Clínica Universidad de Navarra y CIMA: en marcha 25 ensayos clínicos de inmunoterapia contra diferentes tipos de cáncer 

Son centros de referencia en esta modalidad de tratamiento, que ya ha constatado resultados positivos en melanoma avanzado, subtipos de cáncer de pulmón, tumores de cabeza y cuello, de hígado y de vejiga, entre otros. Investigadores estadounidenses, pioneros en inmunoterapia, mostraron su confianza en la eficacia a corto plazo de esta línea de fármacos combinada con otro tipo de tratamientos

22 DE OCTUBRE de 2015


En la actualidad, equipos investigadores de la Clínica Universidad de Navarra y del CIMA mantienen en marcha un total de 25 ensayos clínicos basados en inmunoterapia para el tratamiento de distintas patologías oncológicas. Las principales son el melanoma metastásico y el cáncer de pulmón, además de cáncer de vejiga, de riñón, de cabeza y cuello, hepático, estómago y cérvix entre otros.

La Clínica y el CIMA de la Universidad de Navarra, instituciones miembros del Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra (IDISNA), son centros de referencia europeos en materia de inmunoterapia para cáncer, en la que llevan años investigando. En concreto, desde que hace tres años desarrollasen el primer ensayo clínico de un fármaco inmunoterápico para el cáncer de riñón y otro para cáncer de hígado.

Desde entonces, el éxito de la inmunoterapia, probado en la supervivencia de pacientes con diferentes tipos de cáncer, ha conseguido que esta nueva vía de tratamiento se extienda a numerosos centros de todo el mundo. Así quedó constatado en las tres jornadas científicas del Simposio Internacional de Inmunoterapia, organizado por la Clínica, el CIMA y la Fundación Ramón Areces en el Museo Universidad de Navarra. El congreso que comenzó el pasado domingo 18 fue clausurado ayer y contó con la participación de 350 asistentes procedentes de ocho países.

Resultados objetivos

El Dr. Ignacio Melero, especialista en Inmunoterapia e Inmunología de la Clínica y del CIMA y coorganizador del evento científico junto al Dr. Juan José Lasarte, investigador del CIMA, subrayó la amplia experiencia de sus equipos en esta línea emergente de tratamientos inmunoterápicos. “A día de hoy, tenemos en marcha unos 25 ensayos clínicos diferentes. Pero lo más destacable es que una decena de ellos, son estudios en fase 1 o 2, que los estamos probando en pacientes por primera vez en el mundo”, destacó.

En concreto, el Dr. José Luis Pérez Gracia, coordinador médico de la Unidad Central de Ensayos Clínicos de la Clínica Universidad de Navarra, destacó que en melanoma metastásico la inmunoterapia consigue controlar la enfermedad en más de la mitad de los pacientes a los dos años de iniciar el tratamiento, lo que supone una importante mejora con respecto a los resultados obtenidos con otros tratamientos.

Además, reveló resultados positivos también en algunos subtipos de cáncer de pulmón, hepatocarcinoma, tumores de cabeza y cuello y vejiga, entre otros.

Las patologías oncológicas en las que mayor experiencia atesoran los equipos de investigación de la Clínica y el CIMA son el melanoma metastásico, cáncer de pulmón, tumores de cabeza y cuello, glioblastoma multiforme (tipo de tumor cerebral), cáncer de hígado y cáncer de colon metastásico. “Podemos decir –apuntó el Dr. Melero- que hemos obtenido resultados clínicos objetivos en estadios avanzados de la enfermedad que no se habían conseguido nunca”.

Al éxito de los fármacos, el especialista sumó “la mejora en la predicción de los pacientes que pueden resultar más beneficiados de los nuevos tratamientos de inmunología”, gracias a la medición de los parámetros en laboratorio y de las muestras de los pacientes.

En combinación con otras terapias

Entre los ponentes más relevantes que participaron en el Simposio, destaca el Dr. James Allison, profesor de Inmunología del MD Anderson Cancer Center (Universidad de Texas, EE.UU.) quien coincidió en el éxito ya constatado de la inmunoterapia en algunos tipos de cáncer, especialmente en melanoma metastásico.

El experto anunció para un futuro próximo la aprobación de nuevos fármacos inmunoterápicos, especialmente en cánceres como el de riñón y otros tipos, “porque ya tenemos datos de ensayos clínicos que se están evaluando”. A corto plazo, avanzó, “vamos a ver más combinaciones de los dos medicamentos principales que actúan en diferentes tipos de cáncer, pero hay tres o cuatro medicamentos más en desarrollo que podremos tenerlos a medio plazo”.

Pero, incluso más importante, el Dr, Allison destacó la combinación de estos medicamentos con terapias convencionales como la radioterapia o los nuevos fármacos genómicos, que consiguen respuestas en muchos pacientes pero no duran mucho. Por un lado, apuntó, “tenemos la inmunoterapia que consigue respuestas duraderas, de décadas, en una cuarta parte de los pacientes, y por otro, hay terapias que obtienen respuestas positivas de unos meses en un gran número de pacientes”.

En la combinación de ambos tipos de enfoques terapéuticos el científico basó su confianza en que “vamos a empezar a curar muchos tipos de cáncer”.

Éxito en un 30% de pacientes

El Dr. Antoni Ribas, especialista en Inmunología del UCLA Medical Center (Los Ángeles, EE.UU) indicó durante el congreso el éxito limitado que tienen actualmente los tratamientos de inmunoterapia. “Este tipo de fármacos no consiguen que todos los pacientes vivan más, sino que un subgrupo, entre un 30 y un 40% son los que obtienen todo el beneficio”. Es en este número todavía minoritario de pacientes en los que la inmunoterapia consigue que el sistema inmune “ataque el cáncer y que el cáncer desaparezca de los scanners con un beneficio a largo plazo”, especificó.

El experto confía en que la inmunoterapia consiga respuestas duraderas “de modo que, en ese paciente concreto, el cáncer se encuentre bajo control y en remisión”. Aunque explicó que los médicos todavía no hablan de curación: “De lo que hablamos es de remisiones duraderas, de años de duración, lo que ya es una situación mucho mejor que la anterior”.

Los éxitos obtenidos hasta ahora con los inmunoterápicos hacen que en melanoma metastásico se considere ya “el tratamiento estándar inicial, tanto en Estados Unidos, como en Europa”. La existencia de otras terapias personalizadas con respuestas positivas ha llevado a que en el centro del Dr. Ribas, “hace tiempo que no usemos la quimioterapia. Utilizamos inmunoterapia y en los casos en los que no funciona, aplicamos tratamientos diana que se dirigen a mutaciones específicas del cáncer”, lo que supone “un cambio muy importante” respecto a lo que se hacía hasta hace unos años.