Epilepsia

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

Estas preguntas más frecuentes sobre la epilepsia le ayudarán a conocer mejor su enfermedad y participar activamente en las decisiones sobre su propio cuidado.

O le llamamos

* Horarios de atención según hora de España peninsular.

Gracias. En breve nos pondremos en contacto con usted.

El campo Teléfono es obligatorio.

Le rogamos revise el número de teléfono. Éste debería tener entre 9 y 15 dígitos y empezar por 6, 8, 9, 71, 72, 73 ó 74. En el caso de los números internacionales, por favor, introduzca 00 seguido del prefijo internacional correspondiente y su número de teléfono (00-prefijo internacional 34-número telefóno 948255400)

Espere unos instantes mientras tramitamos su petición.

Cerrar Enviar

Las epilepsias están motivadas por múltiples causas: genéticas, traumatismos, tumores o enfermedades vasculares.

Esta patología es muy frecuente y afecta a individuos de todas las edades, aunque es mayor la incidencia en los primeros años de la vida y en la tercera edad. Se calcula que afecta a cerca de 1 de cada 100 personas, lo que significa que en nuestro país hay una prevalencia de unos 400.000 enfermos.

Algunas causas son particularmente importantes a edades específicas:

  • Las epilepsias de causa genética aparecen en las dos primeras épocas de la vida.
  • Los traumatismos afectan a los niños, adolescentes y adultos jóvenes.
  • Los tumores cerebrales pueden manifestarse como epilepsia a cualquier edad.
  • Las enfermedades vasculares cerebrales son causa frecuente de epilepsia en la tercera edad.

Las epilepsias pueden ser: 

Según su etiología:
  • De causa genética (conocida o presumida). Se denominan idiopáticas.
  • Secundarias o sintomáticas a procesos que pueden afectar al cerebro. La causa puede ser identificada: lesiones traumáticas cerebrales, lesiones vasculares, tumorales, infecciones, atrofias, malformaciones o trastornos de la estructura de la corteza cerebral, etc.
  • Criptogénicas, de las que no se conoce su causa
Según la localización de las neuronas epileptógenas:
  • Focal (localizada)
  • Generalizada

Para clasificar las crisis, es imprescindible la descripción detallada de los eventos clínicos que las componen. 

El elemento de más ayuda es el registro del electroencefalograma durante la crisis, con una descripción detallada de los síntomas y combinado con la grabación en vídeo del paciente.

No obstante, hay pacientes en los que no es posible clasificar con exactitud el tipo de crisis y la epilepsia que padecen. En ellos es muy importante la revisión periódica del diagnóstico.

El porcentaje de curación depende del tipo de epilepsia.

  • Epilepsias generalizadas idiopáticas, como la ausencia infantil o las crisis tónico-clónicas del despertar. Tienen una probabilidad de curación del 70% y no precisan más medicación al cabo de un periodo entre 2 y 5 años.
  • Epilepsias focales. Aproximadamente el 50% de los pacientes, cuyas crisis se controlan plenamente con medicación, pueden llegar a prescindir del tratamiento al cabo de 5 años.
  • Hay algunas formas de epilepsias que tienen un pronóstico particular, como la epilepsia mioclónica juvenil, que en general responde muy bien al tratamiento, pero tiene una alta tendencia a reaparecer cuando este se retira.

Inicialmente, la base para diagnosticar las epilepsias, su tipo concreto y, en ocasiones, su origen es la historia clínica minuciosa. Además, se debe completar con la historia familiar.

Existen varios métodos diagnósticos para esta enfermedad.

  • El electroencefalograma (EEG) es la prueba diagnóstica fundamental. Una persona epiléptica puede tener un electroencefalograma normal o mostrar anomalías en el intervalo entre crisis, pero no permite la clasificación correcta de su enfermedad.
  •  La única prueba que lo logra es la observación de la crisis unido al registro de los cambios del electroencefalograma durante su presentación. Se consigue con monitorización en una unidad de vídeo-EEG con ingreso del paciente. 

    El sistema de vídeo-EEG graba la imagen del paciente en sincronía con el registro digital de la actividad electroencefalográfica. Diferencia las crisis epilépticas de las no epilépticas. Este método contempla dos posibilidades: monitorización ambulatoria e intensiva. 

    La monitorización se indica para el diagnóstico y clasificación de las crisis y el estudio pre-quirúrgico en pacientes susceptibles de cirugía.
  • Además, existen otras pruebas diagnósticas importantes: resonancia magnética cerebral, tomografía de emisión de positrones (PET) y SPECT.

Tratamiento farmacológico

Para la mayoría de pacientes la mejor opción es el tratamiento farmacológico. Solo deben tratarse aquellos pacientes cuyo diagnóstico esté confirmado.

El tratamiento antiepiléptico debe administrarse durante años y no está exento de efectos adversos. Algunas formas de epilepsia responden favorablemente a un tratamiento quirúrgico temprano, que evita años de ensayos infructuosos con múltiples medicamentos.

Existen numerosos fármacos antiepilépticos eficaces. La elección depende del balance entre la máxima eficacia y los efectos adversos de la medicación.

El tratamiento debe ser controlado periódicamente. Su duración dependerá de los diversos factores que pueden disminuir o aumentar el riesgo de recaída al retirar la medicación, que siempre debe hacerse bajo control del especialista. La duración del tratamiento se establece habitualmente entre 2 y 5 años.

El riesgo de recaída varía según el tipo de epilepsia. En general, entre el 70-80% de pacientes obtienen un control satisfactorio de las crisis, mientras que los restantes sufren formas de epilepsia resistentes a los fármacos antiepilépticos disponibles.

El desarrollo de las técnicas quirúrgicas ha abierto nuevas posibilidades de curación para algunos de estos casos.

Tratamiento quirúrgico: cirugía de la epilepsia

La cirugía se indica cuando la epilepsia es rebelde a los tratamientos farmacológicos.

Existe un 30% de pacientes epilépticos que, por distintas causas, están mal tratados o son farmacorresistentes. De ellos, un 5-10% son susceptibles de someterse a cirugía.

  • Resección
    Consiste en extirpar una parte del tejido cerebral, con una lesión visible o sin ella, relacionada con el origen de las crisis epilépticas. Son las crisis focales. La mayoría de las veces responden muy bien al tratamiento quirúrgico.
  • Cirugía funcional
    Secciona solamente las vías nerviosas que conectan las zonas donde se producen las descargas epilépticas con el resto del cerebro. Evita que se generalicen aislando la zona epiléptica.

    Es una opción menos exitosa y más arriesgada. Por este motivo, se emplea en pacientes con crisis que comprometen mucho su calidad de vida, que no responden a otro tratamiento y en los que no puede efectuarse la exéresis del foco.

La finalidad fundamental de la cirugía es curar la epilepsia o, si no es posible, convertir una epilepsia resistente o intratable en una epilepsia sensible o tratable. La supresión de los fármacos es secundaria.

Estas cirugías requieren un centro hospitalario de alta especialización, ya que es necesaria la colaboración interdepartamental de neurólogos, neurofisiólogos, neurocirujanos, etc.

Los avances técnicos de la cirugía han permitido que el paciente pueda ser intervenido, en ocasiones, con anestesia local y su ingreso hospitalario postquirúrgico sea mucho más breve.

La Clínica es pionera en investigación sobre la epilepsia y experta en su tratamiento quirúrgico.

Nuestro primer objetivo es ofrecer al paciente y a sus familiares el mejor trato médico y humano posible. 

Por ello, el modelo de la Clínica Universidad de Navarra es diferente. A diferencia del resto de clínicas privadas en España, sus médicos y los más de 2.000 profesionales que trabajan en la Clínica están dedicados a tiempo completo y en exclusiva a su labor allí.

La primera ventaja de este modelo es que permite dedicar a cada caso clínico todo el tiempo y todos los recursos necesarios para una atención verdaderamente personalizada y de calidad. Los médicos están siempre disponibles para los pacientes, y ésta disponibilidad se traduce en una atención extremadamente ágil, rápida y cómoda para el paciente, quien puede recibir la atención médica de profesionales de distintas especialidades en una misma mañana, obteniendo un trato verdaderamente multidisciplinar en un plazo temporal muy ajustado.

Este esfuerzo queda reflejado en los resultados obtenidos, así como en la buena valoración que nuestros pacientes hacen de la Clínica, manifestando un nivel de satisfacción del 94%, 10 puntos por encima de la media de los hospitales españoles encuestados.

Más información sobre ésta y otras ventajas de la Clínica Universidad de Navarra

Nuestro servicio médico es valorado por su gran rapidez y eficacia en la citación, diagnóstico y acceso al tratamiento.

Al poseer todas las especialidades y sus profesionales con dedicación exclusiva, la Clínica se coordina y organiza de modo que el paciente pueda realizar sus consultas, tratamientos y pruebas en el menor tiempo posible, y el resultado de las pruebas diagnósticas se obtiene, generalmente en 48 horas.

De ser necesaria una intervención, la Clínica puede coordinarse para realizarla en el plazo de una semana, siempre dependiendo de las características y necesidades de cada paciente.

Para más información puede llamarnos al (+34) 948 255 400 o solicitar información completando este formulario.

La Clínica Universidad de Navarra le ofrece la posibilidad de realizar consultas de segunda opinión, bien presencialmente (solicitando una cita en el (+34) 948 255 400) o bien a través de la Consulta de Segunda Opinión no presencial.

La consulta de Segunda Opinión no presencial le ofrece la posibilidad de realizar una consulta de segunda opinión médica a nuestros especialistas, sin necesidad de acudir a la Clínica.

Para ello, la Clínica gestionará la recogida de sus documentos médicos y administrativos en su domicilio, o en su lugar de preferencia, y en un plazo máximo de 15 días recibirá la valoración de su caso.

Además, nuestros especialistas lo llamarán personalmente para aclarar las dudas que pudiera tener.

Si posteriormente desea continuar su asistencia médica en la Clínica, se le reembolsará el importe abonado por la Segunda Opinión en su primera factura.

La Clínica le ofrece la posibilidad de solicitar gratuitamente una valoración económica estimativa para su caso, a través del siguiente formulario online para solicitud de presupuesto, o llamando al (+34) 948 255 400.

Si lo prefiere, también podrá obtener un presupuesto más ajustado solicitando una cita para que nuestros expertos puedan valorar presencialmente su caso.

Si lo desea, puede solicitar más información sobre estos servicios rellenando el formulario de solicitud de información.

La Clínica Universidad de Navarra pone a disposición de sus pacientes la posibilidad de financiar su diagnóstico o tratamiento hasta en cuatro meses sin intereses. Dicha posibilidad está disponible para asistencias de hasta seis mil euros.

En caso de necesitar una financiación superior, podrá plantearlo durante su visita en la Unidad de Coordinación de la Clínica para evaluar su caso.

Asimismo, la Clínica mantiene conciertos con las principales compañías aseguradoras de España.

La compañía de seguros ACUNSA ofrece pólizas de hospitalización y consultas que aseguran la estancia y los tratamientos médicos y quirúrgicos en la Clínica Universidad de Navarra.

La Clínica también mantiene conciertos de asistencia médica con Aegon, Allianz, Asefa, AXA, Cigna, DKV, Generali, HNA, Mapfre Familiar y Previsora Bilbaína.

En función de cada acuerdo se puede acceder a las consultas de la Clínica con la tarjeta de asegurado; y a los tratamientos médicos y quirúrgicos e ingresos hospitalarios, con autorización previa de la compañía.

Dado que una determinada póliza de salud puede tener restricciones de acceso o servicios excluidos, aconsejamos una consulta previa a la compañía correspondiente sobre la cobertura concreta en la Clínica.

La Clínica recibe anualmente pacientes de más de 50 nacionalidades.

Dispone de un servicio especial de atención al paciente internacional, para facilitar su acceso a la Clínica.

Así, la Clínica pone a su disposición una persona de contacto que podrá ayudarle en todo lo que usted necesite para ser atendido por nuestros especialistas, tanto antes de su estancia (facilitando citas, dudas, viajes y alojamiento, etc.), como durante su estadía (acompañamiento, interlocución, coordinación optimizada de citas, etc.) y después de su estancia (envío de informes médicos, gestión de dudas y consultas, etc.).

tal vezle interese

POR QUÉ VENIR

¿Por qué la Clínica Universidad de Navarra es diferente a otros centros sanitarios?

Imagen de una niña pequeña con cáncer por los pasillos de la Clínica

PLAN RESPALDO TOTAL

Acceda a una cobertura ilimitada en una de las mejores clínicas del mundo desde $27

Imagen del acuerdo entre la Clínica y la aseguradora Salud SA de Ecuador

HISTORIAS DE LA CLÍNICA

Nuestros pacientes cuentan su experiencia. Historias de esperanza, lucha y superación.

Imagen de una familia de pacientes de la Clínica Universidad de Navarra