Atrás departamento de NEUMOLOGÍA

ENFERMEDADES QUE TRATAMOS

El departamento de Neumología de la Clínica Universidad de Navarra trata diferentes enfermedades del sistema respiratorio. Para ello, contamos con las más modernas técnicas diagnósticas y los últimos avances en el tratamiento de patologías.

Igualmente, contamos con un programa de atención integral de la EPOC y tenemos en marcha un ensayo clínico para tratar de frenar el deterioro de la función pulmonar propio de la fibrosis pulmonar idiopática, mediante la infusión de células mesenquimales obtenidas de la médula ósea del paciente.

Además, ponemos a su disposición un programa de deshabituación tabáquica.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra

Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

Una valoración multidisciplinar determina el tratamiento óptimo para cada paciente

El Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) es una enfermedad frecuente que conlleva ciertos riesgos por sus complicaciones secundarias (accidentes de tráfico, enfermedad cardiovascular...). Es fácil de diagnósticar y, generalmente, responde bien al tratamiento.

El manejo del paciente con SAOS debe ser multidisciplinar, es decir, con médicos de diferentes especialidades.

Las causas más comunes son la obesidad, seguida de alteraciones anatómicas como la obstrucción de la vía aérea superior y las malformaciones maxilofaciales.

El diagnóstico de SAOS se hace mediante un estudio polisomnográfico (PSG). El tratamiento en general consiste en: pérdida de peso, dormir en decúbito lateral, CPAP o tratamiento quirúrgico.

El asma bronquial es una enfermedad inflamatoria y consulta frecuente en Neumología

El asma bronquial se caracteriza por una obstrucción reversible y ocasional de la vía aérea que, si no se trata adecuadamente, puede llevar a una obstrucción permanente. Los síntomas más comunes son: tos, pitidos en el pecho y falta de aire y/u opresión en el pecho.

Para un correcto diagnóstico y tratamiento, es esencial contar con un equipo multidisplicinar (neumólogos, alergólogos y, en ocasiones, otorrinolaringólogos y gastroenterólogos).

Hacer un diagnóstico preciso requiere, en ocasiones, hacer pruebas con diferentes tratamientos. Pero, una vez establecido, el tratamiento suele ser muy eficaz.

Bronquiectasias, dilataciones de los bronquios que causan infecciones bronquiales

Las bronquiectasias pueden estar causadas por una enfermedad previa en el pulmón (neumonía, tuberculosis, radioterapia), asociarse a enfermedades respiratorias crónicas (EPOC, asma, estenosis bronquiales) o a enfermedades generales como fibrosis quística, inmunodeficiencias o enfermedad inflamatoria intestinal.

El diagnóstico se puede realizar con radiografía de tórax, pero suele requerir un TAC (escáner) torácico.

No requiere tratamiento cuando son asintomáticas. Si se limitan a un segmento o lóbulo pulmonar, el tratamiento quirúrgico (resección de la zona afectada) es el indicado. Si son difusas, es importante investigar si existe una causa y tratar las infecciones con antibióticos dirigidos a los gérmenes que las causan.

Si las infecciones son crónicas, requieren tratamientos prolongados o intermitentes con antibióticos inhalados o por vía sistémica (oral o endovenosa). En esos casos, la fisioterapia respiratoria para drenaje de secreciones mejora los síntomas y disminuye las infecciones.

A veces, las bronquiectasias provocan hemoptisis o sangrado, que puede requerir embolización (taponamiento de las arterias sangrantes mediante un catéter) o resección quirúrgica de la zona afecta.

Nuestra evaluación de bronquiectasias comprende:

  • Estudio diagnóstico
  • Estudio del tipo de infecciones tomando muestras microbiológicas
  • Educación en fisioterapia respiratoria
  • Valoración de tratamiento quirúrgico (si es oportuno)
  • Tratamiento dirigido según los hallazgos de las pruebas

El cáncer de pulmón es uno de los más frecuentes debido al hábito tabáquico

El mejor pronóstico se obtiene cuando el cáncer de pulmón se diagnostica de forma precoz en fases o estadíos iniciales.

El manejo del paciente con cáncer de pulmón debe ser multidisciplinar. En la Clínica existe un Área del Cáncer de Pulmón en la que trabajan especialistas de Neumología, Oncología, Cirugía Torácica, Anatomía Patológica, Oncología Radioterápica y Radiología.

Una novedad reciente en el tratamiento del cáncer de pulmón es la posibilidad de administrar tratamientos específicos según la presencia o no de ciertas mutaciones genéticas en el tumor. Para ello, se realizan estudios moleculares especiales de las células tumorales que nos ayudan a elegir los tratamientos más eficaces.

EPOC y enfisema pulmonar, consecuencias del tabaquismo

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica abarca patologías como el enfisema pulmonar, la bronquitis crónica y la afectación por asma de larga duración en fumadores activos o pasivos.

La Clínica tiene un Programa de Atención Integral de la EPOC para diagnosticarla precozmente y administrar el tratamiento más adecuado: mejora la calidad de vida y se impide avanzar la enfermedad.

Gracias al Programa en un mismo día se valora al paciente. Cuando llega a la Clínica, ya tiene coordinadas las pruebas necesarias y, cuando sale, lleva el diagnóstico completo.

El enfisema, una variante de la EPOC, es una patología respiratoria común, sin tratamiento curativo, que afecta a las pequeñas vías aéreas o alveolos.

La Clínica es un centro pionero en la colocación de válvulas endobronquiales para el tratamiento del enfisema pulmonar.

La fibrosis pulmonar idiopática es una enfermedad crónica que afecta a ambos pulmones de forma difusa

Se caracteriza por una cicatrización progresiva (fibrosis) que hace que el pulmón pierda flexibilidad, y se deteriore su funcionamiento a lo largo del tiempo.

Los síntomas más frecuentes son la sensación de falta de aire con los esfuerzos y la tos, que progresan a lo largo de años o meses, y, en fases avanzadas, insuficiencia respiratoria con necesidad de oxigenoterapia.

El diagnóstico requiere pruebas de radiología (tomografía computerizada - TAC), pruebas de función respiratoria y, en ocasiones, el análisis de muestras de pulmón obtenidas mediante broncoscopia o biopsia por cirugía.

La pirfenidona es el único medicamento aprobado para la enfermedad. Frena la progresión de la caída de función pulmonar, pero se desconoce aún si es capaz de mejorar la supervivencia. Su disponibilidad en España es limitada ya que está pendiente su comercialización.

El Servicio de Neumología ha diseñado y lleva a cabo ensayos clínicos para el tratamiento de la fibrosis pulmonar.

Los tratamientos, que deben administrarse tempranamente, son orales o inhalatorios

La hipertensión pulmonar es una situación patológica en la que las presiones de la circulación pulmonar (arterias pulmonares) están aumentadas.

Los síntomas consisten, generalmente, en dificultad respiratoria agravada con el esfuerzo, síncopes y dolor torácico.

El diagnóstico se realiza mediante ecocardiograma. Generalmente requiere realizar, además, un cateterismo cardíaco derecho.

En situaciones graves, se requiere administrar el tratamiento mediante infusión continua subcutánea o endovenosa.

En situaciones muy graves, se ha de considerar la necesidad de trasplante pulmonar, trasplante cardio-pulmonar o cirugía cardíaca.

La neumonía es una infección pulmonar causada por múltiples microorganismos

Las neumonías se clasifican en neumonía adquirida en la comunidad o en un centro sanitario (neumonía hospitalaria).

La neumonía adquirida en la comunidad suele tener buen pronóstico y, en la mayoría de las casos, puede ser tratada de forma ambulatoria, es decir, en el domicilio.

Los síntomas más comunes de la neumonía son la fiebre alta de comienzo agudo, tos con expectoración y dolor torácico.

Ante los primeros síntomas, es importante acudir a un médico o servicio de urgencias. Las pruebas básicas que se harán son, entre otras: análisis de sangre y de orina y radiografía de tórax.

El tratamiento es con antibióticos durante 7-10 días, aunque esto depende de las circunstancias de cada enfermo.

Gracias a la experiencia adquirida con la investigación en la detección precoz del cáncer de pulmón mediante TAC de baja dosis de radiación, el Servicio de Neumología de la Clínica es referente en el diagnóstico de nódulos pulmonares.

La mayor parte de los nódulos pulmonares son lesiones benignas residuales de enfermedades previas, sobre todo infecciones. Desgraciadamente, la mayor parte de las personas con nódulos no recuerdan o nunca conocieron que padeciesen una infección pulmonar previa. Es por ello que el diagnóstico del nódulo pulmonar requiere experiencia en la valoración de diversos factores.

La gran mayoría de los nódulos pulmonares no requieren más estudio que un TAC de control unos meses después de su detección.

