Cáncer de recto

"El tratamiento multidisciplinar del cáncer colorrectal aporta grandes beneficios al paciente, ya que se le puede ofrecer el mejor y más rápido tratamiento para su caso".

DR. JAVIER RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ
ESPECIALISTA. ÁREA DE TUMORES DIGESTIVOS

El cáncer de recto es un tumor maligno que aparece en las células de la mucosa del recto.

Se suele denominar conjuntamente cáncer colorrectal, aunque el tratamiento es totalmente diferente al que se administra a un paciente con cáncer de colon.

Este tumor maligno puede crecer de manera local (invadiendo las capas de la pared del tubo digestivo y pudiendo alcanzar a los órganos contenidos en el abdomen), por diseminación linfática a los ganglios o por diseminación hematógena (a través de la sangre van preferentemente al hígado, pulmón, hueso y cerebro).

En la Clínica, contamos con el Área de Tumores de Tubo Digestivo, compuesta por un equipo multidisciplinar de expertos en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades del tracto digestivo. Además del abordaje laparoscópico, los especialistas de Cirugía General de la Clínica Universidad de Navarra tienen experiencia en la cirugía robótica para tratar el cáncer de recto.

UNA MEDICINA PERSONALIZADA

Segunda Opinión,
la tranquilidad de saber

Solicite una Segunda Opinión de nuestros profesionales con gran experiencia en el diagnóstico y tratamientos de enfermedades oncológicas
En 72 h, sin moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de recto?

Los síntomas del cáncer de recto son:

  • Cambio en el ritmo intestinal: aparece diarrea o estreñimiento, de modo intermitente, en personas con ritmo intestinal previo normal.
  • Sangre en las heces: uno de los síntomas más frecuentes del cáncer de colon. De color rojizo o negro. Si el sangrado persiste, puede aparecer anemia.
  • Sensación de evacuación intestinal incompleta (tenesmo).
  • Heces más estrechas: suele ser debido a que el tumor está estrechando el intestino y no permite el paso normal de las heces.
  • Dolor abdominal: dolor inespecífico que mejorar tras la expulsión de gases o evacuación de heces.
  • Cansancio extremo o pérdida de peso sin causa aparente: son síntomas generales e inespecíficos que suelen darse en determinadas enfermedades, como los tumores.

Si presenta alguno de ellos, conviene acudir al especialista en Digestivo para realizar el diagnóstico y tratamiento necesario.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que padezca un cáncer de recto

¿Cuáles son las causas?

La formación del cáncer de recto depende de la interacción entre factores genéticos y ambientales.

Factores ambientales
Predominan en la mayoría de los casos de cáncer de colon. Si estos se identificaran, podrían prevenirse muchos cánceres colorrectales. Los factores causales más importantes parecen estar en la dieta.

Factores hereditarios
Para comprobar si existen factores genéticos, se elabora un genograma con los antecedentes familiares de cáncer, no solo de colon, sino también de otros relacionados, como el de estómago, ovario, endometrio, cerebro, riñón o vía biliar. Pueden ser hereditarias la poliposis adenomatosa familiar y el cáncer colorrectal hereditario no poliposo.

En la Clínica disponemos de una Unidad de Prevención y Consulta de Alto Riesgo de Tumores Digestivos que tiene amplia experiencia y la última tecnología para detectar este riesgo genético. 

Factores de riesgo y prevención

Cada persona tiene un riesgo individual de padecer cáncer colorrectal que depende de muchos factores. Algunos están claramente establecidos.

El riesgo es estándar si tiene más de 50 años y no presenta ninguno de los factores de riesgo siguientes:

  • Antecedentes familiares personales de cáncer de colon o de pólipos adenomatosos.
  • Historia familiar (padres, hermanos y/o hijos) con cáncer de colon o pólipos adenomatosos.
  • Antecedentes familiares de múltiples cánceres, especialmente mama, ovario y útero.
  • Diagnosticado de enfermedad inflamatoria intestinal crónica (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn).

¿Cómo se diagnostica el cáncer de recto?

<p>&nbsp;Colonoscopia</p>

El cáncer de recto se puede encontrar de manera fortuita en una revisión del colon o se puede sospechar porque el paciente presenta síntomas.

Las pruebas que se realizarán para llegar a un diagnóstico exacto y conocer la extensión de la enfermedad, lo que marcará el tipo de tratamiento que debe realizarse son:

Rectoscopia: se realiza un examen de la zona del recto y colon mediante un endoscopio. Si se detecta alguna lesión sospechosa, se realizará una biopsia de ésta para analizarla.

Para conocer el grado de extensión se realizan pruebas de imagen como la ecografía abdominal abdominopélvica, escáner de tórax y/o abdomen, resonancia magnética o una tomografía de emisión de positrones (PET).

¿Cómo se trata el cáncer de recto?

En todos los casos en los que es posible, se tiende a una cirugía conservadora.

El tratamiento del cáncer de recto sin metástasis a distancia consiste en extirpar el recto afectado.

Existen tres tipos de cirugía para esta patología:

  • Resección anterior de recto. En tumores de recto alto se puede conservar el tramo final del recto. Si el tumor es más bajo, se extirpará todo el recto y se realizará una sutura del colon al ano (anastomosis coloanal). En la Clínica los especialistas realizan esta intervención mediante cirugía robótica, laparoscópica o transanal laparoscópica (TaTME), según las características del paciente y del tumor.
  • Amputación abdominoperineal. Cuando el tumor está muy cerca del ano o infiltra el esfínter anal, se reseca todo el recto y el canal anal. El colon se exterioriza por la pared abdominal mediante colostomía permanente. En la Clínica los especialistas realizan esta intervención mediante cirugía robótica y laparoscópica, según las características del paciente y del tumor.
  • Cirugía transanal y TEM (microcirugía transanal endoscópica). Si el tumor de recto está en una fase muy precoz, es factible la cirugía local a través del ano para extirpar sólo el tumor con un margen suficiente. Evita cirugías más agresivas: resección de recto o amputación abdominoperineal. Esta cirugía puede realizarse directamente a través del ano o mediante el aparato TEM (microcirugía transanal endoscópica).

Frecuentemente se administra radioterapia y/o quimioterapia antes o después de la cirugía para conseguir la erradicación más completa posible.

Además del abordaje laparoscópico, los especialistas de Cirugía General de la Clínica Universidad de Navarra ofrecen en su cartera de servicios la cirugía robótica para tratar el cáncer de recto.

Se trata de un abordaje que aporta mayor precisión quirúrgica, eliminación del temblor natural de la mano del cirujano y una mejor visualización del campo anatómico que se opera.

Esta técnica está especialmente indicada en pacientes varones, personas con obesidad o cáncer de recto inferior.

Quimioterapia y radioterapia en el cáncer de recto no metastásico antes de la cirugía

Consiste en administrar radioterapia de intensidad modulada (IMRT) y quimioterapia antes de la intervención quirúrgica.

Busca aumentar el control local de la enfermedad y favorecer la cirugía, que intentará preservar la función del esfínter anal. La respuesta del tumor al tratamiento se correlaciona con la supervivencia.

La IMRT permite administrar con precisión la dosis a las áreas que se quieren tratar y se reduce significativamente la irradiación de tejidos sanos; acorta el tiempo de tratamiento y combina agentes de quimioterapia más activos frente al tumor sin incrementar la toxicidad.

En pacientes con tumores de recto distales que requieran amputación del recto (colostomía permanente), se puede realizar un protocolo de quimio-radioterapia que favorezca una máxima respuesta seguida de una cirugía conservadora de esfínter, como la microcirugía transanal endoscópica (TEM).

La protonterapia en los tumores de recto está indicada por la necesidad de preservar tejidos y órganos críticos de la radioterapia, como los riñones, el intestino delgado, el colon, el hígado, la vía biliar, o el estómago.

Por su localización, en ocasiones, el cáncer rectal se encuentra en una zona difícil para la cirugía y/o próximos a estos órganos y ello limita la dosis de radiación que se administraría con otros equipos avanzados de radioterapia con fotones.

La protonterapia permite liberar la radiación ajustada a la zona de lesión tumoral y minimizando el daño en el tejido sano, incluso en aquellos tumores de localización anatómica compleja.

La Unidad de Protonterapia o de Terapia de Protones de la Clínica Universidad de Navarra en su sede de Madrid es la más avanzada de Europa y la primera en un Centro de Cáncer, con todo su apoyo asistencial, académico e investigador.

La Unidad de Protonterapia de la Clínica incorpora un sincrotrón de Hitachi, esta tecnología está presente en 32 centros clínicos y académicos, entre los que se encuentran referentes internacionales en el tratamiento del cáncer, como la Clínica Mayo, MD Anderson, John’s Hopkins, St. Jude’s Children’s Research Hospital o Hokkaido University Hospital.

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO
Especialistas del Área de Tumores de Tubo Digestivo

El Área de Tumores de Tubo Digestivo está compuesta por un equipo multidisciplinar de expertos en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades del tracto digestivo.

Incluye a especialistas en aparato digestivo, radiología, anatomía patológica, cirugía y oncología médica y radioterápica y el soporte de enfermería.

¿Qué enfermedades tratamos?

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Valoración integral del paciente.
  • Tecnología de vanguardia.
  • Profesionales expertos que son referencia a nivel nacional.

Nuestro equipo de profesionales

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.

SOLICITE