Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Microcirugía Reparadora

La microcirugía reparadora se realiza con las técnicas más sofisticadas, como los potentes microscopios de última generación y su objetivo es la reparación de los vasos sanguíneos y de los nervios.

La microcirugía reparadora posibilita un gran número de reconstrucciones en cualquier parte del cuerpo, mejorando tanto la capacidad de reconstruir estructuras muy complejas como la estética de la reconstrucción.

Se reconstruyen defectos y secuelas postraumáticos, tumorales, postquemaduras o congénitos localizados en el miembro superior, inferior, tórax y abdomen. Según el defecto, se emplean transposiciones de tejidos locales o de otras zonas del cuerpo.

Tratamientos de vanguardia

Reconstrucción de grandes defectos de cabeza y cuello, mama o miembros. Generalmente, de pacientes oncológicos.

Se basa en la anastomosis (unión) bajo microscopio quirúrgico de vasos sanguíneos entre la zona receptora (defecto) y el tejido transferido (colgajo). 

Ventajas

  • Consigue una mejoría funcional.
  • Restituye la forma del defecto.
  • Menor riesgo de complicaciones post-operatorias, ya que el aporte de tejido altamente vascularizado reduce el riesgo de infección y de dehiscencia (apertura) de la herida quirúrgica.
  • Mayor capacidad para seleccionar el tejido donante más adecuado para restaurar la forma y la función.
  • Posibilita una reinserción sociolaboral más precoz en los pacientes.

Los defectos más tratados mediante reconstrucción con colgajos son los derivados de patologías mamarias, maxilofaciales, parálisis faciales y las secuelas de quemados y de post traumáticos.

Su función consiste en reconstrucción de nervios. Es posible reconstruir nervios periféricos de cualquier parte del cuerpo. 

Tratan afecciones congénitas o adquiridas de los nervios periféricos: rehabilitación del miembro superior e inferior tras lesiones de plexos nerviosos, síndromes de atrapamiento de nervios, etc.

Técnicas:

  • Neurotización. Inervación de un músculo denervado a partir de un nervio sano adyacente.
  • Neurorrafia. Consiste en unir los extremos seccionados del nervio. Si dichos extremos se hallan muy alejados uno de otro, se coloca un injerto.
  • Neurolisis. Es la descompresión efectuada en un nervio que no ha sido cortado por completo, sino que está apretado por una cicatriz fibrosa o ligamentaria, provocada a su vez por un trauma.

Reconstrucción de los defectos ocasionados por la cirugía de la extracción tumoral mediante tejidos autólogos (del propio paciente) utilizando técnicas microquirúrgicas.

En la región de la cabeza y en el cuello son varias las zonas en las que es posible el desarrollo de un tumor: boca, garganta, senos y cavidad nasal, glotis, glándulas salivares y piel de la cara y el cuello.