La doctora Gema Frühbeck, medalla “Albert Struyvenberg 2013” de la Sociedad Europea de Investigación Clínica

El prestigioso galardón de la ESCI reconoce así “la excelencia y liderazgo en investigación traslacional de las enfermedades metabólicas” a la directora del Laboratorio de Investigación Metabólica de la Clínica y el CIBERobn.

 La doctora Gema Frühbeck

06 DE MAYO de 2013


La Sociedad Europea de Investigación Clínica (European Society for Clinical Investigation, ESCI) ha concedido la medalla “Albert Struyvenberg 2013” a la doctora Gema Frühbeck, directora del Laboratorio de Investigación Metabólica del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la Clínica. La ESCI otorgó el galardón a la facultativa como reconocimiento “a la excelencia y liderazgo en la investigación traslacional de las enfermedades metabólicas”.En el curriculum de la doctora Frühbeck destaca además el cargo de presidenta de la Sociedad Europea para el Estudio de la Obesidad (EASO), puesto que ocupa desde 2012 y en el que permanecerá durante un período de 3 años. Además es miembro del CIBERobn (Centro de Investigación Biomédica en Red) de fisiopatología de la obesidad y de la nutrición y catedrática de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra.

La doctora Frühbeck recibió la medalla de manos del presidente de la ESCI, el profesor Piero Portincasa, en el curso del Congreso de la European Society for Clinical Investigation (ESCI), celebrado recientemente en Albufeira (Portugal).

Según el comité de selección del premio, esta distinción “se entrega a los logros sobresalientes en el ámbito de la Investigación Clínica, siguiendo la línea de los fundadores de la ESCI”, entidad constituida en 1967. El nombre del galardón hace alusión al de uno de los fundadores de la sociedad, el profesor Albert Struyvenberg, “quien logró la excelencia clínica en los campos de la ciencia, docencia y formación de científicos y especialistas médicos jóvenes” y cuyo rostro aparece grabado en la medalla. Los principales objetivos de la Sociedad Europea de Investigación Clínica radican en la difusión del conocimiento y en el entendimiento del mecanismo de las enfermedades.

Cooperación entre investigación básica y clínica

Para la investigadora premiada recibir el galardón ha supuesto “una gran satisfacción, pues se trata de una distinción muy prestigiosa. Para mí resulta particularmente especial, ya que la Sociedad Europea de Investigación Clínica tiene precisamente el perfil que me ha gustado seguir como profesional de la medicina y como investigador básico”.

La doctora Frühbeck señala que la orientación traslacional de la investigación “ya la había acuñado la ESCI antes de que se implantara de forma general el concepto de ‘investigación traslacional’. Desde el inicio, los congresos de la Sociedad tenían ese enfoque en el que se combina la ciencia básica –apoyada, por ejemplo, en modelos animales y tisulares, técnicas de biología molecular o en procedimientos histológicos avanzados-, con la perspectiva clínica, lo que los especialistas ven en la consulta. La ESCI siempre ha intentado aunar estos dos ámbitos en beneficio del paciente”.

Profesionalmente, la especialista de la Clínica recuerda que recién doctorada asistió al primero de los congresos de esta Sociedad. “Fui introduciéndome y creciendo profesionalmente con la ESCI, por lo que recibir su máximo galardón resulta para mí una gran alegría”.

A una trayectoria

La medalla ‘Albert Struyvenberg’ se otorga a una trayectoria sólida en investigación que aúne especialmente las dos áreas mencionadas, la clínica y la básica. “En la actualidad se buscan equipos multidisciplinares unidos por una persona ‘puente’, capaz de entender el lenguaje de los dos ámbitos y de integrar esfuerzos y conocimientos para que se establezcan sinergias que redunden en el máximo beneficio para los pacientes”, señala la investigadora.

Durante el congreso, con motivo de la concesión del premio, la doctora Frühbeck expuso una conferencia sobre “La conexión entre la investigación básica y la clínica para acercarse al complejo rompecabezas de la obesidad”. “Me pareció adecuado exponer la obesidad como un puzzle, ya que se trata de una enfermedad compleja, multifactorial, de la que sí conocemos algunas piezas, pero otras nos faltan. Para resolver un rompecabezas hay diferentes estrategias. Podemos reunir las piezas de las mismas características, porque se supone que irán colocadas en la misma zona, o podemos atender a su forma. La metáfora responde a que en investigación contamos también con diferentes estrategias para intentar completar ese puzzle que constituye la obesidad”. 

Según la investigadora, en la actualidad el puzzle de esta enfermedad “está bastante completo, al tiempo que mientras investigamos seguimos sorprendiéndonos. Asistimos a la identificación de nuevos factores relacionados con el control del peso corporal y del apetito, prácticamente, cada semana”, cita entre otros. No obstante, “aunque no tenemos todas las piezas que componen la obesidad, sí es cierto que vislumbramos cuestiones bastante seguras”, afirma. 

La colaboración entre los profesionales encargados de la investigación básica y los que desarrollan la investigación clínica es necesaria para avanzar en resultados, una cuestión que sólo puede conseguirse, “gracias a un gran equipo de profesionales, tanto los clínicos de la Unidad de Obesidad, como los investigadores básicos que integran el Laboratorio de Investigación Metabólica. Sin toda esta riqueza de profesionales con los que contamos en la Clínica, estos avances serían imposibles”, advirtió la doctora Frühbeck. Un modelo multidisciplinar del que se mostró orgullosa y en el que, destacó, “la Clínica es pionera”.

Tratamientos individualizados

En el curso del Congreso, la especialista de la Clínica Universidad de Navarra impartió además un taller específico sobre “Aspectos nutricionales y digestivos en la salud y la enfermedad”. En su caso abordó el tratamiento individualizado de la obesidad, en la ponencia titulada: "Individualización de los consejos nutricionales y de estilo de vida en el tratamiento de la obesidad". En su exposición, la doctora Frühbeck criticó la tendencia a ofrecer dietas generales para todos los pacientes, “sin tener en cuenta las características propias de ese individuo concreto”. En el caso del equipo de la Clínica, destacó dos peculiaridades que tildó metafóricamente de “obsesiones”: “Por un lado, tratamos de objetivar al máximo la información mediante un estudio individualizado del gasto energético de ese paciente, que lo hacemos mediante calorimetría indirecta. A la vez, somos capaces de determinar de forma muy detallada la actividad física de ese paciente, mediante acelerometría, y obtenemos datos muy precisos sobre su composición corporal”. 

A la importancia de este conjunto de resultados objetivos, el equipo de la Clínica une la de la actividad de un equipo de dietistas, “capaces de desentrañar cuáles son los alimentos que se ingieren, de qué forma, en qué cantidad, procesados mediante qué técnica culinaria, a la vez que contemplan la existencia de alergias alimentarias y observan el entorno familiar o social en el que se desenvuelve esa persona, de modo que lo que diseñamos son tratamientos muy individualizados. Ofrecemos una dieta indicada sólo para esa persona, después de haber estudiado su caso de forma muy detallada”, subraya la investigadora.