ÚLCERAS por presión

La presión constante en la piel provoca la compresión de pequeños vasos sanguíneos, que son los que proveen a la piel de oxígeno y nutrientes. Cuando la piel no recibe estas sustancias se produce la muerte de los tejidos.

Cualquier persona que debe permanecer largo tiempo encamada puede padecer las úlceras por presión.

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

CUIDADOS DE LA PIEL

  • Se debe revisar la piel, por lo menos una vez al día. Cualquier área que permanezca enrojecida, tras unos minutos de haber cambiado de postura, tiene que llamar su atención.
  • Fíjese bien en las zonas típicas de presión: talones, glúteos, espalda, codos y parte posterior de la cabeza.
  • Mantenga la piel limpia y seca. Debe limpiar la piel tan pronto como se ensucie, es conveniente hacerlo con un trapo o esponja suave.
  • Debe usar jabones que no irriten la piel. Use agua tibia, no muy caliente.
  • No utilice sobre la piel ningún tipo de alcohol
  • Aplique cremas hidratantes procurando que se absorban completamente.
  • Evite la sequedad de la piel: use cremas o aceites hidratantes, evite el aire frío o seco.
  • Use ropa de cama que sea de tejidos naturales. Mantenga la ropa seca, limpia y sin arrugas.
  • Coloque en las zonas típicas de presión protectores o apósitos acolchados.
  • No realice masajes sobre prominencias óseas.

INCONTINENCIA

  • Evite la humedad de la orina, heces, sudor o supuración. Cuando esto ocurra debe limpiar muy bien la piel, secándola luego con un paño suave a golpecitos, nunca frotando.
  • Use medidas para controlar la incontinencia de esfínteres: pañales, sondas, colectores, etc...

MOVILIZACIÓN

  • A los pacientes encamados es necesario, cada 2-3 horas, moverles alguna zona, haciéndolo siguiendo un orden.
  • En pacientes que permanecen largo tiempo sentados, si es posible, es conveniente enseñarle a se movilice cada 12-30 minutos.
  • Procure mantener la alineación corporal para así distribuir el peso de manera uniforme.
  • Evite el contacto directo de las prominencias óseas entre sí, por ejemplo tobillos, rodillas, etc.
  • Evite el arrastre, si tiene que moverlo pida ayuda a otra persona para no arrastrarlo por la cama.
  • Si es necesario eleve la cabecera de la cama lo mínimo posible y durante el tiempo mínimo preciso.
  • Use dispositivos que disminuyan al máximo la presión: almohadas de latex, colchones anti-escaras (de aire, agua o latex), almohadas, protectores de talones y codos, etc. (son materiales complementarios, no sustituyen nunca a los cambios posturales).

Una de las causas que ayuda a la aparición de las úlceras y a su difícil curación, es la frecuente carencia de proteínas que normalmente existe en la alimentación de las personas mayores, ya que principalmente por falta de apetito o dificultad en la masticación, no suelen comer excesiva carne, huevos o pescado, alimentos ricos en proteínas.

Por eso la mejor medida es prevenir las úlceras por presión.

Los lugares más frecuentes donde se presentan úlceras por presión son las prominencias óseas como codos, talones, caderas, tobillos, hombros, espalda y parte posterior de la cabeza.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica