Estudios del sueño 

acreditados por el
Comité Español de Medicina del Sueño

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Estudio del sueño. Diagnóstico en la Clínica

Los estudios del sueño están destinados a conocer la estructura del sueño (insomnio, hipersomnia diurna, sueño fragmentado) y la presencia de fenómenos anormales, como pueden ser apneas (paradas de respiración), movimientos anormales, sonambulismo u otros.

Con estos estudios, conoceremos la distribución de las fases 1, 2, 3, 4 y REM, la duración del sueño, y la presencia de episodios peculiares. Los tipos más habituales son la polisomnografia, el test de latencias múltiples, la actigrafia y la pulsioximetria.

Existen distintos tipos de estudios según la alteración del sueño que se busca por los síntomas del paciente. La queja más habitual es la dificultad para dormir (insomnio).

Estas pruebas requieren que el paciente pase 1-2 noches en el hospital ya que es necesario registrar la actividad durante las horas normales de sueño.

¿Quiere saber más sobre la Unidad del Sueño?

La Unidad del Sueño de la Clínica cuenta con los últimos avances en diagnóstico y tratamiento de las alteraciones de sueño.

El trabajo conjunto de las diferentes disciplinas médicas y quirúrgicas que integran la Unidad del Sueño hace que se atienda a cada paciente abordando su problema de modo global, colaborando, si es preciso, distintos especialistas".

En los pacientes con insomnio, la polisomnografía corrobora y clasifica el tipo y gravedad del insomnio, ya que indicará si existe una dificultad para conciliar el sueño o bien para mantenerlo o si existen despertares nocturnos o un despertar precoz matutino. Para cada una de estas posibilidades, la causa y el tratamiento va a ser distinto.

Otras causas muy frecuentes para realizar estudios de sueño son la presencia de somnolencia exagerada durante el día. Aquí los estudios polisomnográficos van a ayudar al médico a conocer si existe un factor nocturno que influye en ese síntoma. De hecho, pacientes con apneas obstructivas del sueño se quejan, no de roncar (se queja el cónyuge), sino de cansancio y somnolencia diurna.

El síndrome de apneas del sueño es muy frecuente en pacientes de edad media, especialmente roncadores y con sobrepeso. Pueden tener complicaciones como hipertensión, problemas cardiacos o isquemia cerebral, por lo que es importante detectarlo pronto y tratarlo. En ocasiones, adelgazar es suficiente para mejorar la situación, pero muchas veces requieren el tratamiento con un dispositivo que introduce aire a presión por la nariz, denominado CPAP.

También otros trastornos como los movimientos periódicos de las piernas pueden producir síntomas parecidos. La enfermedad que da más somnolencia, y en situaciones a veces increíbles, es la narcolepsia. En esta enfermedad, es conveniente estudiar la noche y realizar el test de las siestas (test de latencias) para confirmar el diagnóstico, ya que existe tratamiento eficaz y la enfermedad en sí es invalidante.

Otra finalidad de los estudios polisomnográficos es diagnosticar episodios peculiares que aparecen por la noche, como son despertares, somniloquios, sonambulismo, bruxismo (movimiento de la mandíbula), terrores nocturnos, etc. Las crisis epilépticas son más frecuentes durante el sueño y, a veces, es necesario estudiar el sueño para diagnosticarlas. 

Para la polisomnografía, se colocan sensores de las distintas funciones corporales que van a ayudar a determinar cómo es el sueño y si hay fenómenos anormales.

Según los síntomas y las enfermedades que se sospechen, se usarán unos electrodos u otros.

Hay estudios de distintos tipos, ya que unos pueden ir dirigidos únicamente a registrar electroencefalografía durante una noche, mientras que otros, la polisomnografía habitual, va a ir dirigida a registrar el máximo posible de valores corporales posibles durante el sueño, incluyendo además de electroencefalografía, movimiento de los ojos, movimientos respiratorios, saturación de oxígeno, flujo nasal, movimientos de las piernas como mínimo.

La polisomnografía se realiza ingresado en el hospital. Se registra durante una noche, y puede repetirse con el tratamiento (CPAP) si se confirma el diagnóstico de apneas de sueño.

A pesar de los cables, suele conseguirse un sueño suficiente que da idea de la estructura y si hay fenómenos anormales o no. Hay sistemas de registro en papel, pero ya se han abandonado por sistemas más modernos de registro en cinta o en ordenador. Tras el registro, el ordenador realiza un análisis automático, que luego es corregido por el especialista en sueño.

En pantalla se revisan los sucesos del sueño, se ven las apneas u otros fenómenos y se realiza el estadiaje de las distintas fases del sueño. Hay que revisar las 8-10 horas de sueño, lo que sigue siendo, a pesar de los avances, un procedimiento largo.

Consiste en el estudio de la latencia de entrada en sueño y de entrada en fase REM. Para ello se hace dormir al paciente en 5 siestas separadas 2 horas, durante un día.

Con esta prueba se puede conocer si existe o no hipersomnolencia anormal y si se trata de una enfermedad específica como la narcolepsia. Se debe realizar en los casos de excesiva somnolencia diurna, para comprobar la latencia de entrada en sueño, y en fase REM y poder diagnosticar la narcolepsia.

Los electrodos se colocan a primera hora de la mañana. Suele bastar con colocar algunos de los electrodo de encefalograma, pegados con colodion, los electrodos alrededor de los ojos (electrooculograma), y de modo conveniente, EMG en mentón y en pierna.

Se indica al paciente que debe dormir cada dos horas, durante 20 minutos. El médico revisa el registro midiendo el tiempo hasta que el paciente se duerme y si entra en fase REM (fase de soñar).

Una latencia de menos de 5 minutos y dos o más entradas en fase REM son indicativas de narcolepsia.

Son similares a las del EEG. Es conveniente llevar el pelo limpio y conocer si se tienen alergias a los materiales que van a ser utilizados. Algunos pacientes se agobian al verse con tantos cables y sin libertad de movimiento.

El médico debe comprender y tranquilizar al paciente. Muy pocas veces es preciso cancelar la prueba por este motivo.

Se recomienda que los pacientes tomen sus medicaciones habituales, excepto en el caso de la sospecha diagnóstica de narcolepsia. En estos casos, hay que suprimir la medicación al menos una semana antes de la realización del test de latencias múltiples (y es preferible que sean varias).

 

Saber más sobre los estudios del sueño

La finalidad de los estudios de sueño es diagnosticar anomalías del sueño que pueden ser responsables directas o indirectas, tanto de problemas del sueño nocturno mismo, como de complicaciones diurnas.

De hecho, se habla de disomnias y no sólo de hiper o insomnias, ya que muchas veces, las personas que duermen mal durante la noche pueden presentar somnolencia diurna anormal.

¿En qué enfermedades se realiza esta prueba?

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra