DICCIONARIO médico

  • Ebola

    Ver filovirus.

  • eburneización

    adj. Que adopta el aspecto del marfil. Se dice de los procesos que aumentan la densidad del hueso de forma uniforme.

  • eccema

    m. Afección inflamatoria cutánea en la que se suceden las siguientes lesiones: eritema, inflamación, vesiculación, exudación, costras y liquenificación. Se acompaña a veces de fenómenos generales, como fiebre y prurito, además de los síntomas de la inflamación.

  • eccema agudo

    El que tiene forma aguda, y generalmente está provocado por agentes externos.

  • eccema atópico

    Eccema crónico, de localización preferente en las flexuras, en el cuello y en la cara.

  • eccema liquenoide

    Eccema cuya característica más llamativa es el engrosamiento de la piel afectada.

  • eccema seborreico seco

    Eccema de causa desconocida, localizado selectivamente en surcos nasogenianos y en el tórax.

  • eccematización

    f. Fenómeno secundario que aparece como complicación de otras dermatosis por rascado, traumatismo, etc.

  • eccematogénico

    adj. Que produce lesiones eccematosas.

  • eccematoide

    adj. Se dice de la reacción cutánea, clínicamente situada entre el eccema y la psoriasis, de etiología imprecisa.

  • ECG

    Abreviatura de electrocardiograma (v.).

    > Saber más sobre el electrocardiograma

  • eclampsia

    f. Aparición de convulsiones tónico-clónicas, habitualmente en la gestación del tercer trimestre del embarazo. En general, existe un cuadro de hipertensión, edemas con aumento de peso y proteinuria.

    Es más frecuente en mujeres primíparas que en multíparas y aparece como fase final de las gestosis graves. Suelen producirse lesiones que afectan al cerebro y los riñones, así como al hígado, y la placenta aparece habitualmente con zonas de infarto placentario.

    Las lesiones que acompañan a la gestosis del tercer trimestre y a su grave complicación, la eclampsia, afectan al bienestar fetal y es habitual la aparición de sufrimiento fetal. El tratamiento en la fase aguda va dirigido al control de las crisis convulsivas y a la terminación del embarazo, dados los graves riesgos de muerte fetal. La mejor prevención es el control adecuado durante el embarazo de la tensión arterial, del peso y de la función renal.

    > Saber más sobre la preeclampsia