Hiperhidrosis

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

Estas preguntas más frecuentes sobre la hiperhidrosis le ayudarán a conocer mejor su enfermedad y participar activamente en las decisiones sobre su propio cuidado.

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

La hiperhidrosis es un aumento de la sudoración de determinadas áreas del cuerpo, resultado de un incremento en la secreción de las glándulas sudoríparas.

Suele deberse a una hiperactividad de estas glándulas por una hiperestimulación nerviosa, motivada por situaciones que comportan tensión emocional o estrés, por la acción de sustancias farmacológicas o por motivos térmicos.

A pesar del férreo control de la temperatura corporal ejercido por el hipotálamo, las glándulas sudoríparas de las palmas de las manos, las plantas de los pies, las axilas y la región craneofacial se muestran especialmente sensibles a estímulos emocionales o térmicos, produciendo más sudor del necesario para regular la temperatura y contrarrestar la súbida de temperatura.

Este problema, que puede provocar incapacidad laboral y social, afecta a cerca de un 1% de la población, en los que casi la mitad de los casos tiene carácter hereditario. 

Las causas suelen ser principalmente estímulos térmicos y emocionales, que desencadenan la respuesta colinérgica (sistema nervioso simpático) de las glándulas sudoríparas ocasionando así ese exceso de sudoración.

Los factores que provocan estrés en la persona pueden ser hablar en público, temor a ser observado, a permanecer en compañía de otras personas, miedo a diversas situaciones e, incluso, al propio rubor.

También puede estar provocada por algunos tratamientos farmacológicos.

Estos síntomas pueden generar ansiedad y una seria limitación social:

  • Sudor en las manos
  • Sudor en las axilas
  • Rubor y sudoración facial

Según su localización:

  • Generalizadas: afectan a toda la superficie corporal.
  • Localizadas: afectan a zonas circuscritas.

Según sus causas:

  • Causa desconocida (idiopática o esencial). Es la más frecuente. Se localiza en las axilas, manos, pies y cara. Se inicia en la infancia/adolescencia y afecta al 0,6%-1% de la población. Persiste durante algunos años y, a veces, hay una tendencia espontánea a la mejoría hacia los 25 años. Con frecuencia, tiene antecedentes familiares.
  • Causa identificada o patológica. Pueden aparecer acompañando a enfermedades infecciosas (como la fiebre de Malta), a enfermedades neurológicas, a tumores (como el linfoma o tumor carcinoide) o a enfermedades generales como la diabetes mellitus o la intoxicación alcohólica. Además, puede ser efecto secundario de ciertos fármacos, como los antidepresivos.

La hiperhidrosis puede ocasionar una discapacidad en el trabajo y en el ámbito social, ya que el sudor puede llegar a empapar la ropa, los utensilios del trabajo e incluso a gotear y mojar el suelo. 

Además de estas molestias, se producen otras complicaciones como:

  • Maceración.
  • Mal olor o bromhidrosis.
  • En las plantas de los pies, sobreinfección cutánea por bacterias (queratolisis picada).
  • En las palmas de las manos, favorece el desarrollo de dishidrosis y de dermatitis de contacto, además de ocasionar manos frías y cianóticas.

El diagnóstico de esta patología comienza por una valoración dermatológica y psicológica.

Es el especialista en Dermatología quien evalúa al paciente. Al tratarse de una patología con unos síntomas tan característicos, no es necesario realizar ninguna prueba adicional.

El rubor facial patológico y la hiperhidrosis se abordan desde una perspectiva multidisciplinar que comprende diferentes tipos e intensidades de tratamientos.

Facilitar el tratamiento adecuado es esencial para esta patología, ya que puede provocar discapacidad laboral y social.

Tratamiento farmacológico
Algunos casos de hiperhidrosis pueden corregirse con tratamientos farmacológicos.

  • El tratamiento inicial es tópico, con fármacos anticolinérgicos, como el bromuro de glicopirronio, y los preparados astringentes y curtientes, como el cloruro de aluminio, el glutaraldheído o el ácido salicílico. El mecanismo de actuación es la oclusión del conducto de las glándulas sudoríparas. Se deben aplicar por la noche y con la piel seca.
  • Una segunda opción farmacológica son los tratamientos sistémicos: bromuro de propantelina, tranquilizantes y sedantes, como clonazepan o diazepan, y los antagonistas del calcio, como el diltiazem

Toxina botulínica
Indicada para determinados casos de sudores en manos o axilas.

La administración de este fármaco produce un bloqueo selectivo en la acción de la acetilcolina sobre las glándulas ecrinas, disminuyendo la producción de sudor.

Primero se realiza un test para conocer qué áreas son las que más sudan y así actuar de manera más selectiva, evitando efectos secundarios sistémicos.

El tratamiento quirúrgico es eficaz y definitivo en más del 80% de los casos de hiperhidrosis en manos, axilas y cara.

Está indicado para los casos más severos, en los que el resto de los procedimientos han fracasado. Debe dictaminarla siempre el cirujano, ya que no es efectiva para todos los pacientes.

La intervención tiene una duración de una hora aproximadamente. Se realiza con anestesia general y requiere un ingreso de 24 horas. El paciente puede volver a hacer una vida normal una semana después, aproximadamente.

El procedimiento quirúrgico se denomina simpatectomía torácica videotoracoscópica. Consiste en efectuar una pequeña incisión en cada lado del tórax para localizar y seccionar o comprimir mediante clips, en un punto determinado, la cadena simpática, que es la que controla la sudoración y el rubor facial.

En la Clínica Universidad de Navarra, el primer objetivo es ofrecer al paciente y a sus familiares el mejor trato médico y humano posible. Y con este objetivo en mente, se diseña toda la organización.

Por ello, el modelo de la Clínica Universidad de Navarra es diferente. A diferencia del resto de clínicas privadas en España, sus médicos y los más de 2.000 profesionales que trabajan en la Clínica están dedicados a tiempo completo y en exclusiva a su labor allí.

La primera ventaja de este modelo es que permite dedicar a cada caso clínico todo el tiempo y todos los recursos necesarios para una atención verdaderamente personalizada y de calidad. Los médicos están siempre disponibles para los pacientes, y ésta disponibilidad se traduce en una atención extremadamente ágil, rápida y cómoda para el paciente, quien puede recibir la atención médica de profesionales de distintas especialidades en una misma mañana, obteniendo un trato verdaderamente multidisciplinar en un plazo temporal muy ajustado.

Este esfuerzo queda reflejado en los resultados obtenidos, así como en la buena valoración que nuestros pacientes hacen de la Clínica, manifestando un nivel de satisfacción del 94%, 10 puntos por encima de la media de los hospitales españoles encuestados.

Más información sobre ésta y otras ventajas de la Clínica Universidad de Navarra

Nuestro servicio médico es valorado por su gran rapidez y eficacia en la citación, diagnóstico y acceso al tratamiento.

Al poseer todas las especialidades y sus profesionales con dedicación exclusiva, la Clínica se coordina y organiza de modo que el paciente pueda realizar sus consultas, tratamientos y pruebas en el menor tiempo posible, y el resultado de las pruebas diagnósticas se obtiene, generalmente en 48 horas.

De ser necesaria una intervención, la Clínica puede coordinarse para realizarla en el plazo de una semana, siempre dependiendo de las características y necesidades de cada paciente.

Para más información puede llamarnos al (+34) 948 255 400 o solicitar información completando este formulario.

La Clínica Universidad de Navarra le ofrece la posibilidad de realizar consultas de segunda opinión, bien presencialmente (solicitando una cita en el (+34) 948 255 400) o bien a través de la Consulta de Segunda Opinión no presencial.

La consulta de Segunda Opinión no presencial le ofrece la posibilidad de realizar una consulta de segunda opinión médica a nuestros especialistas, sin necesidad de acudir a la Clínica.

Para ello, la Clínica gestionará la recogida de sus documentos médicos y administrativos en su domicilio, o en su lugar de preferencia, y en un plazo máximo de 15 días recibirá la valoración de su caso.

Además, nuestros especialistas lo llamarán personalmente para aclarar las dudas que pudiera tener.

Si posteriormente desea continuar su asistencia médica en la Clínica, se le reembolsará el importe abonado por la Segunda Opinión en su primera factura.

La Clínica le ofrece la posibilidad de solicitar gratuitamente una valoración económica estimativa para su caso, a través del siguiente formulario online para solicitud de presupuesto, o llamando al (+34) 948 255 400.

Si lo prefiere, también podrá obtener un presupuesto más ajustado solicitando una cita para que nuestros expertos puedan valorar presencialmente su caso.

Si lo desea, puede solicitar más información sobre estos servicios rellenando el formulario de solicitud de información.

La Clínica Universidad de Navarra pone a disposición de sus pacientes la posibilidad de financiar su diagnóstico o tratamiento hasta en cuatro meses sin intereses. Dicha posibilidad está disponible para asistencias de hasta seis mil euros.

En caso de necesitar una financiación superior, podrá plantearlo durante su visita en la Unidad de Coordinación de la Clínica para evaluar su caso.

Asimismo, la Clínica mantiene conciertos con las principales compañías aseguradoras de España.

La compañía de seguros ACUNSA ofrece pólizas de hospitalización y consultas que aseguran la estancia y los tratamientos médicos y quirúrgicos en la Clínica Universidad de Navarra.

La Clínica también mantiene conciertos de asistencia médica con Aegon, Allianz, Asefa, AXA, Cigna, DKV, Generali, HNA, Mapfre Familiar y Previsora Bilbaína.

En función de cada acuerdo se puede acceder a las consultas de la Clínica con la tarjeta de asegurado; y a los tratamientos médicos y quirúrgicos e ingresos hospitalarios, con autorización previa de la compañía.

Dado que una determinada póliza de salud puede tener restricciones de acceso o servicios excluidos, aconsejamos una consulta previa a la compañía correspondiente sobre la cobertura concreta en la Clínica.

La Clínica recibe anualmente pacientes de más de 50 nacionalidades.

Dispone de un servicio especial de atención al paciente internacional, para facilitar su acceso a la Clínica.

Así, la Clínica pone a su disposición una persona de contacto que podrá ayudarle en todo lo que usted necesite para ser atendido por nuestros especialistas, tanto antes de su estancia (facilitando citas, dudas, viajes y alojamiento, etc.), como durante su estadía (acompañamiento, interlocución, coordinación optimizada de citas, etc.) y después de su estancia (envío de informes médicos, gestión de dudas y consultas, etc.).

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra