Ferroglicina, sulfato 

Ferroglicina sulfato
GRUPO: Preparados antianémicos, hierro bivalente

El sulfato de ferroglicina es un preparado de hierro. El hierro interviene en la síntesis de la hemoglobina, que es la sustancia que transporta el oxígeno en los glóbulos rojos de la sangre. También forma parte de algunos sistemas enzimáticos y de la mioglobina, que es una proteína muscular.

NOMBRES COMERCIALES:

Ferbisol®, Ferro sanol®, Glutaferro®.  


ALERTAS:
         

MÁS INFORMACIÓN:

     

INFORMACIÓN DE USO

  • Anemia por deficiencia de hierro (hemorragia crónica, anemia microcítica hipocrómica), provocada por un incremento de la demanda de hierro (embarazo y primera infancia), por una dieta inadecuada o por malabsorción intestinal de hierro.

En España existen comercializadas formas de administración oral de sulfato de ferroglicina (gotas y cápsulas).

La dosis adecuada de sulfato de ferroglicina puede ser diferente para cada paciente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis oral en adultos:

  • De 15 a 20 gotas cada 8 horas. En el caso de cápsulas se recomienda 1 al día.

Dosis oral en niños:

  • Mayores de 1 año: de 4 a 12 gotas cada 8 horas
  • Lactantes: de 2 a 5 gotas cada 6 horas
  • Prematuros: de 1 a 2 gotas cada 4 horas

Si la falta de hierro es muy grave se pueden administrar 1 o 2 cápsulas al día tanto en adultos como adolescentes con peso superior a 50 kg de peso.

El sulfato de ferroglicina deberá tomarse preferentemente con el estómago vacío (1 hora antes ó 2 horas después de las comidas) ya que la absorción de hierro es mayor. Si presenta molestias en el estómago, puede tomarlo junto con las comidas.

Las cápsulas se deben tomar con un vaso de agua sin masticarse. Si tuviera dificultad para tragarlas pueden abrirse y tomar el contenido con agua.

También puede aumentar la absorción de hierro si se administra simultáneamente con ácido ascórbico (vitamina C) aunque aumenta también proporcionalmente la incidencia de efectos gastrointestinales.

CUANDO NO DEBE UTILIZARSE:
  • En caso de alergia al sulfato de ferroglicinao alguno de los componentes del preparado (consulte los excipientes). Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • En pacientes con hemocromatosis, hemosiderosis (acumulación de hierro por diferentes causas) anemia no ferropénica (anemia en la que la causa no es la falta de hierro) y pacientes que presenten algún estrechamiento a nivel del esófago.

PRECAUCIONES DE USO:
  • Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible y vuelva a la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
  • El sulfato de ferroglicina debe administrarse con especial precaución en caso de padecer alguna de las siguientes enfermedades: inflamación del intestino, colitis ulcerosa, diverticulitis, pancreatitis o úlcera de estómago.
  • La absorción de hierro aumenta cuando se administra con el estómago vacío y con la administración simultánea de ácido ascórbico (vitamina C), pero también aumenta la aparición de efectos adversos gastrointestinales. Si aparecen molestias en el estómago, se recomienda administrar el sulfato de ferroglicina junto con alimentos o comenzar con dosis bajas.
  • Se recomienda espaciar la administración de sulfato de ferroglicina entre 1 y 2 horas con los siguientes alimentos: queso, yogur, huevos, leche, espinacas, café, té y pan integral.
  • Algunos ancianos pueden necesitar dosis más altas de hierro, ya que la absorción intestinal de hierro en estos pacientes puede ser menor.
  • Este medicamento puede colorear las heces de color negro y los dientes. Para corregir el manchado en los dientes se puede diluir con zumo o agua y cepillar los dientes con bicarbonato sódico.
  • Informe a su médico que recibe este tratamiento en el caso en el que le sometan a transfusiones sanguíneas con frecuencia.
  • Si los síntomas no mejoran o empeoran avise a su médico.

¿PUEDE AFECTAR A OTROS MEDICAMENTOS?
  • Algunos medicamentos que interaccionan con sulfato de ferroglicina son los siguientes: antiácidos (almagato, magaldrato), suplementos de calcio, hormonas tiroideas, quinolonas (ciprofloxacina, ofloxacina), tetraciclinas (doxiciclina, minociclina), levodopa, metildopa, penicilamina. Se recomienda espaciar al menos 2 horas la administración de sulfato de ferroglicina y de estos medicamentos.
  • Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

  • Este medicamento puede alterar los resultados de los análisis en sangre y orina. Por lo que si le van a realizar un análisis de este tipo avise que está recibiendo este medicamento.
  • Los efectos adversos de este medicamento son, en general, leves y transitorios. Los más frecuentes son los siguientes: irritación gastrointestinal, dolor abdominal, acidez de estómago y dolor de estómago, náuseas, diarrea o estreñimiento.
  • El sulfato de ferroglicina también puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.

Saber más sobre la anemiaSaber más sobre la anemia

La anemia puede ser la manifestación de una enfermedad hematológica o una manifestación secundaria a muchas otras enfermedades.

Aunque lo más frecuente en nuestro medio es que la anemia se deba a una carencia de hierro (ferropenia), es imprescindible identificar correctamente su causa para poder tratarla de forma adecuada".

tal vezinterese

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra