Cáncer de esófago

"En la mayoría de los casos, el cáncer de esófago se diagnostica en estadios avanzados. Es por eso que es importante consultar con un médico ante cualquier molestia de estómago para intentar diagnosticarlo precozmente y prevenirlo".

DR. JORGE BAIXAULI FONS
ESPECIALISTA. ÁREA DE TUMORES DIGESTIVOS

El cáncer de esófago se produce por el crecimiento descontrolado de las células de la capa más interna originando una masa o úlcera que crece profundizando en las distintas capas del esófago.

Existen dos tipos de tumores: 

  • Carcinoma epidermoide o escamoso: generalmente se localiza en la parte media y alta del esófago.
  • Adenocarcinoma: aparece predominantemente en la parte inferior del esófago y el factor predisponente más importante es el "Esófago de Barrett".

La Clínica Universidad de Navarra dispone del Área de Tumores Digestivos, formada por especialistas de Digestivo, Digestivo-Endoscopias, Cirugía General, Radiología, Oncología médica y Oncología Radioterápica, Medicina Nuclear y Anatomía Patológica, lo que posibilita una selección del tratamiento de manera individualizada según cada caso.

UNA MEDICINA PERSONALIZADA

Segunda Opinión,
la tranquilidad de saber

Solicite una Segunda Opinión de nuestros profesionales con gran experiencia en el diagnóstico y tratamientos de enfermedades oncológicas
En 7días, sin moverse de casa.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de esófago?

Desafortunadamente, el cáncer de esófago no causa síntomas hasta una fase más avanzada. En esta situación, el síntoma fundamental es la dificultad para la deglución o sensación de detención de alimento al tragar, también conocido como disfagia. Esta dificultad está provocada por la obstrucción del esófago por el tumor. Generalmente, comienza para alimentos sólidos y paulatinamente va ampliándose teniendo mayor dificultad para líquidos. Si la evolución de la masa continua puede llegar hasta la obstrucción completa del esófago con imposibilidad total para la deglución. 

Otros síntomas habituales son: regurgitación, alteraciones de la voz, dolor en el pecho, pérdida de peso de causa injustificada, vómitos.

Los síntomas más habituales son:

  • Dificultad para la deglución.
  • Disfagia.
  • Regurgitación.
  • Alteraciones de la voz.
  • Pérdida de peso.

¿Tiene alguno de estos síntomas?

Puede que padezca cáncer de esófago

¿Cuáles son las causas del cáncer de esófago?

Hay que destacar de forma independiente el consumo elevado de alcohol y tabaco, apreciándose una manera multiplicativa cuando se unen los dos factores.

Existen lesiones esofágicas que se consideran precancerosas como pueden ser la esofagitis caústica, el esófago de Barrett, la acalasia o el síndrome de Plummer-Vinson (disfagia sideropénica).

El esófago de Barret es el factor predisponente más importe y se relaciona con historia clínica de reflujo gastroesofágico y hernia hiatal de larga evolución.

El consumo de una dieta pobre en verdura fresca y frutas, la ingesta de bebidas y alimentos excesivamente calientes y el consumo elevado de alimentos que contengan nitrosaminas (cerveza, pescado y sus derivados, en carnes y queso como conservante...) son también factores de riesgo.

¿Cuál es el pronóstico del cáncer de esófago?

El pronóstico de los tumores de esófago depende de muchos factores, entre los que se encuentran el estadio al diagnóstico y las características histológicas de la enfermedad, hay otros factores que también se deben considerar como son la localización, extensión y grado de diferenciación del tumor primario, datos histopatológicos como son la invasión vasculolinfática, la presencia de tumor residual viable tras un tratamiento preoperatorio, el margen en la pieza de resección quirúrgica, la extensión de células tumorales más allá de la cápsula del ganglio linfático, y la expresión o amplificación de receptores en el tumor primario (HER2 en adenocarcinoma).

Además, influye el estado general y nutricional del paciente, así como la cirugía y el carácter multidisciplinar del tratamiento. No obstante, a pesar de que hay que tener en cuenta todos los factores mencionados previamente, ha de considerarse que tiene un pronóstico ominoso con una tasa de supervivencia a cinco años en tumores localizados inferior al 50 %

¿Cómo se diagnostica el cáncer de esófago?

Para llegar al diagnóstico de cáncer de esófago, previo a realizar cualquier prueba invasiva, se debe llevar a cabo una exhaustiva historia clínica y una adecuada exploración física.

Si se tiene sospecha de la presencia de un tumor de esófago, el método principal de diagnóstico es la esofagogastroscopia. Esta exploración permite la obtención de imágenes directas de la causa de obstrucción, la localización exacta y obtener muestras para confirmar el diagnóstico mediante una biopsia.

Una vez confirmado el diagnóstico, hay que estudiar la extensión de la enfermedad con el fin de valorar el tratamiento más oportuno. Algunas de las pruebas más habituales utilizadas para completar el estudio son el: 

  • TAC torácico-abdomino-pélvico
  • PET Estadiaje
  • Broncoscopia

La Clínica Universidad de Navarra dispone del Área de Tumores Esófago-Gástricos, formada por especialistas de Digestivo, Digestivo-Endoscopias, Cirugía General, Radiología, Oncología médica y Oncología Radioterápica, Medicina Nuclear y Anatomía Patológica, lo que posibilita una selección del tratamiento de manera individualizada según cada caso. 

¿Cómo se trata el cáncer de esófago?

El tratamiento vendrá condicionado por el estadio, el tipo tumoral, el estado funcional del paciente, así como los posibles efectos secundarios a la hora de decidir cuál es el mejor plan terapéutico.

Si el cáncer de esófago está localizado, es posible un abordaje quirúrgico y alcanzar la curabilidad del paciente en un alto porcentaje de los casos. El tratamiento quirúrgico persigue la extirpación completa del tumor y el restablecimiento del tránsito digestivo. Esta intervención se denomina esofagectomía. Dependiendo de la localización del tumor, la cirugía puede necesitar de un abordaje a través del abdomen, tórax y cuello.

En la actualidad, se están empleando técnicas de cirugía laparoscópica y toracoscópica con el fin de disminuir la morbi-mortalidad del tratamiento quirúrgico. 

En aquellos pacientes con enfermedad localmente avanzada, con el fin de disminuir el tamaño tumoral y favorecer una adecuada resección tumoral, se administra un tratamiento preoperatorio. Este tratamiento consiste en la combinación de quimioterapia más/menos radioterapia. 

Es importante tener en cuenta qué debido a la complejidad de esta intervención, es imprescindible llevarla a cabo en centros especializados. La Clínica Universidad de Navarra dispone de un equipo médico-quirúrgico altamente cualificado para la realización de dicha intervención. Además, realizamos un seguimiento por parte del servicio de enfermería que ayuda a un mejor control sintomático y favorecer la recuperación de nuestros pacientes.

En ocasiones se emplean la cirugía u técnicas locales para aliviar o prevenir los síntomas relacionados con la enfermedad.

Algunos de estos procedimientos son:

  • Gastrostomías o yeyunostomías percutáneas: es la colocación mediante endoscopia de una sonda o tubo en el estómago (gastrostomías) o en yeyuno (yeyunostomías) a través de la pared abdominal.
  • Dilatación esofágica con balón: con este procedimiento se intenta mediante la inserción de un pequeño dispositivo empujar a través del área estrecha para estirarla.
  • Colocación de una prótesis esofágica (stent).
  • Electrocoagulación (electrofulguración): con este procedimiento se pasa una sonda hacia el esófago a través de un endoscopio para quemar el tumor con corriente eléctrica. 
  • Ablación con láser: consiste en dirigir un rayo láser a través del endoscopio para destruir el tejido canceroso. 
  • Terapia fotodinámica: esta técnica consiste en la administración intravenosa de un medicamento activado por luz (photofrin). En los días siguientes, el medicamento se acumulará en las células cancerosas, momento que se debe dirigir un tipo especial de luz láser mediante endoscopia.

La quimioterapia es el tratamiento médico que consiste en la aplicación de sustancias químicas al organismo. Principalmente se administra por vía intravenosa u oral, aunque existen otras formas de administración menos habituales.

En ocasiones, es necesario la colocación de un dispositivo denominado port-a-cath. El tratamiento se prescribe con un esquema determinado dependiendo del régimen escogido. Previo a la administración de la medicación se debe realizar una valoración del paciente y una determinación analítica. Cada administración se denomina ciclo, existe la posibilidad de que cada ciclo se divida en varias sesiones.

Dependiendo del momento de la administración del tratamiento se denomina:

  • Tratamiento neoadyuvante: es la administración de quimioterapia previo a una posible cirugía. El objetivo es reducir el tamaño tumoral y con ello facilitar el acto quirúrgico.
  • Tratamiento adyuvante: es la administración de quimioterapia tras la resección quirúrgica. El objetivo es eliminar posible enfermedad microscópica para evitar la recidiva de la enfermedad.
  • Tratamiento paliativo: es la administración del tratamiento de manera paliativa. La intención es reducir la carga de la enfermedad y que de ello derive en un beneficio clínico. 

