Hernia inguinal

solamente el 1-5% de las hernias reaparecen  

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento en la Clínica

El diagnóstico de la hernia inguinal reside en la comprobación de la existencia de protrusión a nivel herniario sobre todo al realizar maniobras de esfuerzo abdominal, al toser, etc, por lo que, la mayor parte de la veces, la exploración física revela la presencia de la hernia.

La ecografía y la TAC son útiles para la detección de pequeñas hernias. En algunos casos, la hernias alcanzan un gran tamaño, siendo aparentes a simple vista.

El diagnóstico diferencial debe realizarse sobre todo con el varicocele y el hidrocele.

El tratamiento de la hernia inguinal es quirúrgico en prácticamente todos los casos.

El tratamiento definitivo de la hernia inguinal es el quirúrgico y consiste en la reintroducción del contenido abdominal y reparación o reforzamiento de la pared inguinal.

Para la realización de dicha reparación o herniorrafia, existen varias técnicas que van desde la utilización de los propios tejidos (músculos, fascias, etc.) para restaurar la integridad de la pared abdominal, hasta la utilización de prótesis o mallas artificiales que ejerzan dicho papel.

Una de los últimos avances en el tratamiento quirúrgico de las hernias inguinales consiste en la reparación de las mismas por vía laparoscópica, especialmente indicada en aquellas hernias ya intervenidas previamente y que han vuelto a reaparecer o bien en aquéllas que de inicio de manifiestan en ambos lados.


¿Quiere saber más sobre el Departamento de Cirugía General y Digestiva?

La laparoscopia permite el examen de la cavidad abdominal y su contenido, a través de un orificio y mediante un sistema óptico acoplado a una fuente de luz fría.

+34 948 255 400

El tratamiento definitivo de la hernia inguinal es el quirúrgico y el índice de reaparición oscila alrededor del 1-5%".

Saber más sobre la Hernia inguinal

Con el término de hernia se conoce la protrusión o salida al exterior del contenido de una cavidad, generalmente a través de un orificio natural o de una zona de debilidad de la pared que lo contiene.

Alrededor del 75% de todas las hernias se presentan en la región inguinal, de modo que por hernia inguinal se entiende la salida al exterior del contenido de la cavidad abdominal (generalmente asas de intestino) a nivel de la región inguinal.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Bulto en la región inguinal.
  • Dolor leve.
  • Dolor intenso cuando la hernia evoluciona.

Tradicionalmente los factores que llevan al desarrollo de las hernias se dividen en dos categorías:

  • Defecto de origen congénito.
  • Defectos adquiridos.

En el primero de los casos, la persistencia del conducto por el que se produce el descenso del testículo en el sexo masculino desde la cavidad abdominal hasta el escroto (o el ligamento redondo en el sexo femenino), debida una falta de cierre del mismo, hace que sea posible la herniación de asas de intestino desde la cavidad abdominal a este nivel. Aproximadamente 5 de cada 100 niños presentan hernias inguinales.

Por otra parte, la realización de esfuerzos importantes en el momento de la defecación, al toser, levantar objetos pesados, etc., se han implicado como factores causales de traumatismo y debilitamiento de la pared inguinal y por tanto de la formación de hernias.

Las personas que presentan cualquiera de los siguientes factores de riesgo, son más propensas a desarrollar una hernia: Historia familiar de hernias, fibrosis quística, criptorquidia, sobrepeso, tos crónica, estreñimiento crónico, esfuerzo en las evacuaciones, agrandamiento de la próstata.

Por lo general el paciente que presenta una hernia inguinal refiere un bulto o tumefacción en la región inguinal.

En ocasiones se asocia a dolor leve o malestar vago, que generalmente se acentúa al realizar esfuerzos.

En caso de aparición de dolor de gran intensidad hay que descartar la aparición de una complicación: la incarceración herniaria. Ésta consiste en la imposibilidad para retornar el contenido de la hernia a cavidad abdominal por compresión a nivel del orificio de salida.

Si además se encuentra comprometida la circulación sanguínea del intestino, se trata entonces de una hernia estrangulada y ante tales síntomas es recomendable acudir con rapidez a un centro médico para valorar tratamiento quirúrgico urgente, dado el riesgo de lesión del asa intestinal herniada.

También es posible la aparición de hernias inguinales que no se manifiesten como bultos a dicho nivel sino tan sólo con una clínica de molestias vagas e imprecisas sobre todo al caminar o al hacer esfuerzos.

De forma similar al caso de las hernias inguinales, la hernia umbilical consiste en la salida de contenido intestinal a través del orificio umbilical anormalmente agrandado. La clínica que produce este tipo de hernias consiste en la aparición de un bulto a nivel umbilical y el tratamiento también es quirúrgico, procediendo al cierre del defecto de forma directa o bien mediante la colocación de malla cuando la amplitud del mismo es grande.

Por hernia incisional o eventración se conoce a la herniación de contenido intestinal a través de un fallo en una incisión quirúrgica previamente realizada por otro motivo.

El tratamiento de forma análoga a la umbilical, consiste bien el cierre directo del defecto, o bien mediante la colocación de una malla o prótesis, en función del diámetro de la misma, pues si éste es grande la realización de un cierre directo implicaría una excesiva tensión en la línea de sutura aumentando el riesgo de reaparición de la hernia.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen banner segunda opinion 
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica