Atrás departamento de Oncología Médica

Nuestros tratamientos

La quimioterapia es un tratamiento en el que se administran uno ó más fármacos antitumorales combinados para destruir las células tumorales y reducir la enfermedad, empleando gran variedad de fármacos.

Algunos tumores, fundamentalmente, el cáncer de mama y el cáncer de próstata presentan receptores en sus células tumorales que les hacen “sensibles” a determinadas hormonas, estimulando su crecimiento.

El sistema inmune es fundamental en el desarrollo y el control de los tumores. La inmunoterapia repara o incrementa la respuesta del sistema inmune del paciente.

Las terapias biológicas son tratamientos dirigidos en donde se utilizan fármacos especialmente diseñados para bloquear de forma específica aspectos concretos de la biología del tumor.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra

Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

El objetivo de la quimioterapia es destruir las células tumorales y reducir la enfermedad

La quimioterapia es un tratamiento sistémico en el que se administran uno ó más fármacos antitumorales combinados.

Su objetivo es destruir las células tumorales con el fin de lograr reducir la enfermedad, empleando una gran variedad de fármacos. Aun cuando puede utilizarse un solo medicamento, por lo general estos medicamentos son más eficaces cuando se utilizan en ciertas combinaciones.

Las células cancerosas crecen y se dividen rápidamente. La quimioterapia para o retrasa el crecimiento de las células cancerosas.

Se puede administrar de modo adyuvante, neoadyuvante (antes de la cirugía del tumor) y en enfermedad diseminada para controlar las metástasis a distancia.

La selección del esquema más adecuado de quimioterapia depende del tamaño del tumor, la afectación ganglionar, la existencia de metástasis a distancia, los tratamientos previos, el subtipo tumoral de cáncer, la edad, la comorbilidad,  el estado funcional de la paciente y la potencial toxicidad.

Algunos tumores son sensibles a ciertas hormonas estimulando su crecimiento

Algunos tumores, fundamentalmente, el cáncer de mama y el cáncer de próstata presentan receptores en sus células tumorales que les hacen “sensibles” a determinadas hormonas, (los estrógenos en el caso del cáncer de mama y la testosterona, en el caso del cáncer de próstata), estimulando su crecimiento.

El tratamiento con hormonoterapia se divide en dos tipos:

  • Tratamiento que inhibe la producción de hormonas. Su objetivo se basa en inhibir la producción de estas hormonas bien sea con radioterapia sobre los ovarios o testículos, o bien mediante fármacos.
  • Tratamiento que bloquea la acción de los receptores. El objetivo de este tratamiento, en cambio, es conseguir bloquear los receptores hormonales presentes en las células tumorales de modo que las hormonas no consigan activarlos.

La inmunoterapia repara o incrementa la respuesta del sistema inmune del paciente

El sistema inmune es fundamental en el desarrollo y el control de los tumores. La inmunoterapia tiene como objetivo reparar o incrementar la respuesta del sistema inmune del paciente.

Las vacunas son un tipo de inmunoterapia activa en la que se elabora una respuesta frente a los antígenos tumorales. El volumen de enfermedad limitado y la sinergia entre quimioterapia e inmunoterapia hacen que esta sea una buena opción añadida al tratamiento de los pacientes con determinados tipos de tumores, con enfermedad localizada y que necesiten recibir quimioterapia.

Las vacunas se elaboran en el laboratorio GMP de Terapia Celular de la Clínica con las células extraídas del propio paciente.

La terapia biológica usa fármacos para bloquear aspectos concretos de la biología del tumor

Las terapias biológicas son tratamientos dirigidos en los que, a diferencia de la quimioterapia, se utilizan fármacos especialmente diseñados para bloquear de forma específica aspectos concretos de la biología del tumor que se ha de tratar.

De esta manera, las terapias biológicas tienen una mayor selectividad por las células tumorales, producen menos efectos secundarios que, por ejemplo, la quimioterapia, y esto permite poder administrar mayores dosis de fármaco.

En la actualidad disponemos de diferentes fármacos que actúan sobre vías de señalización hiperactivadas en las células tumorales, bien en la porción extracelular o a nivel intracelular.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra