Losartán 

Losartan
GRUPO: Antagonistas angiotensina II

El losartán es un medicamento que actúa bloqueando los receptores de la angiotensina. La angiotensina actúa sobre la pared de los vasos sanguíneos y sobre el riñón disminuyendo la producción de orina.

El losartán produce la relajación de la musculatura de los vasos con lo que se consigue una disminución de la presión arterial y un aumento en la cantidad de sangre y oxígeno que llega al corazón.

NOMBRES COMERCIALES:

Cozaar®. Fortzaar® y Soluvass® Existen también productos genéricos de Losartan. Existen comercializados preparados multicomponentes que contienen losartan en su composición: Cozaar plus®, Fortzaar®


ALERTAS:
         

MÁS INFORMACIÓN:

     

INFORMACIÓN DE USO

  • Hipertensión arterial.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Para proteger el riñón en pacientes hipertensos con diabetes tipo 2 y enfermedad renal (nefropatía diabética).
  • Prevención del riesgo de accidente cerebrovascular (ictus) en pacientes con tensión elevada y problemas de corazón.

En España sólo existen comercializadas formas de administración oral sólidas (comprimidos).

La dosis adecuada de losartán puede ser diferente para cada paciente. A continuación se indican las formas más frecuentemente recomendadas.

Dosis usual en adultos y adolescentes:

  • Tratamiento de la hipertensión: la dosis inicial es de 50 mg al día. La dosis máxima es de 100 mg cada día.
  • Tratamiento de la insuficiencia cardíaca: la dosis inicial es de 12,5 mg al día y una dosis de mantenimiento de 50 mg al día.
  • Nefropatía diabética: la dosis inicial de 50 mg al día pudiéndose administrar como máximo 100 mg al día.
  • Prevención de ictus: la dosis inicial de 50 mg al día pudiéndose administrar como máximo 100 mg al día.

Las recomendaciones de dosis para las presentaciones multicomponentes pueden variar en función del resto de componentes del preparado.

En caso de presentar una enfermedad del hígado o del riñón o si es usted anciano, puede necesitar dosis menores de este medicamento. Consulte a su médico.

No se debe utilizar el losartán en niños.

Las formas orales de losartán pueden tomarse con o sin alimentos. Para evitar el riesgo de una hipotensión brusca se debe iniciar el tratamiento con la dosis más baja, y preferiblemente por la noche sobre todo en los ancianos.

Aunque su tensión arterial esté controlada y se encuentre bien no debe dejar de tomarlo sin consultar con su médico.

CUANDO NO DEBE UTILIZARSE:
  • En caso de alergia al candesartán, irbesartán, eprosartán, losartán, telmisartán, valsartán o alguno del mismo grupo o alguno de los componentes del preparado (consulte los excipientes). Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • En pacientes con enfermedad del hígado grave, cirrosis biliar, colestasis (retención de bilis en la vesícula biliar), hiperaldosteronismo primario (aumento de la secreción de aldosterona).
  • En mujeres embarazadas, durante el segundo y tercer trimestre de embarazo.

PRECAUCIONES DE USO:
  • Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible, pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
  • Existen algunos fármacos que pueden aumentar la presión arterial y por lo tanto empeorar su enfermedad, como por ejemplo los que se usan para el control del apetito, asma, resfriado y fiebre. Evite su empleo en la medida de lo posible o consulte con su medico si puede tomarlos.
  • En caso de sobredosis busque con rapidez ayuda médica.
  • El tratamiento con losartan no cura la hipertensión pero ayuda a controlarla y evita complicaciones más graves; probablemente deberá de seguir tratamiento con medicamentos durante toda la vida.
  • Mientras esté tomando este tratamiento, debe seguir una dieta equilibrada con bajo contenido en sal, evitar consumo de alcohol y tabaco y hacer ejercicio continuado en la medida de lo posible. No utilice sustitutos de la sal de mesa sin consultar antes con su médico.
  • Este medicamento debe administrarse con especial precaución en caso de padecer alguna de las siguientes enfermedades: estenosis (estrechamiento) de la arteria que irriga el riñón, enfermedad del hígado y de riñón, hipovolemia (bajo volumen de sangre por deshidratación, vómitos o diarreas intensos), insuficiencia cardiaca crónica grave, estrechamiento de las válvulas aórtica y mitral o elevación de los niveles de potasio  o descenso de los de sodio en sangre.
  • Este medicamento puede producir alteraciones en la función renal por lo que es frecuente que su médico le aconseje realizar análisis para su control.
  • Si los síntomas no mejoran o empeoran visite a su médico.

¿PUEDE AFECTAR A OTROS MEDICAMENTOS?
  • Algunos medicamentos que interaccionan con el losartán son: cimetidina, diuréticos, fármacos para infecciones por hongos como fluconazol, antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, diclofenaco),  otros fármacos  para la tensión, sales de litio y rifampicina. También puede interaccionar con los diuréticos ahorradores de potasio (amilorida, espironolactona, triamtereno) produciendo un aumento en la incidencia de efectos adversos y elevación de los niveles de potasio en sangre.
  • Informe a su médico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

  • Los efectos adversos del losartán son, en general, leves y sólo se produce una suspensión del tratamiento en 2 ó 3 pacientes de cada 100. Los más frecuentes son: dolor de cabeza y fiebre.
  • Raramente puede producir otros efectos como mareo, tos, edema, diarrea, dolor abdominal, congestión nasal y náuseas.
  • El losartán puede alterar los resultados de los análisis de sangre (alteraciones en las pruebas hepáticas y renales, incremento de los valores de potasio), por lo que si le van a realizar un análisis avise que está tomando este medicamento.
  • Este medicamento puede producir otros efectos adversos, informe a su médico o farmacéutico si nota algo anormal.

Saber más sobre la hipertensión arterial Saber más sobre la hipertensión arterial

Cuando un paciente no consigue controlar su hipertensión tomando al menos 4 fármacos (uno de ellos diurético), se puede tratar mediante lo que se llama la denervación renal.

El ejercicio físico y una dieta baja en sal son algunas medidas muy efectivas para su tratamiento, sin tener que recurrir a los fármacos".

tal vezinterese

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de tecnología de vanguardia en la Clínica  

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen nuestros profesionales de la Clínica 

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica