Dieta y diabetes

Imagen chica adolescente 

Si padece una diabetes insulinodependiente (tipo1) la dieta es esencial para conseguir el balance adecuado entra la insulina inyectada y el alimento que ingiere.

¿Qué es el índice glucémico?

Cuando ingerimos un alimento rico en hidratos de carbono, los niveles de glucosa en sangre se incrementan progresivamente según se digieren y absorben los almidones y azúcares que contienen. La velocidad a la que se digieren depende del tipo de nutrientes que la componen, la cantidad de fibra presenta y la composición del resto de los alimentos presentes en la dieta. 

Este índice es la relación entre el área de la curva de la absorción de la ingesta de 50 gr. de glucosa pura a lo largo del tiempo, con la obtenida al ingerir la misma cantidad de ese alimento.

Llámenos

948 255 400

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar
+34 948 255 400

A los que padecen diabetes no insulinodependiente (tipo 2), seguir un plan alimentario les ayudará a mantener un peso correcto y a conseguir un equilibrio entre la insulina que segrega su cuerpo y la alimentación".

Cuando ingerimos alimentos con un índice glucémico muy elevado lo que ocurre es que al aumentar rápidamente el nivel de glucosa en sangre, se segrega insulina en cantidades elevadas; como las células no pueden quemar la glucosa, el metabolismo de las grasas se activa y la glucosa de la sangre se transforma en grasas, que se almacenarán en el tejido adiposo.

Tras dos o tres horas, la insulina que habíamos segregado consigue utilizar toda la glucosa y entonces pasamos a un estado de hipoglucemia y sentimos la necesidad de comer de nuevo, comenzando todo el proceso. La dieta ideal es una dieta equilibrada que se ajuste a sus necesidades, gustos, nivel de actividad física y estilo de vida. Los horarios, tipos, y cantidad de comida serán planeados y ajustados especialmente para usted.

Es conveniente que trate de aprender un poco acerca de principios de nutrición, y será probable que deba hacer algunos ajustes en sus hábitos alimentarios. Cuanto mejor comprenda su dieta y los principios en que se basa, mayor será la flexibilidad que podrá disfrutar. Recuerde que las necesidades que usted tiene con respecto a su dieta no son como las de todo el mundo. Una vez que comprenda sus necesidades nutritivas, usted mismo será capaz de diseñar sus propios menús y de tomar decisiones importantes con respecto a su dieta.

  1. Controle el nivel de la glucosa en sangre. Se preferirán siempre los alimentos de bajo índice glucémico a los de alto. Se evitarán los azucares simples en la medida de lo posible (sin llegar a una prohibición absoluta, pero prefiriéndose aquellos que no contengan glucosa, como la fructosa) y se recomendará el consumo de cereales integrales y alimentos ricos en fibra en general. Los alimentos ricos en fibra enlentecen el paso de la comida a traves del estomago e intestino, disminuyendo la absorción de los hidratos de carbono.
  2. Mantenga un peso adecuado (mediante el control de las calorías ingeridas). El exceso de grasa corporal hace más difícil a las personas con diabetes tipo II utilizar su propia insulina.
  3. Equilibre la proporción entre el aporte de carbohidratos (65 %), proteínas (15 %) y grasas (30 %). No se debe caer en dietas hiperproteícas, cetogénicas ni en ninguna otra que altere las proporciones entre nutrientes recomendadas para una persona sana (ver dieta equilibrada).
  4. Alcance o mantenga un nivel de lípidos en sangre adecuados. El reparto entre los diferentes tipos de grasas debe ser: 10 % saturadas, 10 % monoinsaturadas y 10 % poliinsaturadas. Se evitarán alimentos ricos en colesterol, ya que los diabéticos, por la estrecha relación que existe entre el metabolismo de los glúcidos y el de los lípidos, son unos de los principales grupos de riesgo de las enfermedades cardiovasculares. Lo ideal sería que un 70% de la grasas consumidas fueran de origen vegetal y el 30% restante de origen animal.
  5. Los alimentos deben ser frescos y poco procesados: Fruta fresca, cereales integrales, verduras frescas, crudas o al vapor, yogures naturales, etc. Evitar las comidas preparadas de los comercios, bollería y helados industriales, conservas, etc.
  6. Elimine de su dieta, o disminuya la cantidad de alimentos ricos en grasa como ser embutidos, panceta, chorizos, salchichas, manteca, margarina, nueces, aderezos de ensaladas y grasa de cerdo.
  7. La alimentación debe aportar una cantidad adecuada de nutrientes esenciales (vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, etc.). La dieta debe ser variada, así se tendrá más posibilidades de conseguir todas las vitaminas y minerales necesarios. Debe prestarse especial atención a los niveles de cromo y zinc, que son críticos para la respuesta insulínica.
  8. Use un plato más pequeño, de manera que sus porciones no sean tan grandes.
  9. El repartir la alimentación diaria en al menos 4 a 5 comidas, ayuda a mantener el equilibrio de los niveles de glucosa en sangre
  10. Es importante realizar las comidas siempre a la misma hora
  11. Controle el aporte de sodio en la dieta. El riñón suele ser un órgano afectado en los diabéticos, debido al trabajo extra que debe realizar para eliminar el exceso de cuerpos cetónicos que se forman cuando falta insulina, por lo que el exceso de sodio puede resultar muy peligroso. La hipertensión arterial también cursa asociada a la diabetes en la mayoría de los casos.
  12. Favorezca el crecimiento normal en los niños. Durante el crecimiento de los niños y durante el embarazo y la lactancia de las madres, es necesario un incremento en el aporte de proteínas, aminoácidos esenciales, calcio, etc.
  13. Mastique despacio
  14. Practique ejercicio físico regularmente. El ejercicio físico ayuda al control del peso y el sudor elimina sodio y toxinas.
  15. No se fie de los alimentos especiales para diabéticos.
  16. Evitar las bebidas alcoholicas con alto contenido en azucar como la cerveza, los vinos y sidras dulces y licores. Las bebidas alcoholicas se consumiran siempre con las comidas y no más de 30 a 40 gramos.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen banner La Clinica son las personas 

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen banner Investigacion en la Clínica 

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen historias de la Clínica