Parálisis facial

saber más sobre la parálisis facial

La parálisis facial consiste en la pérdida total o parcial de movimiento muscular voluntario en un lado de la cara. Se produce por un fallo en el nervio facial, que no lleva las órdenes nerviosas a los principales músculos de la cara.

Se manifiesta clínicamente por la imposibilidad para levantar la ceja, cerrar el ojo, incapacidad para sonreír, alteraciones en el habla, etc.

En los casos en los que el tratamiento conservador no ha conseguido la recuperación de la función del nervio, existe la posibilidad de realizar una reconstrucción quirúrgica. Los factores que se valoran dependen, fundamentalmente, de la causa de la lesión y del tiempo de evolución.

La parálisis facial produce asimetría en el rostro.

Los síntomas más frecuentemente asociados a una parálisis facial son diversos. Antes de la parálisis puede presentarse un cuadro catarral banal y dolor más o menos intenso en la región facial.

La parálisis se establece en unas pocas horas y puede empeorar en algunas ocasiones durante 24 o máximo 48 horas más.

Se produce una asimetría por falta de movilidad en un lado de cara. Igualmente, conlleva la imposibilidad para sonreír y la dificultad para cerrar el ojo, con alteraciones en la lagrimación, alteraciones en el habla.

También se presenta con bastante frecuencia una dificultad para subir la ceja, frente lisa, alteraciones en la respiración nasal, mordida de la mucosa bucal, acúmulo de los alimentos en la parte posterior de la boca y caída de la saliva.


Imagen preview del infográfico sobre la parálisis facial
Conozca qué es la parálisis facial y cómo se trata
Descargar infográfico

La función motora del nervio facial controla los músculos de la cara, cuero cabelludo, pabellón auricular y cuello.

El control voluntario tiene relación con la comunicación humana (verbal o no), la limpieza ocular y para lograr la alimentación. El control involuntario está relacionado de manera más relevante con los gestos emocionales de la cara y la audición.

Las funciones sensitivas del nervio facial están relacionadas con el lagrimeo, la secreción nasal, salivación y las sensaciones gustativas de los 2/3 anteriores de la lengua.

Existen múltiples causas que pueden provocar una alteración del nervio facial a lo largo de su recorrido provocando una parálisis facial. Algunas de esas causas tienen un origen interno, mientras que otras, lo tienen de índole externa.

La parálisis facial más frecuente (en el 80% de los casos) es aquella que no tiene causa aparente (parálisis de Bell).

Entre las causas internas, se encuentran los tumores, los infartos o las malformaciones vasculares cerebrales. También forman parte de estas causas los tumores a nivel del ángulo pontocerebeloso (neurinoma del acústico), los tumores del oído medio, los tumores en la base del cráneo o los tumores de la parótida.

Igualmente, pueden provocar una parálisis facial ciertas causas externas, como son los traumatismos craneales con fractura del hueso temporal, ciertos agentes tóxicos y enfermedades metabólicas, las infecciones víricas y bacterianas, el frío o la yatrogenia (accidente quirúrgico).

Finalmente, puede producirse una parálisis facial de forma congénita (Síndrome de Moebius).

En el 80% de los casos se consigue una recuperación total de la función del nervio. El tiempo medio suele ser entre 4-6 semanas, llegando hasta los 6 meses para la recuperación completa.

La secuela más frecuente es un leve grado de parálisis de los músculos que se afectaron.

Los factores que peor pronóstico presentan son:

  • Presencia de una parálisis completa.
  • Hiperacusia.
  • Dolor.
  • Edad mayor de 55 años.
  • Hipertensión arterial.

Después de una cirugía, gracias a la capacidad de aprendizaje, el cerebro asimilará la nueva función del músculo injertado, que a partir de entonces será el encargado del movimiento de la sonrisa. Para conseguirlo, el paciente deberá hacer rehabilitación.

Tras el tratamiento quirúrgico de la parálisis facial mediante trasplante muscular y trasposición nerviosa (conexión del músculo facial a otro nervio distinto al nervio facial lesionado), el cerebro de la mujer se readapta mejor, recupera la sonrisa espontánea y presenta un mayor plazo de tiempo disponible para reparar la parálisis que el del hombre.

Mujeres con parálisis facial completa, de entre 3,5 y 5 años de evolución, alcanzan la movilidad y una simetría aceptable de la boca en reposo y sonriendo. A largo plazo, la evaluación postoperatoria muestra buenos resultados funcionales y estéticos.

Una parálisis facial puede recuperarse espontáneamente en algunos casos, sobre todo cuando son parálisis secundarias a la exposición del frío o las idiopáticas (parálisis de Bell). Es necesario un tiempo prudencial de espera (6 meses) para determinar la recuperación del movimiento facial.La recuperación espontánea del movimiento tras una parálisis facial conlleva frecuentemente la aparición de movimiento aberrantes (sincinesias) que conviene tratar por medio de fisioterapia, según los casos.

Cuando el paciente sonríe, es como si hiciera un pequeño movimiento de mandíbula. Posteriormente, gracias a la capacidad de aprendizaje del cerebro, asimilará la nueva función del músculo injertado que, a partir de entonces, será el encargado del movimiento de la sonrisa".

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica