Cáncer de útero

"Es posible disminuir el riesgo evitando la terapia hormonal sustitutiva sólo con estrógenos, manteniendo un peso saludable, ejercicio físico diario y un control exhaustivo por su ginecólogo en caso de antecedentes familiares, factores de riesgo, toma de tamoxifeno o ante cualquier sangrado genital".

DR. JOSÉ ÁNGEL MÍNGUEZ MILIO
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE GINECOLOGÍA Y OBSTETRICIA

El cáncer de útero es un tipo de tumor que con gran frecuencia está localizado dentro del útero y, por lo tanto, puede tener muchas posibilidades de curación.

Aunque en el útero pueden aparecer diferentes tipos de tumores, el más frecuente es el adenocarcinoma de endometrio (mucosa que recubre al útero por dentro).

La edad de aparición más frecuente es la postmenopausia, siendo poco frecuente en mujeres menores de 40 años. Suele producir síntomas en fases iniciales, lo que facilita su diagnóstico precoz.

 

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas habituales?

El síntoma más frecuente, casi en el 90% de los casos, es el sangrado vaginal, que aparece en fechas que no correponden con la menstruación esencialmente en la postmenopausia.

  • Flujo vaginal anormal, sobre todo de color marronáceo.
  • Dolor o sangrado con la relación sexual.
  • Dolor pélvico.

Los síntomas más habituales son:       

  • Sangrado vaginal.
  • Flujo vaginal marronáceo.
  • Dolor pélvico.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que presente un cáncer de útero

¿Cuáles son las causas?

Se desconoce con exactitud cuáles son las causas del cáncer de utero. El riesgo aumenta si existen niveles elevados de estrógenos de manera crónica y la mujer ya ha pasado la menopausia.

Se consideran factores predisponentes la obesidad, antecedentes de infertilidad o falta de embarazos, tener la menopausia en edades tardías (mayores de 52 años), el síndrome de ovario poliquístico, tumores de ovario productores de estrógenos o bien, uso de hormonas con estrógenos (por ej. terapia sustitutiva hormonal sin haber añadido progesterona).

Algunos cánceres de endometrio pueden tener un componente genético. Si en una familia existen antecedentes de cáncer de útero, es recomendable consultar con un especialista en Genética Clínica para realizar las pruebas necesarias y conocer si existe un componente hereditario.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

  • Menopausia tardía (más de 52 años).
  • Nuliparidad (no haber tenido hijos).
  • La diabetes, hipertensión, consumo de grasas, tratamiento hormonal sustitutivo sólo con estrógenos, la anovulación crónica (ovario poliquístico u otras causas).
  • La toma de tamoxifeno frecuentemente administrado, como parte del tratamiento del cáncer de mama.
  • Condiciones hereditarias: portadoras del gen para el cáncer colorrectal hereditario no ligado a poliposis (Lynch tipo II).
  • Historia personal de cáncer de mama u ovario. Hiperplasia endometrial.
  • Algunos tumores de ovario productores de estrógenos.

      

¿Cómo se diagnostica?

<p>Imagen del equipo PET-TAC</p>

En el diagnóstico del cáncer de útero se realiza, en primer lugar, una historia clínica completa y una exploración ginecológica detallada.

Se solicitará una analítica sanguínea con determinación de marcadores tumorales.

Lo frecuente es que, en primer lugar, realice una ecografía transvaginal para ver las características y el grosor del endometrio.

Si el endometrio está muy engrosado o es sospechoso, es necesario descartar la presencia de un cáncer y, para ello, es necesario realizar una biopsia que algunas veces se hace mediante una histeroscopia.

Cuando se confirma que existe un cáncer de endometrio, hay que realizar pruebas complementarias para conocer la extensión del mismo: escáner (TAC), resonancia magnética (RMN), PET-CT, etc.

De este modo se puede conocer si el tumor ha diseminado o no, lo que se relaciona con el tipo de tratamiento más adecuado en cada caso.

¿Cómo lo tratamos?

El tratamiento habitual del cáncer de útero es quirúrgico. Dependiendo del tamaño, localización y estadio tumoral, el especialista recomendará uno u otro tipo de cirugía siendo necesario, en algunos casos, extirpar totalmente el utero mediante una histerectomía y los anejos (trompas y ovarios). También, dependiendo de algunos factores pronósticos (profundidad de invasión de la pared uterina y grado de diferenciación) hay que extirpar también los ganglios de la pelvis y, en alguna ocasión, también los aórticos.

En algunos casos en los que existan factores pronósticos adversos (ganglios linfáticos con tumor, algunos tipos histológicos, etc.) que aumentan el riesgo de recidiva local y/o a distancia, se recomienda administrar radioterapia y/o quimioterapia tras la cirugía.

En casos avanzados por extensión de la enfermedad por el abdomen, tras una cirugía que se parecea  la del cáncer de ovario se debe administrar quimioterapia. La hormonoterapia se emplea con frecuencia en ese tipo de tumor cuando está diseminado.

El especialista también valorará la administración de radioterapia tras la cirugía para disminuir la incidencia local y regional del tumor.

En las pacientes en edad reproductiva y con deseo de tener hijos cuando el tumor está localizado en la cavidad uterina y no hay sospecha de que infiltre su pared o esté diseminado, se puede realizar tratamiento con hormonoterapia.

Protonterapia contra el cáncer

La terapia con protones es la modalidad de radioterapia externa de mayor precisión, que aporta mejor distribución de la dosis de radiación y, por tanto, menor irradiación de los tejidos sanos.

La Unidad de Protonterapia o de Terapia de Protones de la Clínica Universidad de Navarra en su sede de Madrid es la más avanzada de Europa y la primera en un Centro de Cáncer, con todo su apoyo asistencial, académico e investigador.

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Oncología Médica

La prevención y la detección precoz son las armas más eficaces de que disponemos en la lucha contra el cáncer. Por ello, junto con la Unidad de Genética Clínica, contamos con cinco programas: cáncer de mama, de pulmón, de colon, melanoma y cáncer de próstata. 

Disponemos de un Hospital de Día, con personal altamente cualificado, que ofrece asistencia ambulatoria especializada al paciente oncológico y hematológico.

Organizados en áreas asistenciales

  • Melanoma.
  • Tumores óseos y partes blandas.
  • Tumores cerebrales.
  • Tumores gastrointestinales.
  • Tumores genitourinarios.
  • Tumores ginecológicos.
  • Tumores de mama.
  • Tumores de cabeza y cuello.
  • Tumores de pulmón y tórax.
Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Expertos de referencia internacional en el diagnóstico y tratamiento del cáncer.
  • Líderes en ensayos clínicos oncológicos para ofrecer nuevas alternativas terapéuticas.
  • Tecnología más avanzada del mercado para los tratamientos contra el cáncer.

Los mejores profesionales a su disposición