Linfomas

saber más sobre los linfomas

El linfoma se caracteriza por la proliferación maligna de linfocitos que constituyen las células defensivas del sistema inmunitario.

El tejido linfoide se encuentra fundamentalmente en los ganglios linfáticos, por lo que los linfomas se caracterizan, generalmente, por la presencia de ganglios linfáticos de tamaño aumentado.

Sin embargo, también hay células linfoides en otros muchos órganos, por lo que los linfomas pueden afectar al tubo digestivo, al bazo, al hígado, al pulmón, a la médula ósea, etc.

La incidencia de esta patología es elevada, ya que cada año se diagnostican en España 5.000 nuevos casos en adultos mayores de 40 años.

La coordinación multidisciplinar permite el estudio y el diagnóstico en poco tiempo. Además, la Clínica Universidad de Navarra dispone de las técnicas más avanzadas para el diagnóstico de la enfermedad.

Imagen preview del infográfico sobre linfomas
Conozca todo sobre los linfomas y sus opciones de tratamiento
Descargar infográfico
Investigación pionera contra el linfoma folicular
Qué son y qué tipos de linfomas existen

En general, los linfomas se presentan como ganglios linfáticos aumentados de tamaño, que cuando aparecen en zonas accesibles como cuello, axilas o ingle se pueden palpar evidenciando su tamaño.

Sin embargo, no todo aumento de ganglio tiene su origen en un linfoma. Existen diversas infecciones y otras enfermedades que provocan un aumento de ganglios linfáticos. Por ello, es importante acudir al especialista y, en caso de duda, realizar una biopsia.

En ocasiones, los ganglios afectados están muy internos (abdomen, mediastino...) y pueden pasar desapercibidos, por lo que el diagnóstico es más difícil y sólo se consigue cuando aparecen otros síntomas (fiebre, sudoración nocturna, cansancio, pérdida importante de peso, prurito...), que obligan a realizar estudios más exhaustivos.

Tradicionalmente, los linfomas se clasifican en dos grandes grupos, basándose en la naturaleza de la célula linfoide proliferante:

La enfermedad de Hodgkin
Representa el 15-20% de los casos.

Los linfomas no hodgkinianos (LNH)
Constituyen un grupo muy heterogéneo, dividiéndose actualmente en casi 30 variantes, que dependen del tipo de célula linfoide implicada en la proliferación maligna.

Incluyen los linfomas de celulas B y T y se subdividen, a su vez, en dos grandes grupos:

  • Linfomas linfoblásticos, originados en células linfoides inmaduras procedentes de los compartimentos centrales (médula ósea o timo).
  • Linfomas de células periféricas, en los que proliferan células linfoides efectoras localizadas habitualmente en los compartimentos periféricos.

Es tal la complejidad que, durante años, se ha estado debatiendo la mejor forma de clasificar los linfomas y, aunque actualmente existe un alto grado de precisión y consenso en el diagnóstico de sus distintas variedades, es posible que no contemos aún con una clasificación definitiva.

Actualmente se desconoce la causa que origina los linfomas. Suponen el 84% de todas las enfermedades neoplásicas hematológicas.

Sin embargo, se ha constatado que el linfoma de Hodgkin es más común entre personas de 15 a 35 y de 50 a 70 años de edad. Uno de los motivos por los que podría aparecer este linfoma podría estar asociado con una infección pasada con el virus de Epstein-Barr (VEB).

Por otro lado, los pacientes con infección por VIH presentan un mayor riesgo de contraer la enfermedad que la población general.

Por su parte, los linfomas no Hodgkin, aunque pueden aparecer a cualquier edad, tienen una incidencia de menos del 5% en niños. La mayoría de los subtipos aumentan su frecuencia con la edad, siendo la media de aparición los 65 años. Resulta algo más frecuente en varones y las causas son desconocidas.  

Resulta muy importante realizar un diagnóstico preciso, así como un buen estudio de extensión de la enfermedad, que nos permitan disponer de todos los datos necesarios para decidir el tratamiento más adecuado.

Tradicionalmente, se ha dividido a los linfomas en:

  • Agresivos o de alto grado de malignidad, cuando las células malignas crecen más rápidamente. Son más graves y necesitan tratamientos más fuertes, pero son potencialmente curables.
  • Linfomas indolentes o de bajo grado de malignidad, cuando las células son de crecimiento más lento. Permiten una calidad de vida mejor durante años pero son muy difíciles de curar definitivamente.

En la actualidad, se tiende a establecer un pronóstico diferenciado en cada caso teniendo en cuenta la variedad de linfoma, su extensión y las posibilidades terapéuticas en cada paciente concreto.

Los linfomas son unos de los tumores cuya incidencia va en aumento, sobre todo la de los linfomas no hodkinianos, aunque se desconoce cuáles son las causas de este incremento.

Sin embargo, también se encuentran entre los tumores con más opciones terapéuticas y, teniendo en cuenta su diversidad, entre los que más posibilidades de curación tienen actualmente.

La mayor incidencia del linfoma folicular ocurre principalmente en mayores. Es un motivo para investigar un tratamiento que potencie la eficacia de las terapias convencionales y que no aumente su toxicidad".

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

tal vezLE INTERESE

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra