Calcifediol
(vitamina d)

Calcifediol
GRUPO: Vitaminas

El calcifediol (25-hidroxicolecalciferol) es un factor vitamínico (vitamina D). Las vitaminas son unos compuestos necesarios, en pequeñas cantidades, para el mantenimiento de la actividad biológica normal. No son producidas por el organismo y éste, en condiciones normales, los toma de los alimentos que los contienen.

El calcifediol favorece la absorción digestiva del calcio contenido en la dieta. Participa también en la reestructuración y formación de los huesos.

Algunos alimentos en los que podemos encontrar vitamina D son: huevos, mantequilla, leche y aceites de pescado. La luz del sol favorece la formación de vitamina D en el organismo.

La cantidad diaria de vitamina D recomendada es:

  • Niños: de 7,5 a 10 mcg.
  • Adultos: de 5 a 10mcg. Algunas situaciones que pueden aumentar la necesidad de vitamina D son el alcoholismo, enfermedades intestinales, enfermedades del riñón, del hígado, del páncreas y eliminación quirúrgica de alguna parte del estómago.

La deficiencia de vitamina D se caracteriza por la mineralización insuficiente del hueso. En niños el déficit importante origina la malformación del esqueleto (raquitismo). En el adulto, provoca osteomalacia.

NOMBRES COMERCIALES:

Hidroferol®.  


ALERTAS:
         

MÁS INFORMACIÓN:

     

INFORMACIÓN DE USO

  • Osteomalacia (ablandamiento de los huesos) causada por disfunción hepática (osteomalacia por anticonvulsivantes).
  • Hipocalcemia asociada a hipoparatiroidismo.
  • Osteodistrofia renal.
  • Raquitismo dependiente de vitamina D.
  • Hipofosfatemia familiar.

En España existen comercializadas formas orales de calcifediol (ampollas bebibles, gotas).

La dosis adecuada de calcifediol puede ser diferente para cada paciente. Ésta depende de la edad y de los niveles de calcio en sangre del paciente. A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas de calcifediol. Pero si su médico le indicado otra dosis distinta, no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico.

Dosis oral en adultos:

  • Osteodistrofia renal: 266 mcg (1 ampolla normal) cada 4 días en pacientes hemodializados. La dosis se irá ajustando según los niveles séricos de calcio.
  • Hipoparatroidismo: 266 (1 ampolla normal) mcg en días alternos.
  • Osteodistrofia por anticonvulsivantes: 266 (1 ampolla normal) mcg cada 5 ó 6 días.
  • Raquitismo (en estados carenciales): 266 (1 ampolla normal) mcg en días alternos, ó 3 mg (1 ampolla de 3mg) cada 2 ó 3 meses.
  • Raquitismo (en estados resistentes): 266 mcg (1 ampolla normal) al día o en días alternos, o bien 3 mg (1 ampolla de 3mg) cada 3 ó 4 semanas.
  • Osteomalacia: de 266 a 532 mcg (1 a 2 ampollas normales) al día. En niños hasta 2 años 20 a 50 mcg al día (5 a 12 gotas). En niños entre 2 y 10 años: 50 mcg al día (12 gotas).

Dosis oral en niños:

  • Raquitismos carenciales: 1 a 4 gotas al día.
  • Raquitismos resistentes: hasta 100 gotas al día.

Cada gota del medicamento contiene 4 mcg. Puede administrarse solo o con una cucharada de leche o zumo. En lactantes no es conveniente administrarlo a partir del biberón ya que debido a su consistencia queda adherido a las paredes.

La dosis puede variar a lo largo del tratamiento según los niveles de calcio en sangre que posea.

CUANDO NO DEBE UTILIZARSE:
  • En caso de alergia a calcifediol o vitamina Do alguno de los componentes del preparado (consulte los excipientes). Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar este medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • En casos de hipercalcemia (niveles altos de calcio en sangre), hipervitaminosis D (niveles altos de vitamina D en sangre).

PRECAUCIONES DE USO:
  • Es importante respetar el horario pautado. Si se le olvida tomar una dosis tómela tan pronto como sea posible y vuelva a la pauta habitual. Pero si falta poco tiempo para la próxima dosis no la duplique y continúe tomando el medicamento como se le había indicado.
  • Durante el tratamiento con calcifediol deben monitorizarse mensualmente los niveles séricos de calcio, fosfatos, magnesio, pruebas hepáticas y calcio en orina. Si se superan los valores normales de calcio en sangre (9 a 11 mg/dl) se disminuirá la dosis o se suspenderá el tratamiento hasta alcanzar niveles normales de calcio en sangre. También es recomendable que su médico realice controles de hormona paratiroidea cada 3 meses siempre que continúe con este tratamiento.
  • Debe emplearse con precaución en pacientes con nefrolitiasis (cálculos renales o piedras en el riñón), o con enfermedad hepática, cardíaca o biliar, hipoparatiroidismo, síndrome de malabsorción o enfermedad de Crohn (enfermedad inflamatoria intestinal).
  • No se recomienda utilizar suplementos vitamínicos como sustitutos de una dieta equilibrada.
  • Ciertos estudios han demostrado que los pacientes ancianos pueden requerir mayor dosificación debido a una posible disminución de la capacidad por parte de la piel para sintetizar vitamina D3 o una reducción de la exposición al sol, o una alteración de la función renal o de la absorción de la vitamina D.
  • La absorción de este medicamento puede ser interferida por otros medicamentos, por lo que se recomienda que separe ambas administraciones al menos 2h.
  • Si usted padece enfermedad cardíaca y recibe tratamiento con digitálicos (por ejemplo digoxina) su médico debe monitorizar la función cardíaca siempre que reciban suplementos de calcio y vitamina D.

¿PUEDE AFECTAR A OTROS MEDICAMENTOS?
  • Este medicamento puede interaccionar con inductores enzimáticos como la fenitoína, fenobarbital (antiepilecticos), que puede inhibir el efecto de la vitamina D.
  • Otros compuestos que pueden interaccionar son: antiácidos que contengan magnesio (almagato, magaldrato), ketoconazol (fármaco para infecciones por hongos) preparados con calcio y diuréticos tiazídicos (clortalidona, hidroclorotiazida).
  • Informe a su médico o farmacéutico de cualquier otro medicamento que esté tomando.

  • Los efectos nocivos son, en general, infrecuentes pero importantes. Las reacciones adversas son más frecuentes con dosis altas y en tratamientos prolongados. Las reacciones más características son: ocasionalmente hipercalcemia, con síntomas de anorexia, vómitos, náuseas, dolor abdominal, estreñimiento, debilidad muscular, sed excesiva, eliminación de grandes cantidades de orina, nefrolitiasis (cálculos renales o piedras en el riñón), nefrocalcinosis, y, en casos severos, incremento de los valores de tensión arterial, arritmia cardiaca y coma.
  • Primeros síntomas en caso de intoxicación: estreñimiento, diarrea, sequedad en la boca, aumento de la sed, gusto metálico, dolor de cabeza, pérdida de apetito, aumento de la frecuencia urinaria, náuseas, vómitos y temblores inusuales.
  • Puede alterar los valores de calcio, colesterol y pruebas de función hepática de la analítica en sangre. Informe a su médico que recibe este tratamiento en caso de realizar una analítica.
  • El calcifediol también puede producir otros efectos adversos. Consulte a su médico si advierte algo anormal.

Saber más sobre las vitaminasSaber más sobre las vitaminas

Se pueden clasificar en dos grupos: las vitaminas liposolubles que se disuelven en grasas y las vitaminas hidrosolubles que se disuelven en agua y desaparecen durante la preparación y la cocción de los alimentos.

Las necesidades de la población infantil están condicionadas por la etapa de crecimiento, el desarrollo de los huesos, dientes, músculos, etc. Las necesidades energético-proteicas son elevadas, más elevadas que los adultos".

tal vezinterese

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra