Protonterapia para el cáncer de esófago

Dosis altas de radiación en una zona de alta complejidad para el cáncer de esófago

La protonterapia se considera la mejor opción para el tratamiento del cáncer de esófago con radioterapia externa.

Por su localización anatómica, el tratamiento del cáncer de esófago con radioterapia es altamente complejo. La proximidad con estructuras vitales como los pulmones, la tráquea, el corazón o la médula espinal hace que el tratamiento con radioterapia convencional incremente el riesgo de efectos a corto y largo plazo.

La posibilidad de los protones de tratar el tumor con dosis altas de radiación, con el mínimo efecto sobre los tejidos sanos cercanos especialmente al corazón, hace de la protonterapia el gold standard para el tratamiento de estos tumores.

Indicaciones de la protonterapia en el cáncer de esófago

El tratamiento dirigido contra el tumor con dosis elevadas de radiación mejora el resultado del tratamiento y es una opción incluso para tumores no operables.

Las sesiones de protonterapia tienen una duración total de 20-30 minutos, aunque la duración del haz de protones dura escasamente 1-2 minutos.

El tratamiento suele llevarse a cabo en unas 7 semanas, en función del tipo y extensión del tumor.

  • Adenocarcinoma de esófago.
  • Tumores del conducto gastroesofágico.
  • Carcinoma de esófago de células escamosas.

Principales ventajas de la protonterapia en los tumores esofágicos

La radioterapia más avanzada y precisa, especialmente efectiva en los tumores de esófago de difícil acceso

Menor toxicidad

La tolerancia al tratamiento es mejor con la protonterapia y la mayoría de los pacientes pueden incorporarse a su rutina, incluso durante el tiempo que dura su tratamiento.

Mayor precisión

En casos seleccionados, la protonterapia, por su precisión, es una opción para tumores recurrentes en zonas previamente tratadas con radioterapia convencional.

Mayor control

Permite liberar altas dosis de radiación preservando los tejidos sanos y órganos vitales circundantes (corazón, pulmones y médula espinal).

La tecnología de la Clínica

  • Multi energy system: Cambia la energía de forma muy veloz para el barrido de la siguiente capa de tratamiento.
  • El haz pincelado: Esta es la versión más avanzada de administración de la protonterapia, con una gran capacidad de cercar el tumor en forma de medio círculo, ajustando la dosis y reduciendo la afectación de tejido sano y, por lo tanto, el riesgo de dañar órganos vitales próximos, como vejiga o recto.
  • Tomógrafo de haz cónico: en un gantry de 360º, el TAC integrado permite la comprobación de forma exacta, de la situación del tumor el día del tratamiento.

Por qué en la Clínica Universidad de Navarra

La mayoría de los tumores de esófago requieren de una combinación de terapias consistentes en cirugía -incluida la cirugía robótica-, quimioterapia y radioterapia externa, accesibles en el Cancer Center Universidad de Navarra.

Centro de referencia

La Clínica Universidad de Navarra es un centro de referencia internacional en el diagnóstico y tratamiento del cáncer que ofrece al paciente y a su familia el acceso a un abordaje interdisciplinar del cáncer de esófago.

Un concepto único

Primera instalación en España integrada en un Centro de Cáncer Intrahospitalario, con todo su apoyo asistencial, académico e investigador.

Tecnología avanzada

Como centro de alta complejidad, contamos con la tecnología más avanzada para el diagnóstico más preciso en el menor tiempo posible.