Meningitis

es una urgencia médica que requiere atención inmediata

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Diagnóstico y tratamiento de la meningitis en la Clínica

Para el diagnóstico de la meningitis es necesario el estudio del líquido cefalorraquídeo, que se extrae mediante una punción lumbar. Debe realizarse lo antes posible si no hay contraindicaciones.

En algunos casos, la punción lumbar se pospone hasta obtener una prueba de neuroimagen (TAC o resonancia magnética cerebral).

El examen del líquido cefalorraquídeo permite identificar el agente causante de la meningitis en la mayoría de los pacientes.

Otras muestras complementarias que pueden ayudar al diagnóstico son hemocultivos, muestras otorrinofaríngeas o muestras de heces (en particular si se sospecha de enterovirus).

¿Quiere saber más sobre el Departamento de Neurología?

Pioneros en el tratamiento de determinadas enfermedades o en la investigación de determinadas áreas neurológicas.

En los niños pequeños las únicas manifestaciones clínicas pueden ser apatía, llanto y rechazo de la alimentación".

La meningitis es una urgencia médica. El tratamiento incluye medidas de soporte vital e iniciar cuanto antes el tratamiento antibiótico (en el caso de la meningitis bacteriana).

Si se puede determinar el germen causal mediante el estudio de líquido cefalorraquídeo se debe instaurar tratamiento antibiótico específico.

Sin embargo, hasta identificar el germen responsable, se comienza con tratamiento empírico que debe ir dirigido a los patógenos más frecuentes de acuerdo con la edad del paciente y sus antecedentes de enfermedad y, dependiendo de los resultados del cultivo del líquido cefalorraquídeo, será o no modificado posteriormente.

Saber más sobre la meningitis

La meningitis consiste en la inflamación de las membranas que recubren el cerebro (meninges) y del líquido que ocupa el espacio entre ellas (líquido cefalorraquídeo), que habitualmente tiene una causa infecciosa.

Cualquier germen que infecte el organismo puede producir meningitis. Las meningitis víricas, producidas por virus, son benignas. Las más frecuentes y de mayor gravedad son las de origen bacteriano.

El neumococo y el meningococo son las bacterias responsables de más de la mitad de las meningitis agudas de nuestro país.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Cefalea
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Rigidez de nuca

Cualquier germen que infecte el organismo puede producir meningitis. Las producidas por virus (meningitis víricas) son benignas. Las más frecuentes y de mayor gravedad son las de origen bacteriano.

Los síntomas comunes a cualquier tipo de meningitis son cefalea, fiebre, náuseas, vómitos y rigidez de nuca.

Esta rigidez consiste en la resistencia de la musculatura cervical a la flexión activa o pasiva de la cabeza, asociada a dolor local. También puede acompañarse de alteración del nivel de conciencia, crisis convulsivas y otros síntomas y signos neurológicos.

En los niños pequeños las únicas manifestaciones clínicas pueden ser apatía, llanto y rechazo de la alimentación. Los ancianos pueden presentar únicamente alteración del nivel de conciencia, sin fiebre ni rigidez de nuca.

Aunque algunos síntomas sugieren la causa de la infección, como la presencia de una erupción cutánea en la meningococia, por los datos clínicos no puede deducirse el agente responsable.

La prevención de la meningitis se hace mediante dos medidas principales: la vacunación y la quimioprofilaxis.

Con la vacunación se inmuniza al individuo contra un germen y se evita así que adquiera la infección. En la actualidad no existe vacuna para determinados tipos de meningococo y neumococo.

La quimioprofilaxis consiste en la administración de un antibiótico durante cortos periodos de tiempo a las personas que han estado en contacto con un paciente diagnosticado de meningitis meningocócica. Sin embargo, no todos los tipos de meningitis requieren profilaxis antibiótica para los contactos cercanos, concretamente pero no se utiliza en la meningitis neumocócica (el tipo de meningitis más frecuente). Con ello, se consigue erradicar el germen en los portadores sanos y se evita su diseminación.

¿NECESITA PEDIR UNA SEGUNDA OPINIÓN?

Imagen con los pasos que hay que dar para solicitar una segunda opinión en la Clínica Universidad de Navarra
Si necesita la opinión de nuestros expertos sin necesidad de desplazarse a la Clínica, le ofrecemos la posibilidad de realizar una consulta de Segunda Opinión Médica.

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra