Clorpromazina 

Clorpromazina
GRUPO: Antipsicóticos

La clorpromazina es un medicamento que actúa bloqueando los receptores de dopamina (transmisor químico del impulso nervioso) del cerebro. La dopamina participa en la transmisión de impulsos entre las células cerebrales. Cuando se produce un exceso de dopamina en el cerebro se produce una sobreestimulación de los receptores, que actúan modificando el comportamiento.

La clorpromazina bloquea estos receptores y evita la sobreestimulación, ayudando así al control de la enfermedad mental.

Estimula la producción de prolactina y presenta actividad contra los vómitos, sedante y antihistamínica.

NOMBRES COMERCIALES:

Largactil®  


ALERTAS:
         

MÁS INFORMACIÓN:

     

INFORMACIÓN DE USO

  • Agitación psicomotriz: psicosis agudas, crisis de manía, delirio o confusión.
  • Psicosis: esquizofrenia o síndromes de delirio crónico.
  • Curas de sueño.

En España existen comercializadas formas de administración orales (comprimidos y gotas) y parenteral (intramuscular o intravenosa).

La dosis adecuada de clorpromazina puede ser diferente para cada paciente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas, pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis en adultos:

  • Oral: inicialmente, de 25 a 50 mg al día, aumentando progresivamente la dosis según las necesidades del paciente hasta una dosis de mantenimiento de 25 a 50 mg cada 8 horas. La dosis máxima es de 300 mg al día.
  • Intramuscular o intravenosa: de 25 a 50 mg (1 ó 2 ampollas) varias veces al día, hasta una dosis máxima de 150 mg al día.

Dosis en niños:

  • Oral: en niños menores de 5 años: 1 mg por kg de peso al día. En niños mayores de 5 años: se recomienda administrar un tercio o la mitad de la dosis administrada en adultos según su peso.
  • Intramuscular o intravenosa: en niños menores de 5 años: 1 mg por kg de peso al día. En niños mayores de 5 años: se recomienda administrar un tercio o la mitad de la dosis administrada en adultos según su peso.

Los pacientes ancianos necesitan una dosis inicial menos y un ajuste más gradual de la dosis. Se recomienda un control clínico especial.

CUANDO NO DEBE UTILIZARSE:
  • En caso de alergia a la clorpromazina o fenotiazinas (flufenazina, levomepromazina, perfenazina, periciazina, pipotiazina, tioproperazina, tioridazina, trifluoperazina). Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar el medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • En caso de padecer depresión severa del sistema nervioso central o de la médula ósea, estados de coma, riesgo de padecer hipertensión ocular o feocromocitoma (tumor a nivel de la glándula suprarrenal). La clorpromazina puede empeorar los síntomas de estas enfermedades.
  • Si recibe tratamiento con levodopa para enfermedad de Parkinson.
  • No administrar junto con acohol.

PRECAUCIONES DE USO:
  • Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible, pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
  • No se debe conducir vehículos ni manejar maquinaria peligrosa o de precisión debido a la posible aparición de somnolencia y mareos durante el tratamiento.
  • Se debe evitar el consumo de alcohol mientras esté en tratamiento con este medicamento.
  • Se aconseja la suspensión gradual del tratamiento.
  • No debe exponerse de manera prolongada al sol, ya que este medicamento puede aumentar la sensibilidad de su piel frente al sol, provocando la aparición de manchas rojas.
  • Debe ponerse en contacto con su médico o farmacéutico en caso de dolor de garganta, fiebre, temblores, coloración amarilla de piel o mucosas, alteración en la visión o erupciones en la piel.
  • Durante los tratamientos crónicos, su médico le realizará análisis de sangre y revisiones oftálmicas periódicamente.
  • Este medicamento debe administrarse con especial precaución en climas calurosos, ya que aumenta la sensibilidad al calor.
  • El tratamiento debe ser suspendido en el caso que el paciente experimente algún episodio de fiebre o rigidez muscular grave.
  • Este medicamento puede causar sequedad de boca. Puede aliviarse chupando hielo o caramelos o con saliva artificial. Si continúa este efecto durante más de 2 semanas, consulte a su médico o farmacéutico.
  • Los comprimidos de clorpromazina comercializados en España contienen lactosa y gluten. Se recomienda especial precaución si padece intolerancia a la leche o a la lactosa o enfermedad celiaca. En estos casos, consulte a su médico antes de tomar este medicamento.
  • Algunas presentaciones comerciales de clorpromazina contienen sacarosa. Se recomienda especial precaución si padece intolerancia a la sacarosa o diabetes.
  • Deberá utilizarse con precaución en caso de padecer alguna de las siguientes enfermedades alteraciones cardiovasculares graves, diabetes, enfermedades respiratorias, epilepsia, depresión, enfermedad del hígado o del riñón o enfermedad de Parkinson.
  • Si los síntomas de su enfermedad no mejoran consulte a su médico.

¿PUEDE AFECTAR A OTROS MEDICAMENTOS?
  • Algunos medicamentos que interaccionan con la clorpromazina son los siguientes: anfetaminas, algeldrato, antidiabéticos (glibenclamida, glipizida), antidepresivos tricíclicos (desipramina, imipramina), propranolol, carbamazepina, cimetidina, cloroquina, diazóxido, fenitoína, fenobarbital, levodopa, petidina, piperazina, prometazina, ácido tranexánico, trazodona y sales de litio.
  • Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

  • La clorpromazina puede alterar los resultados de los análisis de sangre y orina, por lo que si le van a realizar un análisis avise que está tomando este medicamento.
  • Los efectos adversos de la clorpromazina son, en general, frecuentes aunque no suelen ser importantes. Puede producir: somnolencia, sedación, sequedad de boca, visión borrosa, retención urinaria y estreñimiento.
  • Raramente puede producir otros efectos como disminución de la presión arterial, insuficiencia cardíaca, arritmias, erupciones en la piel, insomnio, mareos, fiebre, rigidez muscular, ausencia de menstruación y alteraciones respiratorias.
  • La clorpromazina también puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.

Saber más sobre el Departamento de Psiquiatría y Psicología MédicaSaber más sobre el Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica

Mediante el trabajo multidisciplinar, asistimos el paciente de manera integral, identificando las causas principales de la enfermedad y proporcionando un abordaje individual y un tratamiento mas adecuado y eficaz.

La investigación logrará detectar los fármacos más adecuados en función del perfil genético, con mejor respuesta al tratamiento y con menos efectos adversos".

tal vezinterese

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra