Atrás servicio de Rehabilitación

TRATAMIENTOS

Además del personal médico, el Servicio de Rehabilitación de la Clínica cuenta con un equipo de fisioterapeutas especializados en diversas técnicas y/o medidas terapéuticas adaptadas a la situación patológica de cada paciente.

Entre la amplia gama de tratamientos que administramos, destacan la hidroterapia, que utiliza el agua con efecto analgésico y antiinflamatorio, antiespasmódico y relajante muscular.

También utilizamos la electro termoterapia, basada en técnicas que se apoyan en la fuente eléctrica.

El movimiento es otra de las herramientas terapéuticas a través de la cinesiterapia, a la que se suman las terapias manuales.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra

Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

Consiste en la utilización del agua como agente terapéutico en cualquier forma, estado o temperatura.

La hidroterapia tiene los siguientes efectos:

  • Analgésicos y antinflamatorios derivados del calentamiento superficial -Vasodilatadores y de aumento del flujo sanguíneo cutáneo.
  • Antiespasmódico y relajante muscular.

Técnicas de hidroterapia:

  • Lavados/Paños húmedos.
  • Compresas/envolturas.
  • Baños (Calientes-fríos).
  • Piscinas terapéuticas.
  • Baños de remolino.
  • Baños de contraste.
  • Baños de vapor.
  • Duchas y chorros.
  • Masaje subacuático.
  • Masaje con hielo.
  • Sauna.

Indicaciones

  • Enfermedad articular degenerativa. Como analgésico y antinflamatorio, y para reducir contracturas musculares y rigidez articulares.
  • Lumbalgias, lumbociáticas.
  • Artropatías inflamatorias. En presencia de sinovitis inflamatoria subaguda, la hidroterapia tiene la ventaja de aportar calor superficial para disminuir el dolor y la rigidez articular. Realización de ejercicios con un mínimo estrés sobre las articulaciones, gracias a la flotación.
  • Distrofias simpáticas reflejas.
  • Epicondilitis, bursitis, tenosinovitis y tenopatias en general, en fase subaguda.
  • Tras traumatismo o cirugías. Como termoterapia en la fase subaguda, para resolución del edema, junto con movilización articular. En la fase aguda, como método crioterápico, analgésico y antiedematoso.
  • Limpieza de heridas, utilizando agitación del agua o chorros a presión.
  • Infecciones superficiales en la piel.

Técnicas terapéuticas en la que la fuente eléctrica constituye la parte principal del agente físico.

Electroterapia

La electroterapia consiste en el uso de aparatos eléctricos para facilitar la reparación tisular y reducir el dolor.

  • Ultrasonidos. Reduce la inflamación y el dolor y ayuda a cicatrizar ciertos tejidos, como los ligamentos en caso de esguinces.
  • Magnetoterapia. El campo magnético aplicado a ciertas lesiones como fracturas óseas, artrosis, osteoporosis, etc. ayuda a la fijación del calcio en la masa ósea y a la recuperación de la misma.
  • Laserterapia. Reduce puntos de inflamación o dolor y ayuda en los procesos de cicatrización de heridas.
  • Corrientes moduladas. Tienen dos fines: la analgesia o la potenciación muscular.

Electrotermoterapia

El calor es utilizado como una técnica coadyuvante a otras modalidades de tratamiento. Para aplicar este calor se pueden utilizar distintos medios como el infrarrojo, microondas o la onda corta. La técnica más adecuada se decidirá según la profundidad de tratamiento que queramos alcanzar o las características de cada paciente.

  • Estimulación eléctrica transcutánea (TENS) Es una modalidad terapéutica para el control del dolor agudo y/o crónico. Consiste en estimular fibras nerviosas de la piel mediante la aplicación de una corriente eléctrica muy suave.

Indicaciones

  • Dolores agudos y crónicos localizados, tanto de origen somático como neuropático: Dolor asociado a alteraciones de nervio periférico.
  • Neuropatías post-traumáticas.
  • Distrofia simpática refleja (DSR).
  • Muñón doloroso.
  • Dolor muscular y miofascial.
  • Dolor articular.
  • Dolor agudo.
  • Dolor postoperatorio.
  • Dolor postraumático.

Conjunto de procedimientos para el tratamiento de las enfermedades mediante el movimiento. Es la base del tratamiento físico-rehabilitador.

Indicaciones

  • Reducir el dolor.
  • Mantener o aumentar el rango de movimiento articular y muscular.
  • Mantener o mejorar la fuerza muscular, la coordinación y el control neuromuscular.
  • Mejorar el equilibrio y la postura.
  • Aprendizaje y reaprendizaje motor.

El ejercicio para la salud también se utiliza en la prevención primaria y secundaria y, cada vez más, forma parte de los tratamientos complementarios en muchas enfermedades crónicas estabilizadas.

Tipos de movimientos

  • Movimientos pasivos. Cuando el paciente ha sufrido una lesión grave o aguda que contraindica el movimiento activo o cuando hay una parálisis del movimiento.
  • Movimientos activos asistidos. Cuando hay una reducción de fuerza muscular, una parcial denervación muscular, dolor, fuerte espasticidad o un déficit de coordinación neuromuscular.
  • Movimientos activos y activos resistidos para mejorar el control neuromuscular, la fuerza, las funciones motoras, y la condición física de los pacientes.

Rehabilitación neurológica

Debido a la complejidad de la sintomatología, suele usar un conjunto de técnicas y métodos (Bobath, Kabat, Brunnstrom, Perfetti, etc.) que permiten adaptar el ejercicio al potencial específico del paciente.

Actividad física adaptada

Se desarrolla para dar respuesta a personas que, por su edad, condición o capacidades funcionales, necesitan programas de actividad física específicos acordes con sus habilidades. Está indicada en algunos colectivos como mayores, personas con discapacidad física o psíquica, adultos con patologías crónicas del aparato locomotor estabilizados o personas con una reducida capacidad funcional.

La terapia manual es cualquier terapia efectuada con las manos. El fisioterapeuta usa las manos con varios propósitos:

  • Durante el análisis de los movimientos.
  • Para estimular la sensibilidad cutánea y propioceptiva en rehabilitación neuromuscular.
  • Para el masaje.
  • Para las manipulaciones y movilizaciones articulares.
  • Para posicionamientos articulares y estiramientos pasivos.

Técnicas

  • Liberación miofascial Usa presiones, estiramientos, masajes y contracciones musculares en puntos específicos de músculos y fascias, primariamente afectadas, para aliviar el dolor.
  • Masaje de tejidos blandos (músculos, ligamentos, tendones) Usa fuerzas de rozamiento, presión, y estiramiento. Ayuda a mejorar la circulación local, facilita el drenaje de exceso de líquidos, mejora el movimiento, reduce el dolor y favorece la relajación. Puede ayudar en muchas afecciones como dolor lumbar, cervical, migraña y estrés.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra