Atrás departamento de Psiquiatría y Psicología Clínica

Tratamientos y programas asistenciales

Contamos con diversos programas protocolizados, que nos permiten un mejor diagnóstico y tratamiento del paciente con problemas psiquiátricos

El trabajo se organiza en sesiones periódicas de terapia individual y/o grupal en la Clínica y se acompaña de la realización de práctica regular del paciente en su casa o entorno.

Estos son algunos de los programas que realizamos:

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra

Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

En el abordarje de un niño con TDAH es muy importante que el diagnóstico y el tratamiento se lleve a cabo por un equipo multidisciplinar como el que dispone la Clínica, integrado por diferentes especialistas expertos en esta patología.

El programa psicoeducativo para padres con niños con TDAH está organizado en las siguientes sesiones:

  • 1ª SESIÓN: Información sobre TDAH.
  • 2ª SESIÓN: Manejo de contingencias 1: técnicas para aumentar comportamientos positivos ( la importancia de la utilización del juego + elogios + refuerzos).
  • 3ª SESIÓN: Programa de Economía de fichas.
  • 4ª SESIÓN: Establecimiento de Límites.
  • 5ª SESIÓN: Manejo de contingencias II: técnicas para disminuir conductas ( utilización de la extinción + aplicación de consecuencias negativas + aplicación de consecuencias lógicas y naturales + time- out).
  • 6ª SESIÓN: Resolución de conflictos.

El Trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno psiquiátrico común, con una base genética heredable importante, con alto impacto en todas las esferas de la vida de la persona, tratable y de buen pronóstico si se trata adecuadamente.

Sus síntomas nucleares son la inatención, la hiperactividad y la impulsividad que no todas se dan en la misma frecuencia e intensidad en todas las personas que lo padecen ya que existen distintos tipos de TDAH.

Los adultos que padecen un TDAH, suelen ser personas con tendencia al caos y a la desorganización. Aunque saben bien lo que tienen que hacer no son capaces de lograrlo ya que su atolondramiento y su baja capacidad de esfuerzo les lleva a evitar todo esfuerzo mental o rutinas que requieran de constancia y disciplina.

Con frecuencia diaria tienen problemas para organizarse, priorizar, finalizar proyectos que requieren de concentración o bien los dejan para el final o no los realizan justificando sus omisiones con múltiples excusas según el subtipo de TDAH.

El activo pero poco eficaz (falta de tiempo, demasiado trabajo) vs. El inactivo que hace todo en el último momento bajo estrés habiendo recurrido en su día a día al “qué mas da, siempre hay tiempo, no hay que estresarse”.

Debido a su inatención cometen frecuentes errores, dificultades para organizar sus tareas, su tiempo y su agenda que les hace sentirse inseguros, o bien de necesitar excesivos trucos para recordar las cosas.

Por su hiperactividad se les observa siempre inquietos, moviéndose constantemente por su dificultad para estar quietos. La hiperactividad conductual puede manifestarse en la tendencia a pasar de una tarea a otra sin claro propósito. Suelen ser muy habladores y escuchar poco, con tendencia a interrumpir con impaciencia y puede dar la sensación de que no escuchan (o realmente no escuchar). Su elevada impulsividad les lleva a sanciones múltiples por exceso de velocidad, a frecuentes accidentes de tráfico, frecuentes despidos laborales... Establecen relaciones afectivas superficiales e inestables, tienden a reaccionar de manera impulsiva y ser inestables emocionalmente.

El tratamiento consta de 3 pilares básicos. El farmacológico que ayuda a alcanzar una estabilidad química y una regulación de los transmisores a nivel cerebral. La psicoeducación que consiste en que tanto el paciente como las personas con las que convive conozcan bien los síntomas y entre todos minimicen el impacto emocional negativo asociado a la enfermedad en la vida diaria. La psicoterapia de tipo cognitivo conductual ayuda en gran medida y en ocasiones el abordaje psicoterápico familiar es también necesario.

La atención a pacientes con un trastorno de la conducta alimentaria, comienza por la realización de una entrevista clínica con un especialista, dirigida a establecer el diagnóstico de la enfermedad y al análisis de los datos relevantes y circunstancias personales que ayuden a clarificar el origen, desarrollo y situación actual del problema.

Con mucha frecuencia son pacientes que vienen remitidas por otros especialistas (pediatras, ginecólogos...) y traídas por sus padres, a menudo alarmados por el estado nutricional de la paciente.

En los casos de pacientes con anorexia nerviosa es muy frecuente la ausencia de conciencia de enfermedad en la paciente y la escasa motivación a aceptar el tratamiento, lo que se convierte en uno de los primeros objetivos a conseguir en la posterior psicoterapia.

