Insulina glargina 

Insulina glargina
GRUPO: Antidiabéticos, insulinas

La insulina glargina es un producto análogo a la insulina humana de acción prolongada. En su estructura se han intercambiado y añadido algunos aminoácidos. De esta manera, la insulina resultante presenta una duración de acción de al menos 24 horas, más larga que la insulina natural, permitiendo ser administrada una vez al día.

La insulina es una hormona producida por el páncreas y que en los pacientes diabéticos se produce en baja cantidad o está ausente. Es la principal hormona responsable del control de los niveles de glucosa en el organismo. El uso de insulina permite a los pacientes diabéticos mantener glucemias (niveles de glucosa en sangre) normales.

NOMBRES COMERCIALES:

Lantus®.


ALERTAS:
         

MÁS INFORMACIÓN:

     

INFORMACIÓN DE USO

  • Diabetes mellitus tipo I (dependiente de insulina).
  • Diabetes mellitus tipo II (no dependiente de insulina), en pacientes que presenten descompensaciones agudas de la glucemia, mal control de la enfermedad, que no puedan tomar antidiabéticos orales o en circunstancias como infección grave, cirugía, tratamientos con corticoides o problemas para alimentarse por boca.

En España la insulina glargina existe comercializada para su administración subcutánea (inyección debajo de la piel) en forma de viales, plumas y cartuchos.

La dosis adecuada de insulina debe ser establecida por el médico dependiendo de los requerimientos de cada paciente, de su peso, edad, del tipo de diabetes y de la administración simultánea de antidiabéticos orales.

En general, se administrará una vez al día, siempre a la misma hora. En niños, se administrará preferentemente por la tarde.

En pacientes con diabetes tipo II, el médico puede indicar su administración junto con medicamentos antidiabéticos orales.

La inyección subcutánea con insulina glargina debe realizarse en los brazos, muslo, nalga o abdomen, alternando el lugar de inyección de manera que un mismo lugar de inyección no sea utilizado más de una vez al mes. La inyección subcutánea de insulina no debe penetrar en ningún vaso sanguíneo y no debe aplicarse masaje en el lugar de inyección.

Este tipo de insulina nunca se debe administrar por vía intravenosa (directamente en la vena), ni por vía intramuscular,  ni diluir o mezclar con otros tipos de insulina.

CUANDO NO DEBE UTILIZARSE:
  • En caso de alergia a este medicamento a otras insulinas o alguno de los componentes del preparado (ver excipientes). Si siente algún tipo de reacción alérgica deje de administrar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • En caso de presentar bajos niveles de glucosa en sangre (hipoglucemia).
  • En caso de enfermedad renal o hepática moderada o grave.

PRECAUCIONES DE USO:
  • Los niveles de glucosa en sangre o en orina deben controlarse periódicamente mientras está en tratamiento con insulina.
  • La insulina debe administrarse con especial precaución en caso de padecer una enfermedad del hígado o del riñón, enfermedad de Addison, hipopituitarismo,  hipotiroidismo,enfermedad coronaria o a nivel cerebral así como aquellos con trastornos visuales (retinopatía).
  • Asegúrese de que tiene el tipo y la concentración de insulina que su médico le ha recetado antes de administrársela.
  • Mientras esté en tratamiento con insulina debe seguir la dieta indicada por su médico y hacer ejercicio periódicamente.
  • Si se producen variaciones en el tipo de vida, en la dieta, en el ejercicio o si aparece una infección, un traumatismo o si es sometido a una intervención quirúrgica puede ser necesario modificar la dosis de insulina administrada. Consulte con su médico o farmacéutico.
  • No use la insulina si presenta grumos, está más espesa de lo normal, contienen cristales, se pega a la botella o si parece haber estado congelada.
  • Nunca agite el envase de insulina vigorosamente.
  • Use este medicamento como se lo indique su médico y nunca se administre más dosis de las indicadas.
  • Se recomienda un consumo moderado de alcohol y siempre junto con las comidas. El alcohol puede ocasionar una disminución importante en los niveles de glucosa en sangre.
  • Si es usted fumador y decide dejar de fumar consulte con su médico, ya que al dejar de fumar puede ser necesario disminuir la dosis de insulina administrada.
  • Otros miembros de su familia deben aprender cómo prevenir y cómo tratar los efectos adversos del tratamiento con insulina.
  • Si sale de viaje es conveniente llevar una copia de su historia clínica reciente, mantener los horarios de las comidas tan parecidos como sea posible a los horarios normales y conservar adecuadamente la insulina.
  • Es conveniente llevar una identificación en la que se indique que sigue tratamiento antidiabético con insulina.
  • La insulina interacciona con un gran número de medicamentos. No tome ningún medicamento sin consultar con su médico o farmacéutico.
  • La insulina glargina es una sustancia prohibida en el deporte de competición y puede dar positivo en un control de dopaje.
  • Es conveniente llevar siempre una dosis extra de insulina por si presenta una elevación de los niveles de glucosa en sangre (hiperglucemia), una dosis de glucagón por si presenta una disminución importante de los niveles de glucosa (hipoglucemia) y caramelos o azucarillos por si presenta una ligera hipoglucemia.
  • Es muy importante conocer los síntomas de la disminución (hipoglucemia) y de la elevación (hiperglucemia) de los niveles de glucosa en sangre para tratarlos rápidamente. La hipoglucemia se manifiesta como ansiedad, visión borrosa, sensación de hambre, somnolencia, cansancio y pulso rápido; en casos de hipoglucemia grave que incluyen pérdida del conocimiento debe administrarse glucagón. En caso de hipoglucemia leve, puede tomarse glucosa en forma de caramelos, azucarillos o zumo de frutas. No debe tomarse chocolate para los síntomas de hipoglucemia porque su grasa enlentece el paso de glucosa a la sangre. Ante el riesgo de estas situaciones de mareo o somnolencia, no se recomienda la conducción de vehículos ni el manejo de maquinaria peligrosa mientras esté en tratamiento con este medicamento. Los síntomas de la hiperglucemia aparecen de forma más tardía e incluyen visión borrosa, somnolencia, sequedad de boca y piel, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, respiración rápida y sed intensa. La hiperglucemia puede tratarse administrando más insulina o modificando la dieta.
  • Si se produce una hipoglucemia o una hiperglucemia puede verse afectada su capacidad de concentración y de reacción. Si aparecen con frecuencia o si no es capaz de reconocerlos sería conveniente evitar la conducción de vehículos y el manejo de maquinaria peligrosa.
  • Al inicio del tratamiento pueden darse alteraciones en la visión. Si usted lleva habitualmente gafas espere a que los niveles de glucosa en sangre estén controlados para ajustar las lentes en que caso de que persistiera la alteración visual.

¿PUEDE AFECTAR A OTROS MEDICAMENTOS?
  • Algunos medicamentos que interaccionan con insulina glargina son: antidiabéticos orales, ácido acetilsalicílico (aspirina), amitriptilina, testosterona, diltiazem, nifedipina, anticonceptivos orales, betabloqueantes (atenolol, propanolol), diuréticos tiazídicos (bendroflumetiazida, triclormetiazida), corticoides (hidrocortisona), fenitoína, pentamidina, gemfibrozilo, octreótido, antihipertensivos inhibidores del enzima convertidor de angiotensina (captoprilo, enalaprilo, lisinoprilo), tetraciclinas (oxitetraciclina, doxiciclina).
  • Informe a su médico o farmacéutico de cualquier medicamento que esté tomando.

  • Los efectos adversos de la insulina glargina son, en general, frecuentes aunque leves y transitorios. Los más frecuentes son disminución de los niveles de glucosa en sangre por debajo del límite normal (hipoglucemia) con síntomas como hambre, palidez, sudor frío, palpitaciones, dolor de cabeza, ansiedad, y visión borrosa, así como deformación de la grasa en los lugares de inyección (si se repiten las administraciones en el mismo sitio) y reacciones locales en la piel.
  • La insulina glargina puede afectar a los resultados de algunas pruebas de laboratorio (en algunas ocasiones puede aumentar niveles de sodio y disminuir los de potasio en sangre) por lo que, si le van a realizar análisis de sangre o de orina, avise que está en tratamiento con este medicamento.
  • La insulina glargina puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.

Saber más sobre la diabetes mellitus tipo 1Saber más sobre la diabetes mellitus tipo 1

El autocontrol y las bombas de infusión continua son los principales avances frente a la diabetes tipo 1.  La educación diabetológica se recibe a través de la Unidad de Diabetes.

La terapia celular busca lograr una fuente inagotable de células productoras de insulina a partir de células madre que tengan capacidad de autorregenerarse y diferenciarse a células beta productoras de insulina".

tal vezinterese

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra