Trasplante
de progenitores hematopoyéticos

saber más sobre el trasplante de progenitores hematopoyéticos

Los progenitores hematopoyéticos (células madre) regeneran el tejido hematopoyético al originar leucocitos, glóbulos rojos y plaquetas.

El trasplante de progenitores hematopoyéticos es una terapia contra neoplasias (tumores malignos) o alteración de la función de la médula ósea. También trata enfermedades del sistema inmunitario y algunas alteraciones metabólicas congénitas. Las células progenitoras hemopoyéticas se obtenían de la médula ósea.

Actualmente, se extraen de la sangre y del cordón umbilical y la placenta. Estas células están dentro de la médula ósea de los huesos. 

Imagen preview del infográfico sobre terapia celular
Conozca la terapia celular y las aplicaciones que tiene en distintas enfermedades
Descargar infográfico

El trasplante de progenitores hematopoyéticos es un procedimiento terapéutico utilizado en enfermedades neoplásicas (tumores malignos) o enfermedades con una alteración de la función de la médula ósea (órgano encargado de la producción de las células de la sangre).

Esta terapia también se puede utilizar en el tratamiento de diversas enfermedades del sistema inmunitario así como de algunas alteraciones metabólicas congénitas.

Tradicionalmente se ha venido denominando transplante de médula ósea, porque las células progenitoras hemopoyéticas se obtenían siempre de dicha médula, pero actualmente se extraen, en la mayoría de los casos, de la sangre y, en ocasiones, del cordón umbilical y de la placenta.

Estas células se encuentran normalmente en el interior de la médula ósea de los huesos (sobre todo de los huesos de la cadera, vértebras y costillas), pero en ocasiones aumenta su número en la sangre circulante, por lo que pueden ser obtenidas también a través de las venas.

El trasplante de progenitores hematopoyéticos tiene como objetivo restaurar la función de la médula ósea (tejido hematopoyetico) y que ésta produzca células sanguíneas con normalidad.

Es necesario sustituir la función de la médula ósea, cuando ésta es defectuosa porque está enferma: mieloma múltiple, leucemía, aplasia medular, inmunodeficiencia, determinados tipos de linfomas... O para paliar el daño que sufre la médula por la administración de un tratamiento de gran toxicidad frente a una enfermedad tumoral o inmune.

Infecciones, hemorragias y rechazo, principales complicaciones del trasplante.

Previo a la realización del trasplante es preciso administrar un tratamiento de acondicionamiento, que consiste generalmente en dosis altas de quimioterapia asociadas o no a radioterapia. De esta manera, se consigue erradicar la enfermedad que se quiere tratar y, en el caso del trasplante alogénico, también para suprimir el sistema inmunitario del paciente de forma que no rechace a las células del donante.

A continuación se administran las células progenitoras hematopoyéticas como si fuera una transfusión de sangre.

Debido al tratamiento previo, el paciente entra en una fase de aplasia, caracterizada por la disminución de las células de la sangre (leucocitos, hematíes y plaquetas) lo que puede ocasionar infecciones, hemorragias y otras complicaciones. Debido a esto, los pacientes tienen que permanecer ingresados en condiciones especiales hasta que las células progenitoras infundidas se regeneran y producen células suficientes para sustituir a las que se han destruido por el tratamiento. Este período depende del tipo de trasplante y del tratamiento de acondicionamiento, pero suele durar entre 2 y 4 semanas.

Otras posibles complicaciones derivan del rechazo que los sistemas inmunológicos (células defensivas) del paciente y del donante tengan entre sí, y que será más potente cuanto mayor sea la incompatibilidad entre ambos.

Posteriormente, los pacientes permanecen durante un tiempo variable, que depende del tipo de trasplante, hasta que el sistema inmunológico se recupera completamente.

Antes de realizar un trasplante de progenitores hematopoyéticos resulta necesario administrar un tratamiento llamado de acondicionamiento. Generalmente consiste en dosis altas de quimioterapia asociadas o no a radioterapia y que es el necesario para erradicar la enfermedad que se pretende tratar y en el caso del trasplante alogénico (de donante diferente al paciente) también para suprimir el sistema inmunitario del paciente de forma que no rechace a las células del donante.

A continuación, se administran las células progenitoras hematopoyéticas como si fuera una transfusión de sangre.  

Actualmente, en el Área de Trasplante Hematopoyético de la Clínica se encuentran abiertos ensayos clínicos para el acondicionamiento pretrasplante con radioinmunoterapia (tanto en trasplante autólogo como alogénico) y para el tratamiento de la enfermedad injerto contra huésped mediante células madre mesenquimales de la médula ósea producidas en el Laboratorio GMP.

Los pacientes que han sido sometidos a trasplante hematopoyético tienen que permanecer ingresados en condiciones especiales hasta que las células progenitoras infundidas se regeneran y producen células suficientes para sustituir a las que se han destruido por el tratamiento. Este período depende del tipo de trasplante y del tratamiento de acondicionamiento, pero suele durar entre 2 y 4 semanas.

Otras posibles complicaciones derivan del rechazo que los sistemas inmunológicos (células defensivas) del paciente y del donante tengan entre sí, y que será más potente cuanto mayor sea la incompatibilidad entre ambos.

Los pacientes permanecen durante un tiempo variable, que depende del tipo de trasplante, hasta que el sistema inmunológico se recupera completamente.

El procesamiento de los productos celulares para trasplante se lleva a cabo en el Laboratorio GMP de Terapia Celular bajo un estricto sistema de garantía de calidad".

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra