Un total de 42 residentes de la Clínica Universidad de Navarra finalizan su formación como especialistas

Recibieron los certificados que acreditan el término de su período formativo 36 médicos, 4 farmacéuticos, un biólogo y un psicólogo.

Imagen de los residentes de la promoción 2010-2015 con los certificados que recibieron
Los 42 nuevos especialistas de la Clínica. En el centro, Alfonso Sánchez-Tabernero, rector de la Universidad de Navarra junto a José Andrés Gómez Cantero, director general de la Clínica, y el doctor Jesús San Miguel, director médico de la misma institución.

13 DE MAYO de 2015


Un total de 42 residentes de la Clínica Universidad de Navarra han recibido los certificados en los que queda acreditada la finalización de su período formativo como especialistas.

Se trata de la promoción 2010-2015 -36 médicos, 4 farmacéuticos, un biólogo y un psicólogo- que han cursado su formación en un total de 31 especialidades clínicas y quirúrgicas.

El acto de entrega de las acreditaciones tuvo lugar el pasado 7 de mayo en el salón de actos de Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra y estuvo presidido por el rector de la Universidad de Navarra, Alfonso Sánchez-Tabernero y el director general de la Clínica, José Andrés Gómez Cantero.

La entrega de los certificados estuvo acompañada de una conferencia del doctor Juan Ramón Valentí, especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología de la Clínica.

Durante su discurso, el doctor Valentí aseguró que “cada vez es más importante la labor de los residentes, pues nos llevan a aprender más”. El traumatólogo indicó a los residentes que “lo que caracteriza a un médico no es estar a la última en lo que se refiere a los avances tecnológicos, sino comprender que el cuidado al paciente es la tarea fundamental del médico. Se trata de que el paciente sea tratado con ternura en todo momento”.

El rector Alfonso Sánchez-Tabernero pronunció unas palabras para finalizar el acto en las que alentaba a los residentes a permanecer optimistas antes las dificultades profesionales que se les planteen: “Vivimos en una sociedad caracterizada por el pesimismo y la queja, pero vosotros debéis mantener una actitud optimista y esperanzada”.

El rector recalcó la importancia de esforzarse por una sociedad en la que el trabajo se vea como una contribución al mayor bienestar de todos. Además, pidió a los médicos que acababan su residencia que fueran conscientes y apreciasen la responsabilidad que tienen por su profesión.