Protonterapia

más de 100 ensayos clínicos con protones en desarrollo a nivel mundial

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número teléfono 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

TERAPIA CON PROTONES CONTRA EL CÁNCER

La radioterapia con protones es un tratamiento muy preciso que minimiza el daño en los órganos y estructuras vecinas sanas que rodean el tumor. En el tratamiento de numerosos tumores desplazará a la radioterapia clásica con fotones,  por su menor toxicidad y su alta precisión.

La protonterapia presenta una distribución más eficaz de la energía que los fotones, de manera que posibilita dirigir dosis más elevadas a la zona del tumor sin incrementar las dosis en otras zonas sanas.

Más de 140.000 pacientes han sido ya tratados con esta terapia en todo el mundo. Proporciona resultados muy prometedores con mínimos efectos secundarios en tumores pediátricos, melanoma ocular, en tumores de la base del cráneo, cerebrales, de cabeza y cuello, linfomas y los sarcomas espinales y peritoneales.

Además se está investigando para ampliar sus indicaciones a otro tipo de tumores como mama, pulmón, hígado. próstata y ginecológicos.

¿Quiere saber más sobre el Departamento de Oncología Radioterápica?

Somos uno de los centros de referencia internacional en la realización de implantes intraoperatorios y tratamiento de radiación con técnica de braquiterapia de alta tasa durante el postoperatorio.

La mejor técnica disponible en la actualidad de radioterapia, por su precisión y su capacidad de producir mínimo daño, es la protonterapia. Permite concentrar la dosis de radiación en el tumor de manera muy precisa, limitando la radiación en tejidos normales, algo vital por ej. en los niños".

La radioterapia tradicional de rayos X emite fotones (partículas de luz de alta energía). Para minimizar el daño sobre estructuras sanas se ataca al tumor desde múltiples ángulos. Aún así, por las características de este tipo de energía, se produce bastante daño a lo largo de toda la trayectoria del rayo, dañando estructuras y órganos sanos que pueden presentar problemas a medio-largo plazo.

La protonterapia, por el contrario, usa un tipo de energía que permite lograr una mayor precisión y control en su trayectoria. Los protones apenas se desvían y podemos tratar el tumor solamente desde 2 ó 3 puntos.

Además, se deposita casi toda la energía en el tumor, provocando muy poco daño en estructuras situadas por delante  y ningún daño en estructuras posteriores al tumor.

Se considera el tratamiento de elección para los niños que padecen un cáncer, ya que la protonterapia, a diferencia de la radioterapia convencional, respeta los tejidos sanos (que aún se están formando) y minimiza las secuelas, algo fundamental para el futuro desarrollo del niño.

Además, para las personas de edad avanzada que, por lo general, presentan otras patologías (diabetes, colesterol, hipertensión, problemas renales…) también supone un gran avance ya que el uso de protones no añade otra lesión adicional a los tejidos que ya están crónicamente dañados.

Indicaciones recomendadas:

  • Tumores cerebrales, oculares, base del cráneo
  • Tumores de cabeza y cuello
  • Sarcomas espinales y peritoneales
  • Linfomas
  • Tumores pediátricos (cerebrales y médula espinal)

En investigación:

  • Cáncer de pulmón
  • Cáncer de mama
  • Tumores de hígado
  • Tumores ginecológicos, próstata y vejiga

CÓMO FUNCIONA LA PROTONTERAPIA

La protonterapia utilizar protones extraídos de moléculas de hidrógeno que se inyectan en un acelerador lineal que los expulsa a baja velocidad.

En el acelerador de partículas, ya sea un ciclotrón o un sincrotrón, cuatro imanes mueven los protones en círculo y un campo eléctrico aumenta gradualmente su velocidad. Cuando han alcanzado una velocidad suficiente se desvían para ser utilizados.

El paciente se encuentra colocado en el interior del gantry. Este consta de un brazo articulado para que la movilidad de la camilla del paciente pueda ser colocada en el ángulo exacto para la administración óptima del tratamiento.

El primer paso consistirá en realizar un TAC de haz cónico que visualizará la anatomía interna del paciente para localizar con precisión el tumor.

Una vez elegido el ángulo adecuado para el tratamiento, el haz de protones deposita casi toda la energía en el tumor. Produce muy poco daño en los tejidos sanos situados por delante del tumor y ningún daño en tejidos posteriores.

Todo este proceso consigue que la terapia con protones sea la mejor alternativa en tumores de difícil acceso o que están rodeados de estructuras y órganos vitales sanos que hay que preservar.

¿En qué enfermedades está indicada?

Indicaciones recomendadas:

  • Tumores cerebrales, oculares, base del cráneo
  • Tumores de cabeza y cuello
  • Sarcomas espinales y peritoneales
  • Linfomas
  • Tumores pediátricos (cerebrales y médula espinal)

En investigación:

  • Cáncer de pulmón
  • Cáncer de mama
  • Tumores de hígado
  • Tumores ginecológicos, próstata y vejiga

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra