealyticum.

En la actualidad se considera que las infecciones víricas como las producidas por el VIH, herpes virus tipo II (causa del herpes genital) y papiloma virus (causa de los condilomas acuminados) están reemplazando a las ETS bacterianas clásicas.

También se consideran ETS otras enfermedades de aparición en adultos, no así en niños, cuyo contagio procede de un contacto físico como por ejemplo la sarna, la pediculosis púbica y los molluscum contagiosum de localización en área genital.

En la gonococia en el varón hay supuración uretral purulenta asociada a escozor al orinar. En la mujer la infección puede ser casi asintomática.

Es típica la presencia de ulceraciones en genitales que pueden ser puntiformes y muy dolorosas en el caso de herpes, o de mayor tamaño en el caso del chancro sifilítico y otras infecciones de origen bacteriano.

La presencia de lesiones verrucosas de coloración blanco-rosada, de aspecto en "coliflor", es muy sugestiva de condilomas acuminados.

En general las ETS de origen bacteriano con tratamiento adecuado se curan totalmente. La gonococia y la sífilis se pueden cronificar con importante repercusión sistémica y son más difíciles de curar si inicialmente no han sido tratadas de la manera indicada.

El VIH hoy en día no tiene tratamiento curativo aunque los nuevos fármacos antirretrovirales retrasan e impiden el desarrollo de la enfermedad.

Las otras viriasis (herpes genital y condilomas) se pueden cronificar, sobre todo la primera, cursando a brotes y hoy en día tampoco existe un tratamiento curativo eficaz. Ambas enfermedades aunque no son graves ni tienen un compromiso vital (salvo en el embarazo por posible transmisión al feto), sí resultan muy molestas y son altamente contagiosas.

En 1996, se propuso por primera vez de una manera oficial la relevancia de las Recomendaciones "ABC" para prevenir las infecciones por el virus del sida (VIH) y otras enfermedades de transmisión sexual.

La letra "A" de "abstinence" (en inglés, abstinencia) , significa que lo prioritario y 100% eficaz para prevenir la infección es abstenerse de relaciones sexuales, y esto es realista en la práctica recomendando a los jóvenes que retrasen al máximo el inicio de relaciones sexuales. Lo mismo se puede decir de la monogamia mutuamente fiel, representada por la "B" de "be faithful" (en inglés, sé fiel). Finalmente, y en el caso de que fueran rechazadas las recomendaciones anteriores, se habla de la "C" de "condom", recomendando el uso de condones pero advirtiendo que reducen, pero no eliminan totalmente, el riesgo de contagio.

Estas recomendaciones ABC han sido de nuevo ratificadas en un Consenso Internacional, firmado por 140 expertos científicos de 36 países de todos los continentes (publicado en la revista Lancet, 2004). En este informe, se menciona específicamente a los jóvenes, siendo prioritaria la recomendación de que se abstengan de tener relaciones sexuales. 

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen banner segunda opinion 
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica