Almasilato

Almasilato
GRUPO: Antiácidos

El almasilato (silicato de aluminio y magnesio hidratado) es un medicamento antiácido que se usa para neutralizar (contrarrestar) el ácido clorhídrico del estómago.

NOMBRES COMERCIALES:

Dolcopin®.


ALERTAS:
         

MÁS INFORMACIÓN:

     

INFORMACIÓN DE USO

  • Enfermedades que cursan con reflujo gastroesofágico.
  • Regurgitación o pirosis retroesternal.
  • Esofagitis péptica y dispepsias biliares.

En España, existen comercializadas formas de administración orales (suspensión.) La dosis adecuada de almasilato puede ser diferente para cada paciente. Ésta depende de para qué se quiera utilizar y del dolor que tenga el paciente.

A continuación se indican las dosis más frecuentemente recomendadas. Pero si su médico le ha indicado otra dosis distinta no la cambie sin consultar con él o con su farmacéutico:

  • Dosis oral en adultos: 1 sobre, tres veces al día, preferentemente 1/2 - 1 hora después de las principales comidas. En casos determinados, se puede tomar otra dosis antes de acostarse.

Se recomienda no exceder de 4 sobres al día.

En niños se debe utilizar solo bajo criterio del médico y adecuando la dosis a su edad y peso. En general, no se recomienda el uso de antiácidos en niños menores de 6 años.

No debe utilizarse durante más de 7 días.

Se debe verter el contenido de un sobre en medio vaso de agua. Remover bien y tomar inmediatamente.

CUANDO NO DEBE UTILIZARSE:
  • En caso de alergia a almasilato u otros componentes del medicamento.
  • Si experimenta algún tipo de reacción alérgica deje de tomar este medicamento y avise a su médico o farmacéutico inmediatamente.
  • Insuficiencia renal grave. Hemorragia intestinal.
  • Paciente con niveles elevados de fósforo y magnesio en sangre.
  • Obstrucción intestinal.
  • El Dolcopin®, medicamentos que contiene almasilato, no puede utilizarse en alcalosis metabólical.

PRECAUCIONES DE USO:
  • Los pacientes con insuficiencia renal de leve a moderada, deben tomar este medicamento con precaución.
  • Se deben evitar las dosis altas en este tipo de pacientes.
  • Puede producirse en el organismo una acumulación de aluminio y magnesio, componentes de este medicamento.
  • El almasilato puede producir una disminución de los niveles de fosfato en sangre (dando anorexia, malestar general, debilidad muscular...) en pacientes con dieta pobre en fosfatos, diarrea, malabsorción o trasplante renal. En estos casos se recomienda realizar análisis de los niveles de fosfatos en sangre.
  • Se debe comunicar al médico la aparición de algún síntoma que indique hemorragia, como sangre en las heces o en el vómito.
  • Se debe evitar el uso prolongado en ancianos con problemas en los huesos (osteomalacia, osteoporosis) o con Alzheimer porque puede empeorar su enfermedad.
  • En las siguientes situaciones clínicas: ileostomía, apendicitis o síntomas, estreñimiento o impactación fecal, obstrucción pilórica y hemorroides, sólo se utilizará si el médico lo considera adecuado tras hacer un balance entre el beneficio y el riesgo para el paciente.
  • Si los síntomas empeoran, o si a pesar del tratamiento, persisten más de 7 días o recurren, consulte con su medico.

¿PUEDE AFECTAR A OTROS MEDICAMENTOS?
  • El almasilato puede alterar la acción de muchos medicamentos por lo que se recomienda separar al menos 2 horas la toma de almasilato de la de cualquier otro medicamento.
  • Algunos de los medicamentos que interaccionan con el almasilato son: antiinflamatorios no esteroideos (ác. flufenámico o mefenámico, indometacina) antiulcerosos (cimetidina, famotidina, ranitidina), digitálicos (digoxina, digitoxina), clorpromazina, lansoprazol, prednisona, gabapentina, ketoconazol, fenotiazinas, isoniazida, ácido fólico, penicilamina, quinolonas (ciprofloxacino), tetraciclinas (clortetraciclina, demeclociclina, doxiciclina), sales de hierro, quinidina, ácido acetilsalicílico, digoxina, fosfato sodico de celulosa en otros muchos.

  • Los efectos adversos del almasilato son en general leves y transitorios. Los más frecuentes son la diarrea leve y el estreñimiento.
  • En tratamientos con dosis altas y prolongados, o en pacientes con dieta baja en fosfatos, puede inducir una disminución en los niveles de fosfato en sangre y ocasionar osteomalacia (ablandamiento de los huesos).
  • En tratamientos con dosis altas, prolongados y/o enfermedad renal, puede producirse hipermagnesemia u otro desequilibrio electrolítico. Se recomienda seguimiento de niveles de fósforo y calcio en sangre si el tratamiento se prolonga en el tiempo.

Saber más sobre la úlcera pépticaSaber más sobre la úlcera péptica

Actualmente, disponemos de fármacos muy eficaces capaces de aliviar los síntomas de la úlcera y de facilitar su cicatrización. Antes de iniciar un tratamiento, es necesario conocer si se trata de una úlcera benigna o maligna.

Los síntomas más frecuentes son el dolor, la pesadez y la acidez. En función de la intensidad y frecuencia del dolor se debe consultar con el médico".

tal vezinterese

¿QUÉ TECNOLOGÍA UTILIZAMOS?

La Clínica es el hospital privado con mayor dotación tecnológica de España, todo en un único centro.

Imagen de un PET, tecnología de vanguardia en la Clínica Universidad de Navarra

NUESTROS
PROFESIONALES

Los profesionales de la Clínica realizan una labor continuada de investigación y formación, siempre en beneficio del paciente.

Imagen profesionales de la Clínica Universidad de Navarra

POR QUÉ VENIR
A LA CLÍNICA

Conozca por qué somos diferentes a otros centros sanitarios. Calidad, rapidez, comodidad y resultados.

Imagen del edificio de la Clínica Universidad de Navarra