Claritromicina 

Claritromicina
GRUPO: Antibióticos vía sistémica, macrólidos

La claritromicina es un antibiótico que pertenece al grupo de los macrólidos. Actúa interfiriendo con la producción de proteínas que las bacterias necesitan para multiplicarse, con lo que consigue detener el crecimiento de las bacterias y la propagación de la infección.

La claritromicina tiene una actividad antibacteriana muy similar a las penicilinas y se usa como alternativa antibiótica en aquellas personas que son alérgicas a las penicilinas.

NOMBRES COMERCIALES:

Bremon®, Bremon unidia®,  Klacid, Klacid unidia®,  Kofron®, Kofron unidia®
Existen comercializadas formas genéricas de claritromicina.  


ALERTAS:
         

MÁS INFORMACIÓN:

     

INFORMACIÓN DE USO

  • Infecciones provocadas por bacterias sensibles a este antibiótico localizadas en las vías respiratorias altas y bajas, en la piel y tejidos blandos, en el tracto urinario o genital y en el tracto gastrointestinal.
  • Úlcera de duodeno provocada por la bacteria Helicobacter pylori.
  • Infecciones provocadas por micobacterias.
  • Otitis media, faringitis, impétigo (infección de la piel con ampollas) en niños.

En España existen comercializadas formas de administración orales (comprimidosde liberación controlada, comprimidos recubiertos, suspensiones y sobres) e inyectables (intravenosa) de claritromicina.

La dosis adecuada de claritromicina puede ser diferente para cada paciente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas, pero si su médico le ha indicado otra pauta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis oral en adultos:

  • 250 mg administrados cada 12 horas. En infecciones severas puede incrementarse hasta 500 mg cada 12 horas. La duración del tratamiento es de 6 a 14 días.
  • Úlcera duodenal asociada al Helicobacter pylori: 500 mg cada 8 horas junto con 40 mg al día de omeprazol durante 2 semanas.

Dosis oral en niños de 1 a 12 años:

  • 7,5 mg por kg de peso administrados cada 12 horas durante 5-10 días. No se recomienda la administración de este antibiótico en niños menores de 6 meses.

Dosis intravenosa en adultos:

  • 500 mg administrados cada 12 horas durante 2-5 días. Si se considera necesario puede continuarse el tratamiento por vía oral.

En pacientes con enfermedad renal puede ser necesario disminuir la dosis administrada. Consulte a su médico.

Se recomienda tomar los comprimidos de claritromicina junto con las comidas para disminuir las molestias en el estómago. Los comprimidos recubiertos y los de liberación controlada deben tragarse enteros, sin masticar ni fraccionarlos.

Las preparaciones inyectables de claritromicina se utilizarán cuando las infecciones revistan gravedad o el paciente no pueda ingerir las formas orales. Una vez superada la fase aguda de la infección se recomienda pasar a la vía oral.

CUANDO NO DEBE UTILIZARSE:
  • En caso de alergia a claritromicina o a otros antibióticos macrólidos (eritromicina, azitromicina o roxitromicina)o alguno de los componentes del preparado (consulte los excipientes). Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar este medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.

PRECAUCIONES DE USO:
  • Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible, pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
  • Para que el tratamiento con claritromicina sea eficaz, debe administrarse completo (de 6 a 14 días) aunque se haya producido una mejoría de los síntomas de la infección.
  • Si se administra la claritromicina para el tratamiento de una infección provocada por la bacteria Mycobacterium avium, deben realizarse análisis de sangre periódicos así como controles de la capacidad auditiva.
  • Este medicamento debe administrarse con especial precaución en caso de padecer alguna de las siguiente enfermedades: enfermedad del riñón o del hígado y en pacientes con antecedentes de colitis ulcerosa o diarrea asociada a antibióticos.
  • Durante tratamiento con claritromicina se han notificado casos de mareos. El paciente debe tener precaución al conducir o manejar maquinaria, hasta que no se establezca como le puede afectar la toma de claritromicina de forma individual.
  • La claritromicina debe administrarse con un especial control médico en pacientes ancianos.
  • Si los síntomas de la infección no mejoran o empeoran, consulte a su médico.

¿PUEDE AFECTAR A OTROS MEDICAMENTOS?
  • Algunos medicamentos que pueden interaccionar con la claritromicina son: antiácidos (almagato, magaldrato), anticoagulantes orales (warfarina, acenocumarol), antiepilepticos (carbamazepina, fenitoína), inmunosupresores (ciclosporina, tacrolimus), fármacos para el estómago (omeprazol, cisaprida), fármacos para problemas cardíacos (digoxina), ergotamina, fluoxetina, itraconazol, antibióticos (rifampicina), fármacos para tratar el SIDA (ritonavir y zidovudina), fármacos para problemas de colesterol como simvastatina, teofilina (para tratar el asma) y antihistamínicos como terfenadina.
  • Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

  • La claritromicina puede afectar a los resultados de algunas pruebas de laboratorio por lo que, si le van a realizar análisis de sangre o de orina, avise que está en tratamiento con este medicamento.
  • Los efectos adversos de la claritromicina son, en general, leves y transitorios. Los más frecuentes son los siguientes: dolor abdominal, náuseas, vómitos, incremento de algunas pruebas analíticas de la función del hígado (transaminasas y fosfatasa alcalina), picor y erupciones en la piel.
  • Con menor frecuencia puede producir dolor en el pecho, arritmias cardiacas, dolor de cabeza y coloración amarillenta de piel y mucosas (ictericia).
  • El tratamiento con claritromicina debe suspenderse en caso de presentar dolor de cabeza o vómitos intensos o zumbido de los oídos.
  • La claritromicina también puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.

Saber más sobre el Área de Enfermedades InfecciosasSaber más sobre el Área de Enfermedades Infecciosas

Las infecciones afectan a las personas provocando procesos muy distintos que se pueden localizar en cualquier tejido del cuerpo humano, por lo que exigen un abordaje específico.

Los avances tecnológicos como la investigación y desarrollo de nuevos antiinfecciosos han permitido, en nuestro medio, un notable descenso en la mortalidad relacionada con la infección y un mejor control de la misma".

tal vezinterese

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra