Cómo funciona

La protonterapia permite dirigir de forma más precisa el depósito de la radiación en el tumor.

La radioterapia más precisa contra el cáncer

La terapia de protones se fundamenta en un tipo de radiación diferente a la de la radioterapia convencional

Mientras la radioterapia se basa en un haz de alta energía de rayos X (fotones), la protonterapia utiliza un haz de partículas aceleradas (protones) de alta energía, que permite dirigir de forma más precisa el depósito de la radiación en el tumor.

Esto es así por las características físicas propias de los protones ya que, por su masa, no sufren alteraciones en su trayectoria hacia la lesión, consiguiendo depositar la mayor parte de su energía dentro del tumor, la zona seleccionada para el tratamiento y, gracias a su propiedad de frenado súbito, a diferencia de los fotones, no irradian más allá de ese punto de frenación (pico de Bragg).

Las sesiones de protonterapia tienen una duración estimada de unos 25 minutos, la mayor parte de los cuales se destinan a la colocación, posicionamiento y verificación guiado por imagen de la zona de tratamiento en el paciente. El tiempo de irradiación es, en la mayor parte de los casos, inferior al minuto.
 

Conozca cómo funciona la Terapia con Protones