El pronóstico de la sarcoidosis es, en la mayoría de los casos, muy bueno incluso sin tratamiento

La sarcoidosis es una enfermedad inflamatoria que puede afectar a cualquier órgano del cuerpo. La afectación del sistema respiratorio y de los ganglios linfáticos e lo más común. Una minoría de pacientes requiere tratamiento.

El diagnóstico requiere pruebas que, casi siempre, incluye una biopsia de algún órgano. Para un diagnóstico definitivo es preciso descartar otras enfermedades que parecen similares. Para ello ser realizan:

  • TAC (escáner) de tórax y de abdomen
  • Análisis de sangre y orina
  • Electrocardiograma y ecocardiograma
  • Valoración oftalmológica
  • Broncoscopia con biopsia de pulmón y/o punción de ganglio linfático
  • Biopsia de piel

El tabaquismo es una enfermedad crónica de carácter adictivo y primera causa evitable de muerte

El consumo de tabaco está asociado a un exceso de riesgo de algunos cánceres, procesos respiratorios crónicos y enfermedades cardiovasculares.

Existen fármacos muy efectivos para ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Los tratamientos deben ser personalizados según la motivación y la adicción física y psicológica.

En la Clínica existe una programa de deshabituación tabáquica que informa sobre los riesgos del hábito tabáquico, y estudia los grados de adicción y de motivación. La consulta incluye una valoración básica respiratoria por un especialista de neumología.

Tratamiento

Existen 3 tratamientos eficaces:

  1. Tratamiento sustitutivo con nicotina en forma de parches o chicles. Se administra nicotina para que el organismo se habitúe a dosis decrecientes de modo progresivo.
  2. Bupropion (Zyntabac®): medicamento antidepresivo eficaz en la deshabituación tabáquica.
  3. Vareniclina (Champix®): fármaco que bloquea los efectos de la nicotina en el sistema nervioso central disminuyendo considerablemente el deseo de fumar.

El tratamiento farmacológico se administra durante 12 semanas, aunque puede prolongarse más tiempo.

> Lea más sobre consejos para dejar de fumar

La tos crónica perdura más de 3 semanas y es causa de visita frecuente a Neumología

Puede estar causada por numerosas enfermedades que generalmente no son reconocidas si no se hacen estudios especiales.

Los tratamientos habituales (jarabes antitusígenos, mucolíticos, descongestionantes, etc.) no son eficaces y es habitual que, tras haber tomado varios tratamientos, un paciente acuda a la consulta con tos de varios meses.

El tabaquismo es quizás la causa más frecuente de tos crónica. Pero en el 90% de las personas no fumadoras, la causa de la tos se debe a una de las siguientes enfermedades: asma, reflujo gastroesofágico y goteo retronasal.

Hacer un diagnóstico preciso requiere, en ocasiones, hacer pruebas con diferentes tratamientos. Pero una vez establecido, el tratamiento suele ser muy eficaz.

El tratamiento del tromboembolismo pulmonar es la anticoagulación con heparina o anticoagulantes orales

El tromboembolismo pulmonar, también llamada enfermedad tromboembólica venosa, consiste en la formación de trombos en el sistema circulatorio venoso que pueden liberarse a la circulación general, alcanzar las arterias pulmonares y provocar una embolia pulmonar.

El diagnóstico puede requerir:

  • Ecografía Doppler venosa de extremidades inferiores o superiores
  • Gammagrafía pulmonar de ventilación-perfusión
  • Angio-TC (tomografía computerizada) torácico
  • Angiografía pulmonar
  • Ecocardiograma Doppler
  • Analítica: Dímero D
  • Flebografía

El tratamiento de la enfermedad tromboembólica es la anticoagulación con heparina o acenocumarol (Sintrom®). En casos de embolia pulmonar masiva, el tratamiento es fibrinolítico.

La tuberculosis afecta al pulmón en más de un 80% de los casos

La tuberculosis es una enfermedad producida por el bacilo de Koch (Mycobacterium Tuberculosis) que afecta al pulmón en más de un 80% de los casos.

La mayoría de los casos se producen en países en vías de desarrollo, aunque la incidencia de la tuberculosis ha aumentado de forma considerable en el mundo entero. España es uno de los países occidentales con incidencia más elevada de tuberculosis.

Después del diagnóstico de tuberculosis se debe realizar un estudio de contactos a los familiares que conviven con el paciente y, según las circunstancias, a otras personas en contacto cercano.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra