PSA y cáncer de próstata 

en mayores de
50 años
debe comenzar a realizarse esta prueba

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico mediante el PSA en la Clínica

El cáncer de próstata es el tercer tumor más frecuente en varones españoles y supone la tercera causa de muerte por cáncer en España. La incidencia de este cáncer aumenta con la edad. Algunos son de crecimiento lento y no tienen manifestaciones clínicas durante toda la vida, mientras que otros tienen un crecimiento más agresivo y pueden metastatizar.
 
El antígeno prostático específico (PSA) es una proteína producida por la próstata y que participa en la disolución del coágulo seminal. Su producción depende de la presencia de andrógenos y del tamaño de la glándula prostática. Prácticamente es una proteína de síntesis exclusiva en la próstata. Se conoce como un marcador tumoral de cáncer de próstata. La elevación del PSA en plasma es proporcional a la masa tumoral presente y, de esta forma, el PSA en sangre es un gran test para detectar la presencia de un cáncer de próstata.
 

¿Quieres saber más sobre el Departamento de Urología?

Un valor de PSA elevado en sí mismo no es diagnóstico de un cáncer de próstata, pues también está asociado a otras patologías como en la hiperplasia benigna de próstata o la prostatitis".

Saber más sobre el PSA

La próstata es una glándula de tamaño y forma de nuez situada en la base de la vejiga de los varones.

Produce una secreción ligeramente ácida que aporta una serie de compuestos al semen como citrato, fosfatasa ácida o antígeno prostático específico (PSA), que intervienen entre otras funciones en la coagulación y licuefacción del semen.

¿En qué enfermedades se realiza esta prueba?

Una pequeñísima parte del PSA producido por la próstata pasa a la circulación sanguínea y es precisamente éste el que se mide para el diagnóstico, pronóstico y seguimiento del cáncer de próstata.

Los valores de referencia para el PSA sérico varían según los distintos laboratorios, aunque normalmente éstos se sitúan en 4 ng/mL.

Los niveles en sangre de PSA pueden variar según determinadas situaciones. En los varones sanos los niveles son muy bajos. En un paciente hospitalizado los niveles pueden disminuir hasta un 50%. La eyaculación o el ejercicio físico también pueden modificar los niveles de PSA.

El masaje prostático o la biopsia de próstata pueden elevar transitoriamente los niveles de PSA sérico. En los procesos tumorales es frecuente encontrar valores por encima de la normalidad.

Los niveles de PSA se correlacionan con el tamaño tumoral y su extensión, es decir, los niveles de PSA serán más elevados cuanto mayor y más extendido esté el tumor. No obstante, un cierto porcentaje de pacientes con cáncer de próstata tiene unos niveles de PSA normales.

También pueden darse niveles elevados de PSA en otras patologías prostáticas como en la hiperplasia benigna de próstata o la prostatitis. Por tanto, un valor de PSA elevado en sí mismo no es diagnóstico de un cáncer de próstata, aunque sí que es de gran ayuda al urólogo para su diagnóstico junto con otras pruebas como el tacto rectal.

Ante un valor elevado de forma aislada de PSA es recomendable confirmar estos niveles elevados pasado un tiempo, y otra prueba que se puede realizar es el llamado PSA libre.

Normalmente el PSA en sangre va unido a otras proteínas, quedando una pequeña fracción libre.

Los pacientes con cáncer de próstata tienen menor porcentaje de PSA libre, mientras que los que sufren una hiperplasia benigna de próstata tienen una mayor proporción.

Una vez establecido el diagnóstico de cáncer de próstata, el PSA es sobre todo útil para monitorizar la eficacia de la terapia.

Para ello es muy importante que las medidas de PSA se realicen siempre con la misma técnica y, a ser posible, en el mismo laboratorio. De este modo se asegura que las variaciones encontradas son debidas al proceso evolutivo del tumor y no son alteraciones técnicas.

La forma de descenso de los niveles de PSA sérico depende de la terapia elegida:

  • En los pacientes sometidos a prostatectomía radical el PSA ha de bajar a niveles indetectables al cabo de un mes aproximadamente si se ha eliminado todo el tejido. Una elevación posterior de esos niveles significarían recurrencia del tumor.
  • Para monitorizar a estos pacientes a los que se le ha retirado la próstata se acude a un tipo de método de determinación de PSA “ultrasensible” que tiene la particularidad de detectar niveles de PSA tan bajos como 0,01 ng./mL.
  • Si el tratamiento es con radioterapia los niveles disminuyen lentamente hasta estabilizarse en torno al rango de referencia. Puede haber un incremento transitorio de los niveles de PSA durante la radioterapia, que no es un signo de progresión de la enfermedad. La recurrencia se sospecharía por un incremento de los niveles de PSA.
  • La terapia hormonal también disminuye los niveles de PSA a los valores de referencia, esta vez por dos motivos, en primer lugar porque desciende esta producción andrógeno dependiente, y en segundo lugar porque disminuye la carga tumoral.

El punto de corte de los niveles normales también aumenta según la edad del paciente. De esta forma, unos niveles de PSA séricos de 4 ng./mL. pueden considerarse elevados en una persona de 50 años y ser normal en una de 80 años.

Los niveles de PSA oscilan de forma aleatoria del orden de un 15% en un mismo individuo.

Así, un análisis de PSA de 3 ng./mL. se puede repetir en otra ocasión y podría dar un resultado de 3,2 ó 2,8 ng./mL. de forma natural.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen banner segunda opinion 
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica