Dihidrocodeína 

Dihidrocodeina
GRUPO: Supresores de la tos, alcaloides de opio y derivados

La dihidrocodeína es un medicamento capaz de producir diferentes acciones. Se utiliza para eliminar la tos al actuar sobre el centro de la tos situado a nivel medular.

También es capaz de calmar el dolor (produce analgesia), al reducir los efectos de las endorfinas (moléculas que intervienen en la transmisión del dolor) que se encuentran en el cerebro y en la columna vertebral, ver ficha dihidrocodeína (analgésico).

 

NOMBRES COMERCIALES:

Paracodina®, Tosidrin®.  


ALERTAS:
         

MÁS INFORMACIÓN:

     

INFORMACIÓN DE USO

  • Tos

 

En España existen comercializadas formas de administración oral (jarabe y gotas) de dihidrocodeína como antitusígeno. La dosis adecuada de dihidrocodeína puede ser diferente para cada paciente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico:

Dosis oral en adultos:

  • 1 o 2 cucharaditas (Paracodina®) tres veces al día o 20 a 30 gotas 4 o 5 veces al día.

Dosis oral en niños:

  • media cucharadita para niños de 2 a 5 años o hasta 1 cucharadita (Paracodina®) para niños entre 6 y 12 años  tres veces al día o 2 a 3 gotas por año de edad  4 o 5 veces al día.

No se recomienda el uso de dihidrocodeína en niños prematuros ni en menores de 4 meses.

CUANDO NO DEBE UTILIZARSE:
  • En caso de alergia a la dihidrocodeína o a los opioides o a alguno de los componentes del preparado (consulte los excipientes). Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • En pacientes con depresión respiratoria grave, en coma, enfermedad obstructiva grave de las vías respiratorias o con ataques agudos de asma.
  • En niños menores de 2 años o en el tercer trimestre de embarazo o en aquellas en período de lactancia.

PRECAUCIONES DE USO:
  • Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible y vuelva la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
  • La dihidrocodeína debe administrarse con especial precaución en caso de padecer alguna de las siguientes enfermedades: asma crónico, hipotiroidismo, hipertrofia de la próstata o enfermedades del hígado o del riñón, trastornos del centro respiratorio, presión intracraneal alta, historial de drogodependencia, potencial adictivo.
  • Se recomienda evitar su administración en pacientes con diarreas severas, con sangre o causadas por microorganismos. Consulte con su médico si se encuentra en esta situación.
  • En uso prolongado puede producir dependencia física y tolerancia.
  • En pacientes ancianos se recomienda precaución en su uso e iniciar el tratamiento con dosis menores e intervalos de administración más largos.
  • La dihidrocodeína puede provocar somnolencia y vértigos. No se recomienda la conducción de vehículos ni el manejo de maquinaria peligrosa o de precisión, especialmente al inicio del tratamiento.
  • Debe evitar el consumo de alcohol mientras tome este medicamento.
  • Si los síntomas no mejoran o empeoran visite a su médico.

¿PUEDE AFECTAR A OTROS MEDICAMENTOS?
  • Algunos medicamentos que interaccionan con la dihidrocodeína son: antidepresivos del tipo IMAO (tranilcipromina, moclobemida) o tricíclicos (imipramina, amitriptilina), otros fármacos que tengan acción sedante, cimetidina y otros como quinidina, fluoxetina, etc.
  • Informe a su médico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

 


  • Los efectos adversos de dihidrocodeína son, en general, leves y transitorios. Los más frecuentes son molestias gastrointestinales como estreñimiento y nauseas.
  • En algunas ocasiones puede causar somnolencia, vértigos y dolor de cabeza.
  • La dihidrocodeína también puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.

Saber más sobre la tos crónicaSaber más sobre la tos crónica

Es uno de los síntomas más frecuentes en las consultas del Departamento de Neumología. El especialista determina la causa y establece el tratamiento específico, que suele ser muy eficaz.

La causa más frecuente de tos crónica es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica asociada al hábito de fumar".

tal vezinterese

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra