Remodelación mamaria

Corrige las imperfecciones de tu pecho
y consigue la armonía deseada.

 

Aumento de pecho

  • Conocido como mamoplastia de aumento, el aumento mamario consiste en incrementar el volumen de las mamas y su proyección. Existen distintas técnicas terapéuticas, ya que la prótesis se puede colocar debajo o encima del músculo pectoral mayor, según cada caso clínico.
  • Cuando el pecho está poco desarrollado (hipoplasia mamaria), una prótesis da al pecho el volumen deseado sin impedir, posteriormente, la lactancia materna ni la realización de pruebas ginecológicas o radiológicas.

 

  • Cualquier mujer puede someterse a un aumento de pecho, de hecho, la mamoplastia es uno de los procedimientos más habituales y seguros en Cirugía Estética. Es una técnica dirigida a aquellas mujeres que desean mejorar el aspecto de sus mamas, así como para aquellas que, como consecuencia de un embarazo, lactancia o cambios en el peso, etc. han perdido el volumen o la forma de su pecho y desean recuperarlo.
  • La mamoplastia consiste en la implantación de una prótesis mamaria a través de una pequeña incisión que, en la mayoría de los casos, deja una cicatriz casi invisible.
  • Existen dos tipos de implantes: 
  1. Los implantes redondos se emplean en pacientes que tienen algo de mama propia, capaz de cubrir el emplante para no hacerlo tan evidente, y que suelen optar por volúmenes moderados. 
  2. Los implantes anatómicos, en forma de gota, se emplean en aquellas pacientes que tienen muy poco volumen mamario. En estas pacientes, las prótesis redondas pueden resultar muy llamativas ofreciendo un pecho excesivamente redondeado en su parte superior.
  • En determinadas circunstancias se puede utilizar tejido o grasa de la propia paciente para aportar volumen al pecho. En estos casos, el objeto de la intervención no es sólo aumentar el volumen, sino también mejorar la forma, conformación o simetría mamaria conforme a las necesidades individuales de cada paciente.
  • Los resultados del aumento de pecho son muy satisfactorios y, de hecho, esta intervención es una de las más frecuentes en cirugía plástica-estética.

 

  • El proceso de recuperación va a estar supervisado de forma personal por el cirujano responsable de la intervención.
  • Normalmente, la recuperación es sencilla. La paciente podrá caminar y hacer una vida normal sin esfuerzos físicos a las 24 horas de la cirugía.
  • Es necesario llevar un sujetador tipo deportivo sin aros ni costuras que le proporcionaremos en el hospital para proteger las mamas intervenidas durante unas dos semanas desde la intervención. No obstante, la paciente normalmente puede incorporarse a su actividad laboral a partir de la primera semana.

 

 

Reducción de pecho

  • Las mujeres con pechos grandes pueden presentar algunos problemas debidos al exceso de peso, como el dolor de espalda y de cuello, irritaciones de la piel debajo de la mama y problemas respiratorios. La reducción de mamas o mamoplastia de reducción es un procedimiento quirúrgico para disminuir el tamaño de las mamas mediante la extirpación de grasa, tejido mamario y piel, con el objetivo de hacerlas más pequeñas, ligeras y firmes, reduciendo así las molestias asociadas. Asimismo, es posible reducir el tamaño de la areola.
  • El excesivo volumen del pecho en las mujeres puede interferir en muchas actividades e, incluso, causar problemas físicos como dolores de espalda o problemas dermatólogicos y/o respiratoriosEn la mayoría de los casos se espera hasta que el pecho se haya desarrollado completamente, aunque puede realizarse antes si los problemas físicos son muy importantes.
  • Este procedimiento no está recomendado en mujeres que quieran dar el pecho tras el embarazo.

 

  • En la cirugía de reducción mamaria, que se realiza bajo anestesia general, se llevan a cabo pequeñas incisiones a través de las que se retira el exceso de gasa, tejido mamario y piel. Posteriormente, se recoloca la areola y el pezón en su nueva posición. En la mayoría de los casos, la areola se mantiene unida durante la intervención, lo que mantiene una sensación de normalidad. Sin embargo, en casos de grandes reducciones puede ser necesario separarla completamente.
    Tras la cirugía, es preciso llevar un vendaje durante unos días. 
  • A diferencia de los casos de aumento, las cicatrices tras una reducción de pecho son más visibles.  
  • Es necesario el paso de unos meses hasta que los pechos adquieran el aspecto definitivo, aún así, las mamas cambiarán ante los estímulos hormonales, un embarazo o cambios de peso. 

 

  • Tras la cirugía de mamas es normal encontrarse algo cansada unos días, pero podrá hacer vida casi normal a las 24-48 horas. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita por el cirujano, aunque las mamas pueden doler un par de semanas. La primera menstruación tras una reducción puede hacer que las mamas se hinchen y duelan. El vendaje o los apósitos serán retirados en unos días y se sustituyen por un sujetador especial, que deberá llevar de la manera que le indique su cirujano. Es normal tener una sensación de ardor en los pezones durante las dos primeras semanas.
  • Tras la reducción puede ser normal tener una disminución de sensación en los pezones; esta situación es generalmente temporal, excepto en algunas reducciones que puede ser definitiva. Los puntos se retiran entre los 7 y 14 días; el edema no cede completamente hasta las 3 ó 6 semanas.