El Departamento de Oncología Médica de la Clínica Universidad de Navarra dispone de una Enfermera de área especializada y en contacto permanente con los pacientes para minimizar los efectos secundarios derivados de la medicación. Además, realiza un seguimiento telefónico durante el tratamiento para detectar posibles toxicidades y paliarlas de una manera precoz y eficaz.

Las terapias biológicas son aquellas sustancias que se elaboran por organismos vivos. Esta sustancia es elaborada o bien de forma natural en el organismo o bien en el laboratorio. Desde un punto de vista oncológico, existen diferentes terapias biológicas y cada una de ellas posee la función de estimular o inhibir el sistema inmunitario.

Otro tipo de terapias biológicas atacan a células cancerosas de manera específica por poseer una característica concreta, son los anticuerpos monoclonales.

La inmunoterapia es otro tipo de terapia biológica. Este tipo de sustancias se usan con el fin de estimular o inhibir al sistema inmunitario y de esta manera ayudar al organismo a combatir con el cáncer.

La radioterapia constituye una pieza fundamental en el manejo del cáncer de esófago, bien sea antes de una cirugía definitiva, o como tratamiento exclusivo combinado con quimioterapia. La localización del esófago, rodeado de estructuras tan importantes como el corazón, los pulmones o la médula espinal, hace que sea muy importante tratar con la máxima precisión. Combinaciones de irradiación externa con braquiterapia, o, en el mejor de los escenarios, tratamientos con protonterapia, consiguen los mejores resultados tanto de curación como de tolerancia.

La Clínica Universidad de Navarra dispone de una Unidad de Protonterapia o Terapia de Protones. Esta terapia, por su menor toxicidad, está especialmente indicada para el tratamiento de tumores de difícil acceso o cercanos a órganos de riesgo.

En cáncer de esófago, la radioterapia se usa tanto de forma combinada con quimioterapia en pacientes con enfermedad localmente avanzada de manera preoperatoria o bien de forma adyuvante tras cirugías con factores de riesgo.

En pacientes con enfermedad avanzada puede ser una terapia eficaz para paliar dolores (radioterapia antiálgica), sangrados (radioterapia hemostásica) o de control local.

Además de todo lo comentado, no debemos olvidar el aspecto emocional de los pacientes con cáncer.

En la Clínica Universidad de Navarra disponemos de la posibilidad de realizar una evaluación conjunta con el Servicio de Medicina Paliativa para poder conseguir un adecuado manejo sintomático así como la posibilidad de expresar y orientar acerca los posibles efectos emocionales que esta enfermedad ocasiona en el paciente y su familia.

La combinación de una adecuado control sintomático así como emocional ha mostrado una mejor tolerancia a la medicación y un mejor afrontamiento a los acontecimientos adversos que suceden durante la evolución de este proceso.

Protonterapia contra el cáncer

La terapia con protones es la modalidad de radioterapia externa de mayor precisión, que aporta mejor distribución de la dosis de radiación y, por tanto, menor irradiación de los tejidos sanos.

La Unidad de Protonterapia o de Terapia de Protones de la Clínica Universidad de Navarra en su sede de Madrid es la más avanzada de Europa y la primera en un Centro de Cáncer, con todo su apoyo asistencial, académico e investigador.

¿Dónde lo tratamos?

EN NAVARRA Y MADRID

El Área de Tumores de Tubo Digestivo
de la Clínica Universidad de Navarra

El Área de Tumores de Tubo Digestivo está compuesta por un equipo multidisciplinar de expertos en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades del tracto digestivo.

Incluye a especialistas en aparato digestivo, radiología, anatomía patológica, cirugía y oncología médica y radioterápica y el soporte de enfermería.

¿Qué enfermedades tratamos?

Imagen de la fachada de consultas de la sede en Pamplona de la Clínica Universidad de Navarra

¿Por qué en la Clínica?

  • Valoración integral del paciente.
  • Tecnología de vanguardia.
  • Profesionales expertos que son referencia a nivel nacional.

Nuestro equipo de profesionales

Más preparados que nunca para seguir cuidándole

Actualizamos semanalmente los protocolos de seguridad con la última evidencia científica
y el conocimiento de los mejores centros internacionales con los que colaboramos.

SOLICITE