Gliquidona 

Gliquidona
GRUPO: Antidiabéticos orales, derivados de sulfonilureas

La diabetes mellitus se produce por la disminución o ausencia de producción de la hormona insulina por parte del páncreas. La insulina se encarga de controlar el nivel de azúcar en la sangre.

La gliquidona es un medicamento útil cuándo falla la insulina en el control del nivel de azúcar. La gliquidona, por una parte, promueve la producción y liberación de insulina por el páncreas y por otra facilita la entrada del azúcar en las células disminuyendo la cantidad de ésta en la sangre.

NOMBRES COMERCIALES:

Glurenor®.


ALERTAS:
         

MÁS INFORMACIÓN:

     

INFORMACIÓN DE USO

  • Diabetes mellitus tipo II (no dependiente de insulina), en pacientes de edad media y avanzada que no pueden controlarse únicamente con la dieta.

En España existen comercializadas formas de administración orales de gliquidona (comprimidos).

La dosis adecuada de gliquidona puede ser diferente para cada paciente. Ésta depende de los niveles de glucosa en sangre del paciente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis en adultos y ancianos:

  • Inicialmente, 15 mg cada 24 h con el desayuno. Si no se consigue un adecuado control de los niveles de glucosa en sangre, puede incrementarse progresivamente la dosis de gliquidona administrada. Dosis máxima por toma: 60 mg. Dosis máxima diaria: 120 mg.

No se recomienda el uso de gliquidona en niños.

Se recomienda tomar la dosis de gliquidona repartida en dos o tres tomas cuando la dosis sea elevada y administrada junto con las comidas.

CUANDO NO DEBE UTILIZARSE:
  • En caso de alergia a gliquidona o en caso de alergia a otros medicamentos derivados de la sulfonilurea (clorpropamida, tolbutamida, gliclazida, glibenclamida, glipizida, glisentida) o a medicamentos del grupo sulfamida (antibiótico) o tiazida (por ejemplo furosemida) o alguno de los componentes del preparado. Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • En diabetes mellitus juvenil (insulino dependiente o tipo I), insuficiencia renal grave, hepática grave o tiroidea, diabetes complicadas con cetosis, acidosis o coma diabético, intervenciones quirúrgicas, infecciones o traumatismos graves.

PRECAUCIONES DE USO:
  • Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible y vuelva a la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
  • La glisentida debe administrarse con especial precaución en caso de padecer alguna de las siguientes enfermedades: porfiria, enfermedad de Addison (insuficiencia suprarrenal), fiebre elevada, enfermedad renal, hepática o cardíaca, nauseas, vómitos, malnutrición o insuficiencia hipofisaria.
  • El uso de este medicamento no le permite abandonar otras medidas que le hayan sido indicadas como la dieta o el ejercicio.
  • Deben controlarse los niveles de glucosa en sangre y orina mientras esté en tratamiento con este medicamento. Además de analítica sanguínea relacionada con la función renal, hepática y de tiroides. Consulte con su médico o farmacéutico si tuviera dudas.
  • Debe evitar tomar bebidas alcohólicas durante el tratamiento ya que podría producirse una descompensación en los niveles de glucosa e intolerancia al alcohol.
  • Este medicamento se administrará con especial precaución en los ancianos ya que son más propensos a padecer efectos secundarios al uso de glisentida. Por ello, se iniciará el tratamiento con dosis menores y se ajustará la dosis con precisión.
  • Es conveniente llevar una identificación en la que se indique que sigue tratamiento con antidiabéticos orales.
  • Es muy importante conocer los síntomas de la disminución de los niveles de glucosa en sangre (hipoglucemia) y de la hiperglucemia para tratarlos rápidamente. La hipoglucemia se manifiesta como ansiedad, visión borrosa, sensación de hambre, somnolencia, cansancio y pulso rápido. Los síntomas de la hiperglucemia aparecen de forma más tardía e incluyen visión borrosa, somnolencia, sequedad de boca y piel, pérdida de apetito, nauseas, vómitos, respiración rápida y sed intensa. Pregunte a su médico acerca de las medidas a adoptar en cada caso. Ante el riesgo de estas situaciones de mareo o somnolencia, no se recomienda la conducción de vehículos ni el manejo de maquinaria peligrosa mientras esté en tratamiento con este medicamento.
  • Si los síntomas no mejoran o empeoran avise a su médico.

¿PUEDE AFECTAR A OTROS MEDICAMENTOS?
  • La gliquidona puede interaccionar con un gran número de medicamentos. Algunos de ellos son los siguientes: alopurinol, anabolizantes hormonales (testosterona, nandrolona), antiácidos (bicarbonato sódico, hidróxido de magnesio), anticonceptivos orales, azúcares, colestiramina, heparina, rifampicina, tetraciclinas (doxiciclina, minociclina) entre otros.
  • Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

  • Este medicamento puede alterar los resultados de los análisis de sangre (alteración en las pruebas de función hepática y en recuento de células sanguíneas), por lo que si le van a realizar un análisis avise que está tomando este medicamento.
  • Los efectos secundarios de la gliquidona son, en general, poco frecuentes, pero pueden ser importantes. Los más frecuentes son los siguientes: náuseas, vómitos, acidez de estómago, pérdida de apetito, diarrea, alteraciones del gusto, dolor de cabeza y mareos.
  • Excepcionalmente puede producir hipoglucemia (disminución de los niveles de glucosa en sangre), problemas hematológicos como disminución de glóbulos blancos, rojos y de plaquetas, reacciones de intolerancia al alcohol e ictericia colestática (coloración amarilla de piel y mucosas por alteración del flujo biliar).
  • La gliquidona puede producir otros efectos adversos. Informe a su médico si advierte algo anormal.

Saber más sobre la diabetes mellitus tipo 2Saber más sobre la diabetes mellitus tipo 2

Disponemos de varios grupos de fármacos que permiten seleccionar el tratamiento más oportuno para cada paciente según sus características.

A los que padecen diabetes no insulinodependiente (tipo 2), seguir un plan alimentario les ayudará a mantener un peso correcto y a conseguir un equilibrio entre la insulina que segrega su cuerpo y la alimentación".

tal vezinterese

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra