Accidente cerebrovascular

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

Estas preguntas más frecuentes sobre el accidente cerebrovascular le ayudarán a conocer mejor su enfermedad y participar activamente en las decisiones sobre su propio cuidado.

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

El ictus es un trastorno de la circulación cerebral que altera parte del cerebro

Puede empezar de manera súbita o gradualmente. Si la circulación cerebral se recupera pronto y el ictus dura menos de 2 horas, hablamos de accidente isquémico transitorio y, en este caso, la capacidad funcional se recupera por completo.

Se produce por la obstrucción del flujo sanguíneo de una arteria (trombosis, embolia), lo que origina una disminución del riego sanguíneo en esa parte del cerebro (infarto cerebral). En otras ocasiones, se produce por la rotura de una arteria, dando lugar a una hemorragia o derrame cerebral.

Aproximadamente, el 75% de todos los ictus son infartos cerebrales. Sus consecuencias en el cerebro suelen ser catastróficas y los síntomas producidos muy incapacitantes.

La isquemia puede tardar varias horas en desarrollarse y este tiempo, denominado ventana terapéutica, es un momento clave para evitar o minimizar el daño cerebral.

Pérdida de fuerza en la mitad del cuerpo, uno de los principales síntomas del ictus

En general los síntomas más habituales del ictus son la pérdida de fuerza en la mitad del cuerpo (cara, brazo y pierna del mismo lado), dificultad para hablar, pérdida de sensibilidad u hormigueos en la mitad del cuerpo, pérdida súbita de visión en un ojo, dolor de cabeza muy intenso distinto del habitual, etc.

Aproximadamente un 30% de los pacientes pueden tener síntomas previos, de aviso, de escasa duración, llamados "ataques isquémicos transitorios". Es importante su identificación, ya que puede evitar un infarto cerebral posterior.

Una vida sana elimina riesgo de padecer un accidente cerebrovascular.

Los factores de riesgo son muy conocidos, principalmente la hipertensión arterial, las enfermedades cardiacas, la diabetes mellitus, el aumento del colesterol, el consumo de alcohol, tabacos o drogas (anfetaminas, cocaína, etc.), el sedentarismo y la obesidad favorecen el desarrollo de un ictus.

La llegada del paciente a un centro hospitalario en las primeras 6 horas de comienzo del ictus resulta fundamental para reducir la complicaciones en un 25-30%.

El diagnóstico del accidente cardiovascular (ictus) se basa en una valoración por parte del especialista y, sobre todo, la realización de pruebas de neuroimagen (escáner resonancia magnética cerebral), ecodoppler de troncos supraaórticos y doppler transcraneal.

El estudio carotídeo permite diagnosticar si la causa ha sido la formación de un trombo en los vasos sanguíneos que ha interrumpido el flujo de la sangre y, por lo tanto, valorar los tratamientos preventivos más específicos, como una endarterectomía carotídea o la terapia endovascular.

La Clínica cuenta con un equipo de profesionales especializados en enfermedades cerebrovasculares, que disponen y realizan todas las pruebas de imagen necesarias de manera inmediata. Además, todos los pacientes son monitorizados de manera continua para detectar precozmente los factores que puedan agravar el ictus, instaurar el tratamiento específico adecuado y vigilar la evolución.

El tratamiento del ictus debe reinstaurar el flujo sanguíneo y prevenir recurrencias.

El paciente con ictus en fase aguda debe ser atendido en un servicio de Neurología, preferiblemente con una Unidad de Neurorrehabilitación. Esto disminuye la mortalidad y mejora la evolución.

Durante la fase aguda, el tratamiento consiste en disolver los trombos que se han formado. Puede realizarse de diferentes formas:

  • Tratamiento farmacológico. Se aplican fármacos fibrinolíticos (rt-PA) por vía venosa y, a veces, arterial.
  • Tratamiento quirúrgico. En ocasiones, será necesario realizar una intervención quirúrgica para extirpar la placa de ateroma formada o dilatar la arteria mediante una angioplastia con stent. Se introduce un catéter cuya punta termina en un pequeño balón inflable que, al hincharse, comprime la placa contra las paredes arteriales.
  • Si el ictus es hemorrágico, el tratamiento adecuado es la embolización del aneurisma con colis, sustancias que taponan las arterias dañadas e impiden que vuelva a romperse.

También habrá que tratar y prevenir los factores de riesgo para evitar la aparición de nuevos episodios: hipertensión arterial, enfermedades cardiacas, diabetes mellitus, etc.

Abordaje precoz
Es fundamental para acometer este tipo de tratamiento de la forma más precoz posible.

Tiempo de mejora
A partir de los 9 meses del daño cerebral, el grado de mejora posible disminuye. En los períodos inmediatamente posteriores a un ictus, el cerebro está especialmente primado para mejorar.

Tratamiento intensivo
Es importante que el tratamiento sea intensivo, durante un mínimo de 3 horas diarias.

Equipo multidisciplinar
La integración de la Unidad de Neurorrehabilitación en un centro hospitalario con todas las especialidades médicas es un factor clave en la administración de un tratamiento lo más completo posible.

Dentro de este equipo están especialistas en Neurorradiología, Psiquiatría, Digestivo, Otorrinolaringología, Cirugía Ortopédica y Traumatología, Medicina Interna, enfermedades infecciosas, Neurocirugía y Laboratorio.

Investigación
La Unidad de Neurorrehabilitación tiene abiertas varias líneas de investigación, entre las que destacan estudios sobre neuroimagen, plasticidad cerebral o mecanismos de neuroprotección en la búsqueda de móleculas que reduzcan el daño causado por un infarto cerebral.

Cuando un paciente sufre un accidente cerebrovascular pueden quedar una serie de secuelas que es importante tratar para conseguir la mejor adaptación posible en el desempeño de sus actividades cotidianas y/o de la vida diaria.

Existe gran diferencia entre los pacientes con daño cerebral que siguen un tratamiento de neurorrehabilitación en una unidad especializada, a aquellos pacientes que no lo hacen.

Además, es importante que tanto el paciente como su familia conozca y aprenda una serie de cuidados y consejos que pueden facilitar la adaptación del paciente en su domicilio.

Nuestro servicio médico es valorado por su gran rapidez y eficacia en la citación, diagnóstico y acceso al tratamiento.

Al poseer todas las especialidades y sus profesionales con dedicación exclusiva, la Clínica se coordina y organiza de modo que el paciente pueda realizar sus consultas, tratamientos y pruebas en el menor tiempo posible, y el resultado de las pruebas diagnósticas se obtiene, generalmente en 48 horas.

De ser necesaria una intervención, la Clínica puede coordinarse para realizarla en el plazo de una semana, siempre dependiendo de las características y necesidades de cada paciente.

Para más información puede llamarnos al (+34) 948 255 400 o solicitar información completando este formulario.

La Clínica Universidad de Navarra le ofrece la posibilidad de realizar consultas de segunda opinión, bien presencialmente (solicitando una cita en el (+34) 948 255 400) o bien a través de la Consulta de Segunda Opinión no presencial.

La consulta de Segunda Opinión no presencial le ofrece la posibilidad de realizar una consulta de segunda opinión médica a nuestros especialistas, sin necesidad de acudir a la Clínica.

Para ello, la Clínica gestionará la recogida de sus documentos médicos y administrativos en su domicilio, o en su lugar de preferencia, y en un plazo máximo de 15 días recibirá la valoración de su caso.

Además, nuestros especialistas lo llamarán personalmente para aclarar las dudas que pudiera tener.

Si posteriormente desea continuar su asistencia médica en la Clínica, se le reembolsará el importe abonado por la Segunda Opinión en su primera factura.

La Clínica le ofrece la posibilidad de solicitar gratuitamente una valoración económica estimativa para su caso, a través del siguiente formulario online para solicitud de presupuesto, o llamando al (+34) 948 255 400.

Si lo prefiere, también podrá obtener un presupuesto más ajustado solicitando una cita para que nuestros expertos puedan valorar presencialmente su caso.

Si lo desea, puede solicitar más información sobre estos servicios rellenando el formulario de solicitud de información.

La Clínica Universidad de Navarra pone a disposición de sus pacientes la posibilidad de financiar su diagnóstico o tratamiento hasta en cuatro meses sin intereses. Dicha posibilidad está disponible para asistencias de hasta seis mil euros.

En caso de necesitar una financiación superior, podrá plantearlo durante su visita en la Unidad de Coordinación de la Clínica para evaluar su caso.

Asimismo, la Clínica mantiene conciertos con las principales compañías aseguradoras de España.

La compañía de seguros ACUNSA ofrece pólizas de hospitalización y consultas que aseguran la estancia y los tratamientos médicos y quirúrgicos en la Clínica Universidad de Navarra.

La Clínica también mantiene conciertos de asistencia médica con Aegon, Allianz, Asefa, AXA, Cigna, DKV, Generali, HNA, Mapfre Familiar y Previsora Bilbaína.

En función de cada acuerdo se puede acceder a las consultas de la Clínica con la tarjeta de asegurado; y a los tratamientos médicos y quirúrgicos e ingresos hospitalarios, con autorización previa de la compañía.

Dado que una determinada póliza de salud puede tener restricciones de acceso o servicios excluidos, aconsejamos una consulta previa a la compañía correspondiente sobre la cobertura concreta en la Clínica.

La Clínica recibe anualmente pacientes de más de 50 nacionalidades.

Dispone de un servicio especial de atención al paciente internacional, para facilitar su acceso a la Clínica.

Así, la Clínica pone a su disposición una persona de contacto que podrá ayudarle en todo lo que usted necesite para ser atendido por nuestros especialistas, tanto antes de su estancia (facilitando citas, dudas, viajes y alojamiento, etc.), como durante su estadía (acompañamiento, interlocución, coordinación optimizada de citas, etc.) y después de su estancia (envío de informes médicos, gestión de dudas y consultas, etc.).

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra