Cookie Consent by PrivacyPolicies.com

Cáncer de tiroides

"Dado que la presencia de un nódulo tiroideo no significa necesariamente que la persona afectada tenga un cáncer tiroideo, lo más importante para confirmarlo es que el paciente sea examinado por un equipo interdisciplinar".

DR. JUAN CARLOS GALOFRÉ FERRATER
ESPECIALISTA. ÁREA DE PATOLOGÍA TIROIDEA

El cáncer de tiroides es el cáncer endocrinológico más frecuente.

La glándula tiroides es un órgano situado en la región anterior del cuello, con un peso aproximado de 30 gramos. Está formada por dos lóbulos bilaterales, conectados en el centro por un istmo estrecho. Secreta las hormonas tiroxina (T4), triyodotironina (T3) y calcitonina, bajo el control de la hormona hipofisaria TSH.

Esta glándula es esencial para el crecimiento normal del organismo en la infancia y su extirpación reduce enormemente los procesos oxidativos del cuerpo, produciendo un índice metabólico bajo, característico del hipotiroidismo.

El principal síntoma del cáncer de tiroides es un bulto en el cuello. Ante cualquier irregularidad, es importante acudir al especialista, aunque en muchos casos la presencia de este síntoma no implica la existencia de una enfermedad tumoral.

La mayoría de los cánceres de tiroides son curables con cirugía. Además, la Clínica dispone del robot Da Vinci, con el que es posible intervenir sin dejar cicatriz en el cuello.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Nuestros profesionales le harán una valoración médica sin que tenga que moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas habituales?

El principal síntoma de cáncer de tiroides es un bulto en la glándula.

La mayoría de los cánceres de tiroides no producen ningún otro síntoma. Normalmente, este bulto lo descubre casualmente el propio paciente o el médico durante un examen de rutina.

Otros síntomas

  • Dolor en el cuello, la mandíbula o el oído.
  • Si el cáncer es lo suficientemente grande, puede causar dificultad al tragar, cosquilleo en la garganta o dificultad para respirar si está presionando la tráquea.
  • Si el cáncer irrita un nervio que va hacia la laringe, puede producir ronquera.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que presente un cáncer de tiroides

Tipos de cáncer de tiroides

  • Cáncer papilar. Es el más común, entre el 70% al 80% de todos los cánceres de tiroides. Tiene un excelente pronóstico, que no se ve afectado por su tendencia a extenderse a los ganglios linfáticos del cuello. 
  • Cáncer folicular. Entre el 10% al 15% de los cánceres de tiroides. Se presenta en pacientes de mayor edad que en el cáncer papilar. Puede diseminarse hacia los ganblios linfático y los vasos sanguíneos y, desde ahí, extenderse hacia áreas distantes, particularmente los pulmones y los huesos. 
  • Cáncer medular. Entre el 5% al 10% de todos los cánceres de tiroides. Suele presentarse en personas con antecedentes familiares, y se asocia con otros problemas endocrinológicos. Es el único cáncer de tiroides que puede diagnosticarse por pruebas genéticas de las células sanguíneas.
  • Cáncer anaplásico. Su incidencia es muy baja, ya que afecta a menos del 5% de los pacientes con cáncer de tiroides. Es el más avanzado y agresivo. 

¿Cuáles son los factores de riesgo?

  • Sexo y edad: es más frecuente en mujeres entre los 30 y 50 años.
  • Radiación: los pacientes que han recibido radioterapia en la cabeza o en el cuello tienen un riesgo mayor que la población general.
  • Factores genéticos: en el carcinoma medular, existe una forma familiar que aumenta la predisposición a padecerlo.
  • Dieta pobre en yodo: favorece la aparición de cáncer papilar y folicular de tiroides.

¿Cómo se diagnostica?

Imagen de Microscopía electrónica. Clínica Universidad de Navarra

El estudio diagnóstico en la Clínica Universidad de Navarra requiere tan solo 48 horas.

En el Departamento de Endocrinología se realiza la historia clínica y una detallada exploración física. Una de las pruebas diagnósticas que realiza la Clínica es la ecografía tiroidea. Utiliza ultrasonidos y determina el tamaño del tiroides, si existen nódulos, su dimensión y consistencia y si existen otras zonas del cuello afectadas.

El diagnóstico definitivo del cáncer de tiroides se realiza mediante técnicas mínimamente invasivas: ecografía con punción-aspiración con aguja fina (PAAF) para estudio citológico. Tiene gran sensibilidad y especificidad para diagnosticar los subtipos de cáncer de tiroides y posibilita el estadiaje regional. Es útil también para el diagnóstico de patología tiroidea benigna y permite una valoración preoperatoria de las lesiones tiroideas.

¿Cómo lo tratamos?

La cirugía transaxilar con el robot Da Vinci permite intervenir sin producir cicatrices en el cuello.

Las indicaciones principales de esta intervención de cirugía robótica son mujeres jóvenes con un nódulo tiroideo unilateral menor de 4 cm o carcinomas foliculares de tiroides.

Esta técnica ofrece una rápida cicatrización, una incidencia de complicaciones similar al abordaje convencional a través del cuello y un gran beneficio estético.

Para poder realizar este procedimiento es necesario que el equipo de cirujanos posea una amplia experiencia en cirugía de la glándula tiroides.

Carcinoma papilar
Se lleva a cabo una tiroidectomia total y vaciamento de los ganglios del mismo lado. Es probable que haya que quitar también los ganglios del mediastino y los del otro lado. El postoperatorio suele ser de unas 48 horas.

Proliferación folicular
Generalmente, se realiza hemitiroidectomia, retirando la parte del tiroides en la que está alojado el nódulo.

Carcinoma anaplásico
Se procede a tiroidectomía total, valorando después si procede radioterapia y/o quimioterapia.

Carcinoma medular
Se hace un estudio para confirmar o descartar una neoplasia endocrina múltiple, es decir, si el paciente tiene además un feocromocitoma e hiperparatiroidismo.

De existir un feocromocitoma, comporta una exquisita preparación del paciente para la cirugía y suele ser prudente intervenir primero por vía laparoscópica.

En estos pacientes se estudian las mutaciones del protooncogen RET y, en caso de que existan, se estudia en los familiares en línea directa. A los que tengan la mutación se les realizará una tiroidectomía, ya que desarrollarán un cáncer medular de tiroides.

En todos los casos, si se ha extirpado todo el tiroides, el paciente precisa tomar un medicamento, L-Tiroxina, de por vida.

El tratamiento con Yodo 131 se utiliza de forma complementaria a la cirugía para la destrucción de restos tiroideos o como tratamiento de elección en la afectación próxima al área resecada y a distancia (metástasis) del carcinoma.

Este tratamiento se realiza aproximadamente dos meses después de la intervención quirúrgica. 

El yodo se elimina fundamentalmente por la orina. Pasadas 72 horas, se realiza una gammagrafía o rastreo de cuerpo entero que permite determinar la existencia o no de metástasis.

Tras la cirugía es necesario, en la mayoría de los casos, completar el tratamiento con hormonoterapia, quimioterapia y/o radioterapia.

Hormonoterapia: Administración de hormona tiroidea sintética para suplir la función fisiológica del tiroides. Se aplica tras la extirpación quirúrgica del tiroides o la administración con yodo radiactivo.

Quimioterapia: Solo indicada si existe enfermedad metastásica diseminada o han fracasado otros tratamientos.

Radioterapia: En ocasiones, con fines paliativos, para destruir las células tumorales. Se aplica en caso de cirugía incompleta, extensión alrededor deltiroides o afectación de ganglios. Asimismo, se puede administrar en recidivas no operables o que no respondan al radioyodo. Además, la irradiación externa está indicada como tratamiento paliativo para destruir células tumorales implantadas en otras localizaciones.

Cuantificar la tiroglobulina en suero periódicamente marca la eficacia del tratamiento.

La tiroglobulina es un marcador tumoral, ya que es una proteína producida exclusivamente en la glándula tiroidea y sus niveles en suero tiene relación con la existencia de tejido tiroideo.

Si después del tratamiento la tiroglobulina es detectable, existe persistencia de la enfermedad y se deben localizar las metástasis.

Para confirmar la remisión del tumor, la tiroglobulina basal y estimulada deben ser indetectables en ausencia de anticuerpos antitiroglobulina. Hay dos maneras de estimular la tiroglobulina:

  1. Dejando de tomar un mes la medicación -L-tiroxina-.
  2. Administrando al paciente TSH recombinante humana.

Además de la cuantificación en sangre, la determinación de tiroglobulina obtenida mediante punción-aspiración de un ganglio con aguja fina tiene una elevada sensibilidad y especificidad diagnóstica para identificar adenopatías metastásicas.

¿Qué ensayos clínicos tenemos sobre este tema?

Multisede
reclutamiento

XL184-311 Estudio de cabozantinib (XL184) en pacientes con cáncer diferenciado de tiroides resistente a radioyodo que han progresado después de tratamiento dirigido previo con VEGFR

El objetivo principal de este estudio es conocer la eficacia y la seguridad del fármaco del estudio en comparación con el placebo (una sustancia inactiva que tiene el mismo aspecto que el fármaco del estudio, pero que no contiene ningún fármaco activo) y saber en qué medida es efectivo cabozantinib en los pacientes con CDT. Los investigadores utilizan un placebo para saber si el fármaco del estudio es más eficaz o más seguro que no t...

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Área de Patología Tiroidea

El Área de Patología Tiroidea está integrada por un equipo multidisciplinar de especialistas que trabajan de manera conjunta para ofrecer a los pacientes con problemas tiroideos un diagnóstico preciso.

Tras el diagnóstico, se indica al paciente el tratamiento más adecuado a su caso y se realiza un seguimiento continuo para lograr los objetivos deseados.

La Clínica es pionera en la implementación de técnicas médicas en España y a nivel mundial, y es referencia internacional en procedimientos altamente especializados.

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Profesionales de prestigio que son referencia a nivel nacional.
  • Pioneros en España en el tratamiento quirúrgico con la cirugía robótica Da Vinci®.
  • En 24-48 h. realizamos el diagnóstico y podemos comenzar el tratamiento más adecuado para cada paciente.

Los mejores profesionales a su disposición