Cáncer ginecológico

"Es posible disminuir el riesgo evitando la terapia hormonal sustitutiva sólo con estrógenos, manteniendo un peso saludable, ejercicio físico diario y un control exhaustivo por su ginecólogo en caso de antecedentes familiares, factores de riesgo, toma de tamoxifeno o ante cualquier sangrado genital".

DR. JOSÉ ÁNGEL MÍNGUEZ MILIO
ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE GINECOLOGÍA Y OBSTETRICIA

El cáncer ginecológico es uno de los más frecuentes que puede aparecer en la mujer y puede localizarse en cualquier lugar del aparato ginecológico de la mujer: ovario, útero, cuello uterino, etc.

Algunos tipos de cáncer ginecológico son asintomáticos o producen síntomas que pueden relacionarse con otras patologías, incluso no ginecológicas (digestivas, urinarias...). Por este motivo es importante realizarse chequeos periódicos con un especialista en Ginecología. Cuanto más precoz sea la detección del tumor, mayores probabilidades habrá de curación.

En nuestro departamento se ofrece un tratamiento individualizado, de vanguardia y multidisciplinar.

Nuestro equipo de especialistas trabaja de manera rápida y coordinada para ofrecer el mejor servicio a nuestras pacientes. Está compuesto por ginecólogos especializados en enfermedades oncológicas, oncólogos médicos, oncólogos radioterapeutas y patólogos.

Imagen del icono de la consulta de Segunda Opinión. Clínica Universidad de Navarra

¿Necesita una segunda opinión?

Sin moverse de casa recibirá la valoración médica de nuestros especialistas

¿Cuáles son los síntomas habituales?

  • Cáncer de ovario. No hay sintomatología específica del cáncer de ovario y, habitualmente, se confunde con la que puede producir el aparato digestivo y la vejiga, especialmente si la sintomatología es persistente.
    Entre los síntomas más frecuentes se pueden citar la hinchazón abdominal, sensación de gases, malas digestiones, estreñimiento o diarrea, ganas de orinar frecuentes.
  • Cáncer de útero. Presenta como síntoma cualquier tipo de sangrado genital, flujo vaginal anormal y dolor pélvico.
  • Cáncer de cérvix. La mayoría de las veces es asintomático, sobre todo al inicio. Puede asociarse a sangrado genital postcoital, entre las menstruaciones o en la menopausia. A veces puede haber flujo vaginal sanguinolento o maloliente.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que presente un cáncer ginecológico

Prevención del cáncer ginecológico

El diagnóstico precoz se convierte, en ocasiones, en la mejor prevención

Cáncer de ovario. No hay una buena prevención para este tumor, por lo que se admite como tal el diagnóstico de estadios precoces en los que es más curable la enfermedad. La ecografía transvaginal juega un papel primordial en pacientes de alto riesgo o sintomáticas.

Cáncer de útero. No es posible la prevención en el cáncer de endometrio, pero se puede disminuir su riesgo: evitando la terapia hormonal sustitutiva sólo con estrógenos, manteniendo un peso saludable, realizando ejercicio físico diario, y control ginecológico si tiene antecedentes genéticos o personales de riesgo o toma tamoxifeno o tiene algún sangrado genital después de la menopausia y  acude prontamente al ginecólogo.

Cáncer de cérvix uterino. La prevención debe comenzar dentro de los tres años siguientes al inicio de las relaciones sexuales en cualquier edad o no más tarde de los 21. La citología cervicovaginal (test de Papanicolau) detecta las células anormales cuando no se ha producido el cáncer. El test de VPH determina si hay o no esta infección y sus tipos.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Algunos de los factores de riesgo de los cánceres ginecológicos residen en factores hereditarios o haber padecido un cáncer de mama. También suelen presentarse tras la postmenopausia y en personas que no han tenido hijos.

Otras causas son la obesidad, la terapia hormonal sustitutiva sólo con estrógenos.

En el caso del cáncer de cérvix, el riesgo se deriva de la promiscuidad, la actividad sexual precoz (menos de 18 años), un sistema inmune deficitario, el tabaco y sobre todo, la infección por VPH de alto riesgo.

¿Cómo se diagnostican?

<p>Control del embarazo por ginec&oacute;logos y matronas expertos</p>

Cáncer de ovario

  • Exploración clínica.
  • Ecografía transvaginal o transrectal. Tiene una precisión diagnóstica muy alta.
  • Marcadores tumorales en sangre, especialmente el CA-125.
  • Pruebas de imagen: TAC, ecografía abdominal, resonancia magnética, PET-CT.
  • Exploración quirúrgica: confirmar y tratar la enfermedad localizada en el abdomen.

Cáncer de útero

  • Exploración clínica.
  • Ecografía transvaginal o transrectal para ver las características y el grosor del endometrio.
  • La citología endometrial: toma en consulta de una muestra del interior del útero. Se emplea como método orientativo.
  • La biopsia endometrial en consulta: extracción de una muestra del endometrio. No requiere anestesia.
  • El legrado o raspado uterino: extrae una muestra más abundante del endometrio. Se realiza bajo anestesia.
  • Histeroscopia: procedimiento para ver la cavidad uterina mediante una cámara, habitualmente realizado en consulta. La biopsia endometrial puede hacerse de forma dirigida a la zona sospechosa mientras se realiza la histeroscopia.

Cáncer de cérvix uterino

  • Exploración clínica, que incluye la inspección y palpación del cuello uterino. La colposcopia (lupa de aumento) ayuda ver lesiones que nos son visible a simple vista.
  • Citología.
  • Biopsia de cualquier zona sospechosa, en la consulta y sin necesidad de anestesia. También puede realizarse con bisturí eléctrico en consulta, pero con anestesia local.
  • Conización: biopsia en forma de cono que permite un estudio más completo de la lesión que la biopsia convencional.

¿Cómo lo tratamos?

La patología ginecológica oncológica incluye el cáncer de vulva, vagina, cérvix, útero y ovario. Igualmente, se tratan todas las patologías preinvasivas (displasias de vulva, vagina o cérvix).

La patología mamaria se contempla también dentro del campo de la ginecología oncológica, pero en nuestro centro, las pacientes se tratan por un equipo médico específicamente dedicado a ello (Área de Patología Mamaria).

Lo habitual es que en muy pocos días pueda estar iniciando su tratamiento médico, quirúrgico o de radioterapia.

  • El cáncer de ovario se trata principalemente mediante cirugía y quimioterapia.
  • El cáncer de útero se trata con cirugía, radioterapia, quimioterapia y hormonoterapia.
  • El cáncer de cérvix uterino, cuando todavía no es un cáncer invasor (lesión intraepitelial de alto grado o carcinoma "in situ"). Se puede tratar mediante conización o histerectomía.

Protonterapia contra el cáncer

La terapia con protones es la modalidad de radioterapia externa de mayor precisión, que aporta mejor distribución de la dosis de radiación y, por tanto, menor irradiación de los tejidos sanos.

La Unidad de Protonterapia o de Terapia de Protones de la Clínica Universidad de Navarra en su sede de Madrid es la más avanzada de Europa y la primera en un Centro de Cáncer, con todo su apoyo asistencial, académico e investigador.

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

NUESTRO EQUIPO MÉDICO

Especialistas del Departamento de Ginecología y Obstetricia

Cuidado integral que incluye un amplio rango de opciones de consulta y tratamientos que comprenden desde la revisión preventiva habitual hasta las más avanzadas opciones diagnósticas y de tratamiento de problemas obstétricos y ginecológicos en todas las edades.

El departamento ofrece también el control habitual del embarazo que incluye una diversidad de procedimientos diagnósticos y de cribado para identificar problemas potenciales del feto así como de su adecuado crecimiento y desarrollo.

Enfermedades que tratamos

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Equipo altamente especializado de médicos, enfermeras y matronas.
  • Unidad de Reproducción y Fertilidad.
  • Seguimiento del embarazo con un parto personalizado.
  • Todo el confort, con la garantía y seguridad de un hospital con el equipamiento más avanzado.