 

Elevación del pecho

  • La elevación del pecho o mastopexia es un procedimiento quirúrgico para elevar y mejorar la forma de las mamas caídas. Con los años, y tras circunstancias como el embarazo o la lacatancia matera, el pecho tiende a caerse. Además, a medida que la piel pierde su elasticidad la mama pierde su forma y cae, fenómeno conocido como ptosis mamaria. Cuando la mama, además de caer, ha perdido o posee poco volumen, se puede también colocar una prótesis. La mastopexia puede reducir también el tamaño de la areola cuando sea muy grande.
  • La cirugía de elevación está indicada a mujeres sanas que desean recuperar el aspecto anterior de sus pechos. Muchas mujeres desean una mastopexia tras un embarazo o una lactancia que ha dejado vacío y caído el pecho. Aunque no existe riesgo de que la elevación altere futuros embarazos, el resultado de la cirugía de mama puede verse alterado tras un nuevo periodo de gestación.
  • La mastopexia dura entre 1 hora y media y 2 horas y media. Las incisiones comprenden una área de la mama consistente en la parte de piel que se va a quitar y que colocará elpezón y la areola en su nueva posición más elevada. Las suturas se colocan alrededor de la areola, en una línea vertical hacia abajo desde la areola y a lo largo del surco de debajo de la mama. En determinados casos, cuando la mama es pequeña y está poco caída la incisión se coloca sólo alrededor de la areola. Puede ser necesario colocar una prótesis debajo del tejido mamario o del músculo pectoral en mamas con poco volumen. Después de la cirugía se coloca un vendaje y en un par de días un sujetador especial.

 

  • Los efectos de la mastopexia, aunque duraderos, no son permanentes, ya que pueden verse alterados por diversos factores como nuevos embarazos, variaciones de peso y edad. Si se ha colocado una prótesis, el efecto será más duradero.

 

  • Tras la cirugía de mamas es normal encontrarse algo cansada unos días, pero podrá hacer vida casi normal a las 24-48 horas. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita, aunque las mamas pueden doler un par de semanas. El vendaje o los apósitos serán retirados en unos días y son sustituidos por un sujetador especial, que deberá llevar durante un mes tanto de día como por la noche. Es normal tener una sensación de ardor en los pezones durante las dos primeras semanas.
  • Tras la mastopexia puede ser normal tener una disminución de sensación en los pezones; esta situación es generalmente temporal. Los puntos se retiran entre los 7 y 14 días; el edema no cede completamente hasta las 3 ó 6 semanas.
  • Tras la mastopexia podrá volver al trabajo en pocos días, dependiendo de la actividad que realice y deberá evitar levantar objetos por encima de la cabeza durante 2 a 3 semanas. Sus mamas estarán más sensibles de lo normal durante 2 a 3 semanas, por lo que puede ser conveniente evitar un contacto físico excesivo hasta las 3 ó 4 semanas. Al principio las cicatrices estarán rosadas, aspecto que mejorará continuamente desde las 6 semanas. Los controles mamográficos apropiados para cada mujer según su edad pueden seguir realizándose.

 

Contacte con nosotros si necesita más información.

 

Clínica Universidad de Navarra

Calle Marquesado de Santa Marta 1. 28027. Madrid. España
Avenida Pío XII 36. 31008. Pamplona. España

CLÍNICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA (CUN) tratará los datos personales facilitados con la finalidad de gestionar y tramitar la solicitud emitida mediante el presente formulario y para mantener el contacto con Vd. La base para el tratamiento de sus datos es la gestión y tramitación de la relación jurídica entablada al realizar la solicitud de que se trate.

Además, si nos da su consentimiento para ello marcando la casilla correspondiente, CUN tratará sus datos para remitirle información sobre la actividad y novedades de CUN, la Universidad de Navarra y / o del CIMA, así como contenidos publicitarios o promocionales de CUN, de la Universidad de Navarra y / o del CIMA y de terceros colaboradores de CUN (sectores: Hostelería y Comercio). La base para el tratamiento de sus datos, en ese caso, será su consentimiento que Vd. podrá revocar en cualquier momento.

Le informamos que no comunicamos sus datos a terceras entidades y que los conservamos durante los plazos legales que resultan de aplicación, en tanto se mantenga vigente la relación jurídica entablada, siempre que Vd. no ejercite su derecho de supresión.

Puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad, así como, en su caso, oponerse al tratamiento de sus datos con fines promocionales, mediante un escrito, acompañado de copia de su DNI o equivalente que podrá remitir a Avenida Pío XII, 36, 31008 Pamplona o bien a protecciondedatosnav@unav.es. Igualmente, puede presentar una reclamación ante la AEPD, www.aepd.es  y contactar con nuestro Delegado de Protección de Datos en dpocun@unav.es. Consulte información detallada en nuestra Política de Privacidad.