La Clínica Universidad de Navarra inicia un tratamiento que permite superar las alergias al huevo y a la leche

El tratamiento de desensibilización logra que en dos meses (leche) y entre tres y cuatro meses (huevo), los pacientes puedan consumir estos alimentos sin reacciones alérgicas

Equipo del Departamento de Alergología de la Clínica. De izquierda a derecha, los doctores Mª Luisa Sanz, Gabriel Gastaminza, Felicia Berroa, Mª José Goikoetxea, la enfermera Montserrat Soldado, la doctora Carmen D’Amelio, la enfermera Maite Urtasun y el doctor Federico Travani 

19 DE JULIO de 2012


La Clínica Universidad de Navarra es el primer centro sanitario navarro que ofrece un tratamiento para eliminar las reacciones alérgicas a dos alimentos básicos, la leche y el huevo. En apenas dos meses, en el caso del huevo, y entre tres y cuatro, en el de la leche, los pacientes llegarán a poder consumir un vaso de leche (200 ml) al día o un huevo cada dos días gracias a un tratamiento de desensibilización progresivo. "La calidad de vida de estos pacientes mejora sustancialmente", asegura la doctora María José Goikoetxea, especialista del Departamento de Alergología e Inmunología Clínica de la Clínica Universidad de Navarra.

Hay que tener en cuenta que la leche y el huevo no sólo son dos alimentos básicos, sino que, como ingredientes o como trazas, están presentes en gran cantidad de productos cocinados, con lo que la calidad de vida de los pacientes alérgicos se ve claramente afectada. "Por lo general es una alergia que aproximadamente el 80% de los niños supera de forma espontánea a los tres años. Pero queda ese 20% que no lo supera", apunta la doctora Goikoetxea. 

El tratamiento, que ya se practica en otros centros españoles, se viene aplicando en la Clínica Universidad de Navarra desde primeros de este año 2012 y los resultados no pueden ser más positivos. "Si pensamos en un niño o un adolescente, vemos que después del tratamiento pueden comer bizcocho por la mañana, un huevo frito o un yogur por la noche por ejemplo y sobre todo no revisar las etiquetas de todos los productos que consumen, cuando eran pacientes que no podían consumir nada que tuviese leche o huevo", añade la doctora Goikoetxea.

Reeducar al sistema inmune frente a estos alimentos

El tratamiento es sencillo y se basa fundamentalmente en reeducar a las células que reaccionan ante alimentos inocuos como puedan ser, en este caso, la leche o el huevo. Esta reeducación pasa por administrar cantidades muy pequeñas de leche y huevo, al principio ínfimas, que se van aumentando progresivamente -estos incrementos se efectúan siempre en el recinto hospitalario- para que el cuerpo vaya asimilando estas sustancias sin reaccionar contra ellas. Así hasta llegar a la dosis objetivo: un vaso de leche (200 ml.) o un huevo. Este proceso suele tardar unos dos meses en el caso del huevo, y entre tres y cuatro, en el de la leche.

El paciente, una vez llegado a este punto, debe saber que este alimento que antes era una enfermedad se convierte también en su curación, pero para ello, debe consumirlo casi a diario. Según explica la doctora Goikoetxea, "esta sería la fase de mantenimiento, es decir, el paciente debe tomar una vaso de leche al día y tres huevos a la semana porque si eliminamos el estímulo de la leche o el huevo, podríamos perder la tolerancia". Conocido como desensibilización alimentaria, inducción de tolerancia oral, o inmunoterapia con alimentos, este tratamiento plantea manipular y corregir a las defensas del organismo, adormilarlas y así actúen con normalidad ante situaciones inocuas como comer un huevo o beber leche.

Como se puede apreciar, se trata de un tratamiento que no utiliza fármacos, o no al menos de manera directa para conseguir la curación del paciente. Los fármacos sólo se utilizan para tratar de forma sintomática las reacciones adversas que la leche y el huevo pueden producir a lo largo del tratamiento. "De ahí que los incrementos de las dosis deben realizarse bajo estrecha supervisión médica en la misma Clínica", dice la doctora Goikoetxea.