En la entrevista diagnóstica, además de los datos demográficos básicos, el motivo de consulta y los antecedentes personales y familiares de enfermedad, se recogen datos relevantes de la enfermedad, tales como historia y evolución del trastorno alimentario, factores desencadenantes o precipitantes, hábitos y características alimentarias, uso de mecanismos de purga (vómitos, laxantes...).

Se realiza una exploración psicopatológica exhaustiva, que ayuda además a establecer la posible presencia de alteraciones comórbidas (trastornos del estado de ánimo o de la personalidad, entre otros) y una evaluación de las características de personalidad de la paciente, a través de un estudio psicodiagnóstico.

Es. necesario, además, detectar cualquier enfermedad orgánica de base o consecuencia del trastorno.

La atención que llevamos a cabo con estas pacientes sigue un protocolo de actuación, que incluye la participación de especialistas en salud mental (psiquiatras, psicólogos clínicos, enfermeras, asistente social), endocrinólogos y dietistas, además de los profesionales médicos necesarios, en función de la situación clínica de la paciente.

En concordancia al origen multifactorial de estas enfermedades, también el tratamiento que se lleva a cabo en estas patologías debe ser multidisciplinar, con la participación conjunta de los distintos profesionales implicados, y siempre acorde a las características individuales de la paciente y a la situación concreta de la enfermedad.

En los casos de mayor gravedad, es necesario en ocasiones el ingreso hospitalario, dirigido a la renutrición y a la estabilización de problemas médicos, pero en la mayoría de los casos la atención se lleva a cabo en consultas externas, combinando tratamientos psicofarmacológicos, en los casos necesarios, junto a tratamientos psicoterapéuticos (individual, familiar, de grupo), y a la intervención laboral-ocupacional que resulte necesaria.

El programa de Hospitalización Psiquiátrica para Estudio y Optimización del Tratamiento (EOT) es un servicio al paciente y a su médico responsable en su lugar de residencia para segunda valoración y realización de reajustes psicofarmacológicos que, por su complejidad o por la situación clínica del paciente, es aconsejable realizar en régimen de hospitalización.

Se trata por tanto de un programa que atiende a pacientes con las siguientes características:

  • Aunque no presentan una situación de descompensación psiquiátrica aguda, su médico estima que precisa de una segunda valoración y/o un reajuste psicofarmacológico.
  • Existen determinadas condiciones clínicas (asociación de otras enfermedades médicas) que hacen que dicho reajuste esté asociado a un riesgo mayor y por tanto a una necesidad de monitorización clínica especial, que es difícil aportar en régimen ambulatorio (pacientes pluripatológicos o con múltiples tratamientos, estado de gestación, edad avanzada, etc.).

Ante esta situación, el médico del paciente, siempre con la autorización del paciente interesado, puede ponerse en contacto con el equipo de hospitalización psiquiátrica para referirnos un informe médico actualizado del paciente, que puede incluir una descripción del ajuste de tratamiento que se desea realizar.

Una vez analizado el caso, un psiquiatra de nuestro equipo de hospitalización se pondrá en contacto con el médico del paciente para planificar la hospitalización y consensuar la estrategia terapéutica y el método más apropiado para realizar el estudio y el ajuste de medicación.

Una vez monitorizado el proceso, realizado el reajuste, el paciente es derivado a su médico, a quien se le envía una copia del informe médico con los resultados de las pruebas realizadas y toda la información médica relativa a la evolución y resultado del reajuste realizado.

El objetivo principal de las técnicas de relajación es contrarrestar la hiperrespuesta o activación sostenida del sistema nervioso autónomo que se activa en una situación de estrés para el paciente pero que si no se controla, pasa a ser desmedida. De esta manera se consigue un mejor equilibrio psicosomático.

Con estas técnicas se consigue un mayor estado de relajación, una mejor focalización y reorientación de la atención, un mayor autocontrol, aumento en la capacidad de discriminación de las respuestas psicofisiológicas ante situaciones determinadas y aprender a reducirlas.

El objetivo es que la propia persona, a través del entrenamiento diario, sea capaz de autoregular su nivel de tensión interna.

Se realizan sesiones semanales, individuales o grupales, durante 5-6 semanas y la realización de práctica en casa por parte del paciente.

En estas sesiones se tratan los siguientes temas:

  • Psicoeducación del estrés y la ansiedad.
  • Módulo de respiración.
  • Módulo de relajación: dirigido al cambio fisiológico o al cambio cognitivo.
  • Módulo de técnicas de manejo de pensamiento, solución de problemas y de gestión del tiempo.

Este programa está dirigido a modificar estilos de vida y hábitos, centrándose en una toma de consciencia habitual sobre nuestros automatismos.

Se trata de ejercitarse en vivir centrados en nuestra vida, en cada momento, sin juzgar. Esto permite actuar de forma más adaptativa y menos reactiva.

Se adquieren habilidades que permiten una auto-observación terapéutica, las condiciones previas a la sanación. Esta capacidad se adquiere de forma gradual, se desarrolla mediante un entrenamiento.

Se realizan sesiones semanales, individuales o grupales, de aproximadamente 1 1/2 h. durante 8-9 semanas y requiere de una práctica regular en casa.

Se trabajan la atención plena, la percepción y las cogniciones (pensamientos, juicios y condicionamientos potencialmente dañinos), las emociones (regulación emocional), el estrés (reacción respuesta), el dolor/malestar (tolerancia), la alimentación, la comunicación consciente y la gestión del tiempo.

Todo ello contribuye a:

  • Reducir el estrés y la ansiedad.
  • Reducir los automatismos, la impulsividad, aumentando la habilidad de responder de forma no reactiva y el autocontrol.
  • Una mejor aceptación de la realidad tal y como es.
  • Disfrutar del momento presente sin vivirlo como medio para conseguir algo.
  • Entender la naturaleza del sufrimiento (cómo se genera, liberando la mente de sufrimientos innecesarios) y la insatisfacción, mejorando el bienestar psicológico.
  • Potenciar la autoconciencia (de la relación entre cuerpo y mente, de aquello que se evita, de los juicios y su afectación en la salud).
  • Participar en el autocuidado y desarrollar la autorregulación, recuperando el equilibrio interno.
  • Aumentar la atención.

Suelen ser los familiares o personas situadas en el entorno de un paciente que sufre una adicción los que, una vez detectado el problema, acudan al médico en busca de ayuda y/o asesoramiento.

En el tratamiento es fundamental la sensibilización del paciente y motivación para que colabore activamente en el tratamiento. El reconocimiento del problema ser á la base del inicio de toda intervención posterior.

En primer lugar habrá que realizar una de desintoxicación. En el caso del alcoholismo debe suprimirse de forma brusca y total, y si aparece un síndrome de abstinencia se tratará adecuadamente. En ocasiones en necesaria la hospitalización del paciente para poder llevarla a cabo.

Finalizada esta fase debe llevarse a cabo el tratamiento de la deshabituación para conseguir que el paciente no vuelva a caer en la adicción. Debe ser realizada por un equipo multidisciplinar y especializado, utilizando fármacos y técnicas psicosociales.

Posteriormente se realizará la rehabilitación  y reinserción social del paciente, con una duración aproximada de 24 meses y en este tiempo, el paciente debe acudir regularmente al centro hospitalario de 1 a 2 veces por semana.

La familia del paciente con una adicción también necesita en muchos casos atención médica y social para paliar los efectos negativos de la presencia en su seno de un paciente dependiente de alguna sustancia.

La comunicación es un elemento clave para la calidad y estabilidad de la relación conyugal, además está considerada como una de las principales herramientas para gestionar el estrés de la vida cotidiana.

Dentro del matrimonio está demostrado que los pequeños momentos de estrés diarios, que podrían parecer insignificantes, cuando se mantienen en el tiempo pueden resultar tremendamente novicos para la calidad y satisfacción de la pareja.

El programa consta de 5 módulos:

  • Módulo 1: Introducción al concepto de estrés.
  • Módulo 2: Estrategias didácticas de afrontamiento del estrés.
  • Módulo 3: Mejora de la comunicación dentro del matrimonio.
  • Módulo 4: Método de tres fases de abordaje del estrés en el matrimonio.
  • Módulo 5: Mejora de la resolución de conflictos en el matrimonio.

El programa de psicoeducación para padres y niños que presentan problemas consiste en varias entrevistas y sesiones de trabajo.

En la primera entrevista con los padres se identifican las dificultades que presenta el niño en las diferentes áreas (como es en el colegio, familia, amigos). Además los padres también expresan sus propias dificultades. Se proporciona a los padres Información sobre TDAH, se aclaran dudas sobre el diagnóstico, síntomas, tratamiento, etc. Se les da a los padres material escrito.

En la segunda sesión se trabaja con los padres el manejo de contingencias con técnicas para aumentar los comportamiento y se entrega a los padres hojas de autorregistro y material por escrito de la sesión.

En las siguientes sesiones se comenta la evolución, dificultades en los padres, etc.. Los padres traen autorregistro rellenado y valoramos técnica aplicadas y resultado. Se traen hojas de autorregistro y valoramos técnicas aplicadas y resultado. Se trabaja la resolución de conflictos.

Mediante el trabajo multidisciplinar, asistimos el paciente de manera integral, identificando las causas principales de la enfermedad y proporcionando un abordaje individual y un tratamiento mas adecuado y eficaz.

Trabajamos en colaboración con otros departamentos en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades que se manifiestan mediante síntomas similares y que requieren de un diagnóstico diferencial como trastornos del sueño, valoración cirugía bariátrica, valoración trasplante hepático, valoración del implante coclear y valoración para deshabituación tabáquica.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra