Publicaciones científicas

Ambulatoria pediátrica anestesia: evaluación pre-anestésica, técnicas anestésicas y el cuidado postoperatorio inmediato

García-Pedrajas F, Monedero P.
Departamento de Anestesiología y Reanimación, Clínica Universitaria, Facultad de Medicina, Universidad de Navarra, Pamplona.

Revista: Revista Española de Anestesiología y Reanimación

Fecha: 01-ago-1993

Anestesia y Cuidados Intensivos

Las ventajas de la cirugía pediátrica ambulatoria son:

  1. Una mayor facilidad psicológica
  2. Baja tasa de infección
  3. Un menor impacto en los hábitos del paciente
  4. Costo más bajo.

La cirugía no debe involucrar órganos, debe tener una baja tasa de complicaciones, y se corta. La entrevista preanestésica debe incluir la historia clínica y exámenes complementarios, la información sobre la técnica anestésica, recomendaciones perioperatoria y la preparación psicológica de los padres y el niño.

La información detallada tranquiliza a los padres y mejora la colaboración y su presencia durante la inducción puede ser útil. En este tiempo de ayuno completo, no se recomienda, aunque no se permiten los sólidos, líquidos claros se deben tomar hasta 2-3 horas antes de la anestesia. De esta manera el niño está menos irritable y la hipoglucemia e hipotensión durante la inducción inhalatoria se previenen.

Las dosis bajas de midazolam y ketamina se han utilizado para la premedicación, que aunque posiblemente es útil, no se recomienda porque la recuperación puede ser prolongada. Los anestésicos halogenados son muy útiles, con el óxido nitroso proporcionando un excelente complemento. El efecto potencialmente tóxicos del halotano en el hígado no se aconseja utilizar.

La recuperación es rápida con cualquiera de los hipnóticos habituales (etomidato, propofol, tiopental). A pesar de tiopental sigue siendo la droga hipnótica de referencia, la versatilidad propofol está causando a conseguir una amplia aceptación. El uso de atracurio o vecuronio se justifica si la dosis se ajusta de acuerdo con el tipo de cirugía y duración.

Los analgésicos intraoperatorias incluyen meperidina, fentanilo y alfentanilo, la morfina no es recomendable. En caso de ser necesaria la intubación traqueal, el edema laríngeo puede ser evitado por la laringoscopia con el uso de un tubo sin balón, y 3 horas de observación recuperación postanestésica. Una máscara laríngea puede servir como una alternativa a la intubación traqueal.

La anestesia local-regional, con excepción de la anestesia epidural y espinal, ofrece una serie de ventajas: El bloqueo de los estímulos nociceptivos, la evitación de los opioides, rápido y agradable despertar (excelente para la analgesia postoperatoria), y una menor necesidad de analgésicos postoperatorios.

Las complicaciones postoperatorias que se han informado con mayor frecuencia están relacionadas con la respiración o la hipertensión, por lo que la oximetría de pulso de recuperación postanestésica rutinaria es una recomendación. Los analgésicos más utilizados son el paracetamol, dipirona magnesio, diclofenac, ketorolac, o compuestos de la codeína.

Aunque la incidencia de náuseas y vómitos en los niños es baja, son con frecuencia una causa de hospitalización. Sin el cuidado apropiado postoperatorio puede aumentar la tasa de ingreso y los problemas médico-legales.

CITA DEL ARTÍCULO  Rev Esp Anestesiol Reanim. 1993 Jul-Aug;40(4):217-29

tal vezLE INTERESE

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra