Atrás área de
TUMORES MUSCULOESQUELÉTICOS

ENFERMEDADES QUE TRATAMOS

El diagnóstico debe basarse en la historia clínica, las imágenes (radiografía simple, TAC, resonancia magnética, gammagrafía ósea...) y la biopsia.

Dada la escasa incidencia de estos tumores, es muy importante que el equipo de radiólogos y patólogos que colaboraran con el clínico en el diagnóstico sea también muy experto.

El tratamiento de estos tumores debe basarse en tres pilares: la cirugía, la quimioterapia y en ocasiones la radioterapia.

Es absolutamente imprescindible que el proceso diagnóstico y el inicio del tratamiento sean lo más rápido posible. Las demoras pueden comprometer la supervivencia del paciente.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra

Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

Debe sospecharse ante aparición de un dolor continuo, también nocturno, junto con la aparición de un bulto, que van en aumento, especialmente en un niño o un adolescente.

Las pruebas de imagen (radiografías, TAC, Resonancia, Gammagrafía o PET) deben realizarse con prontitud, y permiten valorar si se ha extendido a otros órganos. Los sarcomas metastatizan por vía hemática, y por lo tanto, el primer sitio a donde podrían ir es al pulmón.

Hay evidencia científica de que un retraso en el inicio del tratamiento disminuye significativamente las posibilidades de curación.

La biopsia es la prueba que confirma la sospecha diagnóstica clinico-radiológica. Debe realizarla el equipo que vaya a tratar al paciente (una biopsia mal hecha puede comprometer la conservación de la extremidad o incluso la vida del paciente). Debe ser valorada por patólogos expertos, precisamente por lo infrecuente de esta enfermedad.

El tratamiento consiste en la combinación de fármacos citostáticos (quimioterapia) y la cirugía de resección del hueso afecto por el tumor y su reconstrucción lo más funcional posible.

Precisamente porque desde el inicio apostamos por la cirugía conservadora de la extremidad, la experiencia en este campo es enorme. De hecho, hay técnicas quirúrgicas desarrolladas aquí en los años 80, para poder conservar la extremidad y la función de estos niños, que hoy en día se empiezan a utilizar en otras partes del mundo (Holanda, Inglaterra, Suiza, Italia, Escandinavia, Japón, Brasil etc) y prestigiosos cirujanos de otros países viene a formarse en la Clínica.

La sintomatología es la misma que en el ostesarcoma pero con frecuencia asienta en el esqueleto axial (pelvis, columna, escápula, clavícula, costilla).

Las pruebas diagnósticas de imagen deben realizarse lo más rápidamente posible, en nuestro centro es posible realizarlas en menos de 24 horas, habitualmente, porque el retraso equivale a disminuir las posibilidades de supervivencia.

El tratamiento, al igual que en el osteosarcoma, consiste en la combinación adecuada de citostáticos (también aquí la experiencia del equipo médico es fundamental) junto con la cirugía adecuada. Cuando se tratan en centros con experiencia, lo habitual es que el tatamiento preoperatoria sea muy eficaz y facilite enormemente la cirugía de conservación de la extremidad.

En el sarcoma de Ewing, en algunas ocasiones puede ser necesario el uso de radioterapia, como adjuvante en el control local de la enfermedad.

Debe sospecharse ante la aparición de un bulto que:

  • Mide más de 5 cm
  • Crece
  • Duele
  • Está profundo a la fascia

En los países civilizados, todo paciente con la sospecha de un sarcoma es derivado a un centro con experiencia.

En el niño los dividimos en rabdomiosarcoma y no-rabdomiosarcoma. A diferencia de los sarcomas de partes blandas del adulto, suelen responder bien al tratamiento con quimioterapia.

La cirugía también tiene un papel fundamental. Sólo el primer cirujano puede resecar el tumor en su totalidad, y disminuir así las posibilidades de recidiva.

Hay evidencia científica de que las posibilidades de supervivencia no son iguales en todos los hospitales.
 

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

ENSAYOS CLÍNICOS

¿Quiere participar en nuestros ensayos clínicos? Conozca cuáles están activos.

Imagen médico investigando con microscopio

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra